https://www.somosbelcorp.com/

Domingo, 25 de Febrero de 2018

Contrapunto.com

Opinión

Gol a favor, gol en contra

La indignación de Ximena

La indignación de Ximena
- Foto: / EFE

La aeromoza salvada por milagro en la tragedia del Chapecoense no soportó la amarilla del árbitro contra Edinson Cavani

Las leyes humanas a veces deberían ceder lugar a la inteligencia. En el fútbol, que suele ser como un espejo donde se reflejan las glorias y las miserias del hombre, pasan esas cosas que de lo rígidas que son, no dejan entrar en casa a aquellas que llegan desde los sentimientos. Hace unos días, en un partido de fútbol jugado en Francia, Edinson Cavani, delantero uruguayo, marcó un gol de penalti y, de inmediato, más con su sentido de la vida que con la euforia por lo conquistado, se quitó la camiseta del París Saint-Germain, su equipo, para mostrar la que tenía escondida abajo. Y la que apareció, como una ofrenda al dolor, era una verde verdísima, del verde del Chapecoense, que Cavani enseñó como muestra de solidaridad. Entonces el árbitro, con su apego al reglamento, trayendo desde el fondo de la indolencia su indiferencia ante aquel gesto de nobleza, sacó de su bolsillo la tarjeta amarilla del castigo. ¿Quién mandó al jugador a pensar en un avión sin combustible, en la montaña de Medellín, en 71 vidas perdidas?; ¿quién le dijo al atacante que aquello era lo más importante? No, eso no había que tomarlo en cuenta, que se ocuparan del tema las autoridades colombianas, porque aquí, lo que es aquí mando yo, y las leyes del fútbol dicen que todo aquel que se saque la camisa de juego tiene que ser sancionado…

Edinson Cavani repetiría aquel beau geste un millón de veces, la vida entera si fuese preciso, y desde su habitación en la clínica, Ximena Suárez, la azafata sobreviviente del accidente, estuvo a su lado, indignada con la justicia del fútbol. Fue el enfrentamiento contra los códigos de Hamurabi del deporte de los balones, pero también “la lucha de la memoria contra el olvido”, como dice en el epígrafe de El libro de la risa y el olvido, Milan Kundera. La camiseta verde de Cavani es la memoria; la amarilla del juez, es el olvido; ¿cuál podrá más?

No hay manera de saberlo, como no sea con las percepciones de cada quien: ¿cuál de las dos noticias tuvo mayor resonancia en la vida humana? La semana pasada, dos novedades que, por su trascendencia, por su dolor, alteraron la cotidianidad del mundo entero. Una: la muerte de Fidel Castro. Otra: el accidente trágico del Chapecoense. Las dos, encaramadas una encima de la otra, tuvieron su vertiente de emociones, pero a la vez, su incertidumbre: ¿qué pasará ahora? ¿Cuál será el destino de sus campos de influencia? La noticia sigue siendo factor fundamental en el desarrollo de las sociedades; sus consecuencias, sus historias paralelas, sus especulaciones. Y con la noticia imprevista no hay internet, ni Facebook, ni Twitter, ni Instagram que valgan: lo sorpresivo, lo inesperado, sigue siendo su esencia…

A principios de la semana pasada, los jugadores venezolanos de beisbol tuvieron un raro encuentro con la gente que los ama. Los más renombrados, esos que son de verdad verdad y no solo figuras de televisión, fueron a la cita con la afición, y se pudo palpar el delirio que es capaz de crear la idolatría popular. Es un estrado al que los futbolistas criollos no han podido llegar, porque detrás de ellos, y dándole a las páginas de la historia con un mazo, están las raíces. La gente ha visto en la pelota no solo al héroe, sino una solución de vida. Por eso vemos cada fin de semana, en los campos abiertos, a todos los Omar Vizquel, todos los Andrés Galarraga, los Miguel Cabrera, los Carlos González que los padres creen tener. ¿Esperanza o mercancía? Pocos llevan al muchacho diciendo “aquí está el nuevo Juan Arango” o “el nuevo Tomás Rincón”. Y ninguno se atreve, porque sería mucho pedir, exclamar que en su regazo está “el nuevo Messi” o “el nuevo Cristiano Ronaldo”. Nos vemos por ahí.

Lee también en Gol a favor, gol en contra: ¿Toscas y de pelo corto?  No, mujeres de pelo largo, alemanas tan lindas | El “situado constitucional” según Neymar, Coutinho y Stanton | Cristiano Ronaldo no se calla la boca | Las añoranzas de Messi |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/