https://www.navicu.com/?src=af

Viernes, 18 de Agosto de 2017

Contrapunto.com

Arte y Cultura

Estuvo acompañada por la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela

La enérgica Yuja Wang matizó su piano para tocar Turangalila bajo la batuta de Dudamel

La enérgica Yuja Wang matizó su piano para tocar Turangalila bajo la batuta de Dudamel
- Foto: Fundamusical Bolívar
  •  
  • Arysbell Arismendi
  • Viernes, 18 de Septiembre de 2015 a las 11:50 a.m.

Dos años después de haber conquistado al público con la interpretación galopante de Rachmaninov y Prokofiev, la destacada pianista china volvió al principal escenario del Centro Nacional de Acción Social por la Música, en Caracas

La primera vez que Yuja Wang estuvo en Venezuela fue en febrero de 2013. En aquel entonces lució un vestido rojo pasión para interpretar a Rachmaninov y Prokofiev y grabar junto a la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar y el director Gustavo Dudamel un CD para Deutsche Grammophon, la casa discográfica más importante de la música clásica.

En ese concierto la joven pianista nacida en Beijing volcó su ímpetu sobre el escenario de la Sala Simón Bolívar del Centro Nacional de Acción Social por la Música, en Caracas, y confirmó la calificación internacional de la “rock star” del piano.

Parecía una baterista. Movía todo su cuerpo de forma enérgica mientras deslizaba sus dedos por las celdas del piano y agitaba su cabeza al son del tiempo del compás. Tanto Dudamel como la orquesta —caracterizados por su vigorosa forma de actuar— fueron el complemento perfecto para Wang.

La tarde de este jueves la complementariedad no cambió, solo que, en esta oportunidad, debieron matizar su energía y acoplarse a una de las obras más importantes de la primera mitad del siglo XX: la Sinfonía Turangalila, para piano solo, ondas Martenot y gran orquesta, del francés Olivier Messiaen y que está inspirada en la leyenda de Tristán e Isolda. Como “una canción de amor” la describió el autor.

Acompañada por la británica Cinthya Miliar —ambas escoltadas por Dudamel—, Wang ingresó al escenario ataviada con un diminuto vestido azul rey. Antes de tomar sus respectivos puestos, los tres sonrieron al público que colmó las 800 butacas del recinto e hicieron la tan acostumbrada reverencia. Pero, la de ella, sin duda resultó ser muy particular.

Fue un movimiento mucho más holgado, destapado y expresivo que el de los otros dos artistas, y que, seguramente, habrá sido catalogado por varios de los presentes como “sensual”. Ella una vez dijo que era capaz de “convertir en sexy cualquier música”.

Mientras la joven de 28 años se sentaba frente al piano, Miliar hizo lo mismo con las ondas Martenot —instrumento monofónico— y Gustavo se paró en el podio frente a su orquesta matriz, la Simón Bolívar. Con una orquestación de más de 100 músicos en escena, la pianista se paseó por los 10 movimientos de la sinfonía y respondió, con la madurez de quien ha tocado a los grandes compositores como Chopin, al fraseo de las cuerdas y los vientos madera.

Aunque Turangalila fue escrita entre 1946 y 1948, puede pasar perfectamente como una obra contemporánea —si se habla de la música del siglo XXI— por el contrapunteo de melodías y las entradas sorpresivas de la percusión y los vientos metales. Sin embargo, como toda historia de amor y muerte, este poema sinfónico mezcla los tiempos musicales tradicionales (andante, adagio, moderato y allegro) de las composiciones clásicas.


Una vez más Yuja Wang y la Simón Bolívar supieron, bajo la pincelada de Dudamel, conquistar a sus oyentes. Antes de que finalizara el último movimiento con el gran tutti de la orquesta —momento en que todos los instrumentos suenan al mismo tiempo—, algunos espectadores no esperaron a que el sonido se consumiera en el espacio e interrumpieron la música para gritar un gran "¡Bravo!". La artista tuvo que salir y volver tres veces al escenario para recibir los aplausos de un público que desde las 3:00 pm hizo su cola para verla una vez más en la escena caraqueña.

Este mismo concierto será ofrecido por la pianista asiática y los artistas venezolanas en una gira internacional que los llevará a España, Francia, Londres y Alemania, en enero de 2016.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/