http://www.facebook.com/OrdenVenezuela

Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

Contrapunto.com

Opinión

Diversidad en perspectiva | Pensamiento crítico contra las discriminaciones modernas

Horror con rostro de mujer: el femicidio en la sociedad venezolana (Parte 2)

Horror con rostro de mujer: el femicidio en la sociedad venezolana (Parte 2)
-
  •  
  • Esther Pineda
  • Miércoles, 08 de Noviembre de 2017 a las 9:26 a.m.

En 2015 ocurrieron 121 femicidios; sin embargo, en Venezuela se siguen contabilizando de manera indiferenciada los homicidios comunes de mujeres y los femicidios

Según la organización Small Arms Survey y su estudio “Femicidio: Un problema global” publicado en 2012, que analiza los feminicidios a nivel global de 2004 a 2009, Venezuela se encontraría entre los 15 países con mayores casos de feminicidios en el mundo[1] pues, según este trabajo “las tasas de feminicidio son significativamente más alta en los países y territorios afectados por altas o muy altas tasas globales de homicidios”. El informe afirma que los países con niveles más altos de homicidio en general muestran las tasas más altas de violencia letal contra las mujeres, quienes son atacadas con mayor frecuencia en la esfera pública.

Empero, en esta investigación se entiende como feminicidio “cualquier asesinato de un mujer”, sin distinguir aquellos que tuvieron como motivación las desigualdades por razones de género y las relaciones de poder. No obstante, el tratamiento indeferenciado de ambos fenómenos contribuye a diluir la particularidad y especificidad de los crímenes cometidos contra las mujeres, genera variaciones estadísticas importantes en fenómenos disimiles, contribuye a la aplicación inadecuada de políticas públicas y por tanto, a la continuidad, mantenimiento, proliferación o profundización del problema; dado que, un país puede tener una alta tasa de homicidio de mujeres pero una baja tasa de femicidios, o puede tener una alta tasa de femicidios y una baja tasa de homicidios de mujeres producidos por otras circunstancias ajenas al género.

En el caso específico de Venezuela, si bien es innegable que se sitúa como uno de los países que cuentan con la tasa más alta de homicidios a nivel mundial (70,1 por cada 100.000 habitantes en 2016), es posible afirmar que no es uno de los países con mayores femicidios. Si bien la in-creciente violencia social que aqueja al país debe ser atendida con celeridad y no debe ser obviada ni minimizada, también es necesario visibilizar que históricamente las principales víctimas de homicidios en Venezuela son los hombres; los homicidios de mujeres representan una proporción muy baja, tendencia que además se ha mantenido estable en los últimos años. Entre 1995 y 2013 (según el último anuario de mortalidad disponible en el país) los homicidios de mujeres han oscilado entre 6,04% y el 5,5% del total anual de homicidios a nivel nacional[2].

Aunado a ello, sin la tipificación del delito de femicidio en Venezuela se hacía casi imposible conocer las cifras reales de su ocurrencia, las cuales no estaban siendo monitoreadas o sistematizadas en ninguna institución del Estado, como tampoco por las organizaciones no gubernamentales; es decir, no existen estadísticas sobre este tipo de crímenes para el periodo comprendido entre 2004 a 2009. Es el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y El Caribe de la CEPAL que en el año 2014 da las primeras cifras confiables del fenómeno del femicidio en Venezuela; contabilizando para ese año 74 casos de femicidio, para una tasa de 0.5 por cada 100.000 mujeres.

Es a partir de la tipificación del delito de femicidio en la Ley Orgánica por el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia a finales del año 2014 que se crean las condiciones para que, a partir de la definición y categorización del fenómeno, se pueda sistematizar y elaborar estadísticas sobre los asesinatos de mujeres por el hecho de ser mujeres en el país. Pese a ello, aun a la fecha existen dificultades en lo que refiere la comprensión de dicho delito y se siguen contabilizando de manera indiferenciada los homicidios comunes de mujeres y los femicidios; esto se traduce en problemas para la creación y análisis de estadísticas, la tergiversación y desinformación en torno a las muertes registradas, y su utilización como instrumento político en un escenario altamente polarizado como lo es la sociedad venezolana.

Las únicas cifras oficiales que existen en el país sobre los femicidios perpetrados durante el año 2015 son las presentadas en el Informe Anual del Ministerio Público (el cual ya no aparece disponible en la web del organismo). Según este, durante el año 2015 se conocieron 253 casos asociados al delito de femicidio, 121 consumados y 132 en condición de frustración; De esos 253 casos, 182 personas fueron imputadas, 176 acusadas y se solicitaron 60 órdenes de aprehensión.

De 121 mujeres víctimas de femicidios consumados 6 de ellas eran menores de 15 años (4,9%), 40 de ellas tenían edades comprendidas entre 15 y 25 años (33%), 33 oscilaban entre los 26 y 35 años de edad (27,2%), 24 tenían entre 36 y 45 años (19,8%), otras 17 se encontraban entre los 46 y 60 años (14%) y 3 de ellas eran mayores de 60 años (2,4%). Este hecho pone en evidencia que si bien todas las mujeres con independencia de su grupo etario se encuentran en riesgo de ser asesinadas por el hecho de ser mujeres, este riesgo aumenta en la medida en que la mujer pasa a formar parte del grupo de mujeres en edad reproductiva y por tanto de unirse en pareja; -aunque el informe no expone esta categorización-, esto permite inferir que los crímenes se desarrollaron principalmente en el contexto íntimo, es decir, a manos de sus parejas o exparejas.



Aunado a ello, vale la pena señalar que se presentaron femicidios consumados o frustrados en Distrito Capital y en los 23 estados que componen el territorio nacional. De estos, las entidades con mayores índice de ocurrencia del delito de femicidio fueron las principales ciudades del país, las que condensan mayor población y grados de urbanidad como lo son Carabobo (18), Distrito Capital (34), Miranda (19) y Zulia (33).

Ahora bien, la información institucional disponible con respecto a estos casos es indudablemente insuficiente. ¿Dónde ocurrieron estos femicidios, en la casa de la víctima, del agresor, en su lugar de trabajo, en el espacio público? ¿Cuál fue la modalidad del femicidio? ¿Cómo fueron asesinadas, con armas de fuego, con armas blancas, estranguladas, a golpes? ¿Quiénes fueron los femicidas, parejas, exparejas, padres, conocidos, desconocidos? ¿La víctima había realizado denuncias previas por violencia de género contra su agresor? ¿Existía alguna medida de protección? Ante un escenario caracterizado por la opacidad y el secretismo, para acceder a esta información e intentar caracterizar el fenómeno se hace necesario revisar exhaustivamente y sistematizar los casos de femicidios reseñados en prensa, ocurridos en Venezuela desde 2015 hasta la actualidad.



[1] Esta información imprecisa en la que se afirma que el femicidio en Venezuela es el más alto del mundo, ha sido reproducida por la diputada Delsa Solórzano en la Asamblea Nacional durante el debate sobre el proyecto de acuerdo relativo al día internacional de la no violencia contra la mujer el 23 de noviembre de 2016.

[2] De acuerdo con información publicada por El Estímulo, unos 516 casos de homicidios de mujeres se registraron en Venezuela de enero a julio de 2015, esta es la cifra más difundida por otros medios de comunicación e individualidades, sin embargo, estas estadísticas no pueden ser confirmadas en ninguna fuente confiable. Por su parte Cofavic contabilizó para el año 2015 un total de 353 mujeres asesinadas, sin embargo, esta información tampoco se encuentra disponible en la web de la organización.

Lee también en Diversidad en perspectiva | Pensamiento crítico contra las discriminaciones modernas: ¿Utopía, distopía o fructopía? |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/