https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Jueves, 15 de Noviembre de 2018

Contrapunto.com

Arte y Cultura

La actriz retiró el galardón en el Palacio del Kursaal durante el Festival de Cine

Judi Dench rompió en llanto al recibir el Premio Donostia en San Sebastián

Judi Dench rompió en llanto al recibir el Premio Donostia en San Sebastián
- Fotos: EFE
  •  
  • EFE
  • Martes, 25 de Septiembre de 2018 a las 6:38 p.m.

Dench, de 83 años, comenzó su carrera en 1957 en el teatro, luego lo alternó con la televisión y dio el salto al cine en 1964 con "The Third Secret"

La actriz Judi Dench recibió este martes 25 de septiembre el tercer Premio Donostia de la 66ª edición del Festival de Cine de San Sebastián, durante una breve ceremonia en el Palacio del Kursaal, con el público en pie ovacionando a la "reina" del cine británico.

"Fanfarronearé cuando vuelva a casa y hablaré de esta noche con todo el mundo", aseguró Dench tras romper en llanto al recoger el galardón de manos del presidente del jurado de la sección oficial, el cineasta Alexander Payne, que en perfecto castellano alabó su carrera "larga y brillantísima".

Dench se disculpó por no hablar castellano y recordó que la primera vez que visitó San Sebastián tenía 15 años y lo hizo acompañada de sus padres.

"Ni por un segundo imaginaba entonces que sería actriz y menos estar aquí recibiendo este increíble premio", comentó.

Ganadora del Óscar a la mejor actriz secundaria por su papel de reina Elizabeth en Shakespeare in Love, ha estado nominada siete veces y posee nueve premios Bafta, dos Globos de Oro y siete Laurence Olivier del teatro británico.

Dench, de 83 años, comenzó su carrera en 1957 en el teatro, luego lo alternó con la televisión y dio el salto al cine en 1964 con The Third Secret.

La fama mundial le llegó en 1995 al encarnar a M, la jefa del espionaje británico, en GoldenEye, de James Bond, un papel que repitió en la saga de espías hasta Skyfall en 2012.

En su carrera cinematográfica atesora más de 100 títulos, muchos de ellos inolvidables, como Iris (2001), Notes on a Scandal (2006) o Philomena (2013).

La actriz llegó la mañana de este martes a San Sebastián acompañada por su pareja, David Milles, y dedicó varios minutos a repartir saludos, autógrafos y sonrisas.

Antes del reconocimiento comentó que no se consideraba "poderosa de ninguna manera" y que "quería ser diseñadora de teatro, empecé a formarme para ello y querría seguir ahora, pero quizá es un poco tarde", bromeó.

Una visita a un montaje "extraordinario" de El rey Lear con Michael Redgrave le hizo cambiar de opinión. "Recuerdo volver a casa y decirle a mis padres que yo nunca sería tan buena, no tenía esa imaginación, así que decidí seguir los pasos de mi hermano Jeff y me apunté a la Escuela de Arte Dramático". Pese a ello durante su primera prueba para el cine recibió un portazo. "Una persona que ya no vive me dijo: 'Gracias por venir, pero nunca harás una película porque todo está mal con tu cara'".

Repasando los momentos más memorables de su carrera y las personas cuyo apoyo considera decisivo, salió a colación el nombre de Kevin Spacey, defenestrado profesionalmente tras la apertura de varias investigaciones por, al menos, ocho casos de agresión sexual en Estados Unidos y Reino Unido.

La intérprete recordó que después de morir su marido viajó a Nueva Escocia a rodar la película The Shipping News (2001), junto al actor de House of Cards: "Estaba muy mal, y él fue una ayuda inestimable para mí, me alegró la vida y me mantuvo al pie del cañón".

Preguntada por las acusaciones que pesan contra él, dijo que puede aprobar "de ninguna manera lo que dicen que ha hecho", pero al mismo tiempo subrayó que "es un actor maravilloso y un buen amigo" y cuestionó que Ridley Scott lo sustituyera, una vez filmada su parte, por el actor Christopher Plummer en la reciente All the Money in the World.

"Me pregunto si tenemos que hacer esto en toda la historia, ¿tenemos que ir atrás y excluir de la historia del cine a cualquier persona que se haya comportado mal o haya cometido algún tipo de crimen?", planteó.

Preguntada por el secreto de su éxito, insistió en no menospreciar la suerte. "Lo haces lo mejor que puedes: tomas apuntes de lo que te dicen y pruebas otra cosa al día siguiente. Es suerte en gran parte, no es que seas la única ni la mejor. No hay que olvidar eso nunca".

En San Sebastián, Dench presenta la película de espías Red Joan, basada en la vida de Melita Norwood, la espía británica más longeva del KGB, y aún tiene un par de estrenos por delante: lo nuevo de Kenneth Brannagh, Artemis Fowl, y Six Minutes to Midnight, de Andy Goddard."No me atrevo a rechazar ningún papel porque pienso que no voy a volver a trabajar", confesó. "Solo me preocupa tener trabajo mañana".

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/