https://www.somosbelcorp.com/

Domingo, 22 de Abril de 2018

Contrapunto.com

Vida

El Instituto de Medicina Tropical ​recibe cada mes de 50 a 70 casos sospechosos

El chipo de la enfermedad de Chagas vive entre nosotros: ya se adaptó a las ciudades

El chipo de la enfermedad de  Chagas vive entre nosotros: ya se adaptó a las ciudades
Desde 2007 hasta 2018, en el país han ocurrido 16 brotes de la enfermedad de Chagas con 306 pacientes diagnosticados - Foto: Ernesto García / Contrapunto

En respuesta a los recientes brotes, la directora del Instituto de Medicina Tropical de la UCV, sugiere que se hagan encuestas seroepidemiológicas en las escuelas, a niños y adolescentes de 5 a 18 años de edad

Según estimaciones del Ministerio de Salud, en Venezuela existen alrededor de unos 300 mil casos con enfermedad de Chagas. Sin embargo, este cálculo no está actualizado, porque en el país desde hace tiempo no se hacen encuestas seroepidemiológicas que den cuenta del problema real de este tipo de afección. Así lo asegura Belkisyolé Alarcón de Noya, directora del Instituto de Medicina Tropical (IMT) de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

"Conocer su estatus es importante, pues se trata de una enfermedad que se adquiere durante la niñez y puede tardar entre 10 y 15 años en manifestarse clínicamente, por ello es necesario que se adopten políticas de Estado para su detección temprana", manifestó Alarcón.

Lea también En el Instituto de Medicina Tropical de la UCV se robaron hasta las bacterias

La encuesta seroepidemiológica consiste en tomarle muestra de sangre a la población vulnerable, que en este caso comprende a niños y adolescentes de 5 a 18 años de edad, respectivamente.

La doctora se muestra a favor de que este trabajo se haga en las escuelas.

“Las personas, por lo general, no saben que están infectadas hasta que acuden a un banco de sangre, donde se les informa que tienen la enfermedad, o cuando se les realiza una placa de tórax. Hasta entonces ya se ha perdido un tiempo valioso en el cual se pudo haber tratado al paciente para retrasar los efectos de la patología”, detalló la especialista.

El Instituto de Medicina Tropical recibe cada mes de 50 a 70 casos sospechosos de la enfermedad de Chagas, de los cuales 10% resultan positivos; esto se traduce en 84 casos por año solo en Caracas, reveló su directora. A esta cifra se suman 306 pacientes que desde 2007 hasta 2018, -incluyendo el reciente brote en Táchira- contrajeron la enfermedad por vía oral.

La mortalidad documentada en estos casos es entre 0 y 25% y afecta, principalmente, a niños, mujeres embarazadas y a sus fetos, así como a adultos mayores.

“Pese a que se tiene registro de estos casos, la verdad es que no se manejan cifras exactas de la enfermedad, porque una persona puede tener una manifestación aguda de chagas y no saberlo. Y si a eso se agrega que los médicos no realizan el diagnóstico, esta situación empeora, por lo que es difícil determinar, por ejemplo cómo está Venezuela con respecto a otros países de la región”, ejemplificó

Lea también Caracas está rodeada por la malaria: ya llegó al Litoral Central y a los Valles del Tuy

Muerte a temprana edad por insuficiencias cardiacas

Las consecuencias para un paciente afectado por la enfermedad son variadas: 30% de quienes contraen chagas no muestran síntomas de la enfermedad, es decir, son positivo a la serología, pero no hay una patología declarada. Sin embargo, estas personas deben realizarse un control anual para evaluar la evolución de la enfermedad.

No obstante, los casos más graves son aquellos de los que contrajeron la enfermedad por vía oral (70%) pues no están curados a pesar de que se les dio tratamiento completo. Son pacientes que presentan fatiga al hacer cualquier esfuerzo, arritmia cardiaca y agrandamiento del corazón.

Existe una creencia de que el ácido clorhidrico lo mata todo, pero es todo lo contrario, pues ese ambiente ácido del estómago favorece el Trypanozoma cruzi, hace que el parásito colonice la región periférica del intestino y de allí al resto del cuerpo humano, multiplicándose rápidamente dentro de las células. Una vez allí, tardan unos 15 días en aparecer los primeros síntomas, explicó Alarcón.

La directora del IMT detalla que cuando el parásito pasa por el corazón, produce una inflamación que impide su contracción, esto es lo que se denomina derrame pericárdico.

“Poco a poco su capacidad cardiovascular va disminuyendo, porque un corazón con arritmia y que además no funciona como bomba es un órgano que está destinado a morir. Por eso tenemos pacientes que fallecen a temprana edad, como consecuencia de una cardiopatía crónica”.

La doctora anticipa que en el caso de los 5 muertos registrados en el estado Táchira, la cantidad de parásitos que entró por vía oral tuvo que ser grande.

Lea también En las minas del estado Bolívar no solo se consigue oro sino también paludismo

Se encuentra en todo el país

La doctora advirtió que su localización principal está por encima del río Orinoco, pero el chipo se encuentra practicamente en todo el país, pues ha sabido adaptarse a los distintos ecosistemas.

“Hay que recordar que se trata de un animal hematófago, que necesita chupar sangre para seguir viviendo. Cuando su hábitat natural se ve comprometido por la tala y quema, entonces estos chipos se mudan a las casas, donde comienzan a alimentarse de animales domésticos o de los humanos que las habitan”, explicó Alarcón.

En Caracas se encuentra una especie llamada Panstrongylus geniculatus, un tipo de chipo que inocula el parásito de chagas mientras chupa y defeca, pero es tan lento al hacerlo que las personas se dan cuenta y evitan su infección al sacudirse.

Si bien una de las causas de su aparición es la quema y tala de su hábitat natural, también la falta de control de vectores ha promovido su proliferación, por lo que se necesita hacer búsquedas activas del chipo y llevar a cabo planes de fumigación del área donde se encuentre.

Diagnóstico complicado

Cuando se reportaron los 5 fallecimientos en Táchira, lo primero que pensó la doctora fue que estos pacientes debían tener, al menos, un mes con fiebre, tiempo más que suficiente para que se activaran los protocolos establecidos para su diagnóstico.

"Si llega un paciente con fiebre aguda o intermitente, cara hinchada, con alguna costra en la piel y que haya resultado negativo contra dengue o malaria, entonces inmediatamente hay que hacerle chagas", sentenció Alarcón, quien recomendó a los doctores estar atentos a las primeras señales de la enfermedad.

Medicamentos potencialmente tóxicos

La doctora precisó que el único ente que dota los medicamentos en caso de contraer chagas es Salud Ambiental, ente encargado del sistema de vigilancia epidemiológica. No se expende en ninguna farmacia, pues son potencialmente tóxicos.

Las drogas suministradas son Benznidazol o Nifurtimox. Es necesario hacer un control durante el periodo de tratamiento para evitar que el paciente se intoxique, o en caso de manifestar alguna alergia se pueda intervenir sin interrumpir tratamiento.

En fase aguda, Alarcón refirió que el tratamiento debe ser suministrado por 60 días continuos, pues el Trypanozoma cruzi es un parásito traicionero que si no se trata a tiempo, puede ocasionar la muerte del paciente.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/