http://venezuela.ticketmundo.com/Evento/Salsa-masters/6723

Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Contrapunto.com

Nexos

27 de septiembre, Día Mundial del Turismo

La basura, un problema para el sector turístico

La basura, un problema para el sector turístico
- Foto: Fundación Tierra Viva
  •  
  • Contrapunto
  • Miércoles, 13 de Septiembre de 2017 a las 6:30 p.m.

Mundialmente, las pérdidas anuales en turismo como resultado de la mala gestión de los desechos sólidos superan los $ 620 millones, según cifras de la ONU

El 2017 fue designado por las Naciones Unidas como el Año Internacional del Turismo Sustentable para el Desarrollo, una oportunidad de oro para fomentar un cambio en las políticas, las prácticas empresariales y el comportamiento de los consumidores, con el fin de promover un sector turístico más sostenible y que pueda contribuir a los tres pilares de la sostenibilidad: económico, social y del medio ambiente.

“El turismo es uno de los sectores más grandes y de mayor crecimiento económico de nuestros tiempos, capaz de estimular el crecimiento económico, crear trabajos decentes y oportunidades de negocios, ayudar a millones de personas a escapar de la pobreza y mejorar su calidad de vida. Con las políticas adecuadas, el turismo puede contribuir a la igualdad de género, la preservación de los ecosistemas y la biodiversidad, la protección del patrimonio cultural y ofrecer soluciones a muchos otros retos que enfrenta el mundo de hoy”, apunta la Organización Mundial del Turismo (OMT).

La acumulación de basura en las zonas turísticas y de recreación puede significar una disminución en la afluencia de visitantes, que sumado al costo que implica la limpieza de estas áreas para las autoridades locales se traduce en la pérdida de ingresos y empleos en el sector. El impacto puede ser bastante significativo en aquellas zonas donde la economía local depende en gran medida del turismo. A nivel mundial, las pérdidas anuales en turismo a causa de la basura superan los 620 millones de dólares, según cifras de la ONU.

Más allá de afear el paisaje, las consecuencias del mal manejo de los residuos afecta los ecosistemas como el manglar, la laguna y la zona costera. Al llegar al mar, afecta también a los arrecifes y a los cientos de especies animales que lo habitan.

“Venezuela es uno de los países con mayor diversidad biológica del mundo, con valiosas áreas naturales en costas, bosques y sabanas, propicias para el desarrollo del turismo sustentable. Sin embargo, es común ver cómo por la falta de conciencia ciudadana y la mala gestión de los residuos sólidos, las áreas de esparcimiento están llenas de basura de distintos tipos, siendo la más destacada el plástico en diferentes formas”, señala el biólogo y gerente general de la Fundación Tierra Viva, Alejandro Luy. “Bajo un modelo de desarrollo sustentable, el turismo puede ser un importa generador de empleos e ingresos para el país, a la par de la conservación del ambiente, pero este no es posible si en las playas y los caminos de la naturaleza predominan colillas de cigarros, bolsas o botellas plásticas.”

Según cifras de Fudena, los objetos más encontrados en las jornadas de limpieza que anualmente se llevan a cabo en el Día Mundial de las Playas, celebrado el tercer sábado de septiembre, son tapas de botella, botellas plásticas de bebidas, vasos, platos y cubiertos de plástico y bolsas plásticas desechables. Las imágenes de peces y aves con el estómago lleno de basura plástica corren por la web y las redes sociales.

Eliminar o disminuir las bolsas plásticas desechables eventualmente disminuirá la contaminación de nuestro entorno, las costas y masas de agua, beneficiando la salud de todos. En más de 55 países existen medidas que prohíben o regulan el uso de las bolsas plásticas desechables.

Uno de los últimos en sumarse a esta tendencia fue Puerto Rico con la Ley 247 de 2015, cuya exposición de motivos señala que las bolsas de un solo uso “obstaculizan los desagües y sistemas de alcantarillado ocasionando inundaciones, destruyen hábitats naturales, afectan negativamente la apariencia de los paisajes, promueven la acumulación de contaminantes y, peor aún, son una amenaza a la fauna mundial, en especial a los animales que viven en el mar”. El turismo supone actualmente el 7% del PIB y es el único sector de la economía puertorriqueña que mantiene la solidez a pesar de la crisis que sufre la isla desde hace más de una década.

“En Venezuela ninguna ley aborda el tema específico de las bolsas plásticas, solo en dos de los 335 municipios –Chacao y Carirubana- existen ordenanzas al respecto; y las iniciativas del sector comercial son pocas y no articuladas”, comenta Luy.

Desde 2012, la Fundación Tierra Viva y la red de farmacias Botiquería trabajan conjuntamente para sensibilizar a la población sobre el uso de las bolsas plásticas desechables y su impacto negativo en el ambiente, la salud, la economía y la sociedad. En ese marco de acción se inscribe la campaña #SinLaBolsaPorFavor, que insta a las personas a reducir el consumo y uso de bolsas plásticas desechables.

Con tres sencillas acciones es posible contribuir a esta causa:

1. Pregúntese si de verdad necesita una bolsa plástica para poner lo que acaba de comprar. Si se trata de algo pequeño, puede llevarlo en la cartera, el morral o hasta en el bolsillo.

2. No pida ni permita que le den doble bolsa en los supermercados o subutilicen las bolsas poniendo pocos productos en cada una.

3. Lleve su bolsa ecológica siempre que salga de compras. Si no tiene una, lleve bolsas limpias de compras anteriores.

Y al salir de vacaciones o visitar zonas de esparcimiento:

1. Emplee cestas o bolsos de tela para llevar las viandas.

2. Lleve la comida y la bebida en envases reusables, sustituyendo las botellas plásticas por termos.

3. Prefiera los vasos y cubiertos reusables y las servilletas de tela. Evite implementos de plástico o anime.

4. Lleve bolsas plásticas para colocar la basura que genere durante el viaje y en el lugar de destino, pero no la deje en el sitio, bótela en un basurero o llévela a casa para disponer de ella apropiadamente.

Una parte importante de la alianza entre Botiquería y Fundación Tierra Viva es ofrecer a los ciudadanos recomendaciones y sugerencias para que puedan emprender acciones en su comunidad para garantizar un saneamiento ambiental que le permitirá resguardar su salud y la de los vecinos de la cuadra. Botiquería es una red compuesta por más de un centenar de farmacias a nivel nacional, con una personalidad innovadora, popular, amigable y sencilla. Fundación Tierra Viva es una ONG sin fines de lucro que promueve programas de desarrollo sustentable.


Con información de nota de prensa

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/