https://www.navicu.com/

Jueves, 20 de Septiembre de 2018

Contrapunto.com

Arte y Cultura

La leyenda del jazz dio un espectáculo lleno de paz, poesía y alegría

Gerry Weil celebró sus 79 como si estuviera en casa

Gerry Weil celebró sus 79 como si estuviera en casa
- Fotos: Miguel Hurtado / Contrapunto
  •  
  • Jorja Garban | @jorjagarban
  • Viernes, 17 de Agosto de 2018 a las 5:25 p.m.

El público estuvo cautivado por la personalidad carismática, tranquilidad y actitud fiestera que transmitía la leyenda del jazz en Venezuela, quien hizo que los presentes se engancharan con el espectáculo desde el primer momento

El escenario era la copia de la sala de un apartamento amigable, con luz a la medida, ambiente acogedor y un piano de cola que invitaba a ser tocado.

“La idea es que estoy en mi casa ¡pero como todos ustedes no caben en mi casa! imagínense que esta es mi casa, donde compartiremos música y pensamientos hermosos de los que tanto necesitamos en estos momentos”. Así comenzó el maestro Gerry Weil a celebrar sus 79 años la noche de este jueves en la Sala de Conciertos del Centro Cultural BOD.

Así, vestido de traje formal por el sastre Jorge Jaime y siempre sonriente, invitó a todos los presentes a sentirse en su casa: “Hoy estaremos en una burbuja de amor, poesía, música, sabiduría y amabilidad”.

Gustavito Márquez, destacado joven bajista de la agrupación C4 Trío, que murió el pasado 14 de mayo tras padecer de linfoma no hodgkin, fue recordado por el maestro, y la dedicatoria a su familia y a Maira Elena, con quien ha estado casado durante 49 años, como era de esperarse. Sus hijos y nietos también estuvieron presente en sus ofrendas

La leyenda del jazz en Venezuela transmitió su carisma, tranquilidad, y a la vez su algarabía, que enganchó al público desde el inicio del concierto.

Los seis primeros temas que interpretó fueron de Johann Sebastian Bach, que, a juicio de Weil, hizo uno de los primeros intentos de música medicinal o curativa, entre ellas cinco Variaciones Goldberg, que para él significa el padre de la música y la unión de todos los compositores que conoce. “Inicio con estas porque todos nosotros necesitamos música terapéutica. Se las dedico a ustedes y a mí mismo para que entremos en luz, amor, felicidad y poesía”.

Cautivando a los presentes con su dulce voz, Weil también compartió un poema que escribió para expresar todo lo que para él es la música: “es un gesto de amor y a la vez nuestra respuesta con pasión y agradecimiento”.

Durante todo el concierto se mantuvo con la temática de que todo el público estaba "en casa de Gerry Weil”. Por esto, se puso cómodo y, con voz entusiasta, empezó a contar la historia de su vida: “Nos vamos a otro terreno, un niño de 6 años en Austria, 1945 (había terminado la guerra y había mucha hambre), pero apareció una luz, la música”.

Luego de quedar sin hogar por unas bombas que cayeron en el edificio donde vivía con su abuela, Gerry Weil con apenas 6 años quedó cautivado por el jazz, cuando en un tanque norteamericano por primera vez vio a un afroamericano que empezó a tocar algo como "Alright, Okey, You Win" de John Williams y ahí fue cuando decidió que quería ser músico.

De hecho, esa es una pieza que Weil bailaba en su adolescencia y que ahora interpreta con el mismo afán —según cuenta— y que en el recital se lo dedicó, sin dudar, a Aretha Franklin, cantante y pianista que falleció este jueves a la edad de 76 años.

Gerry Weil no dejó de contar historias de su vida en la celebración de sus 79: llegó a Venezuela a los 17 años, y estudio música 10 ó 12 horas diarias durante 25 años.

El pianista compartió con su público cinco reiki japoneses: “A mí me dicen '¿Cómo estas?' Y yo respondo '¡Estoy vivo!' (...) 'Voy a ser amable con todo el mundo'”.

De sus composiciones interpretó la "Suite de Jazz" y "El reencuentro". También versionó "Blackbird" de Paul McCartney e "Imagine" de John Lennon.

Gerry Weil celebró sus 79 años en un ambiente acogedor y familiar

Gerry Weil es, sin duda, un ejemplo de constancia, amabilidad y buena música. Su público espera verlo por unos cuántos años más en los escenarios de Venezuela.

Tranquilidad, carisma, risas, amor, paz, música y poesía fueron las herramientas de Gerry Weil para cumplir en este concierto la premisa de ofrecer a los caraqueños una buena terapia para enfrentar la crisis que vive el país, como asomó en varias ocasiones antes de tocar el piano.

Y así fue. El público se deleitó con las melodías que interpretó en este único recital que ofreció en Caracas para irse a seducir a los europeos con la gira Old Songs, Young Heart.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/