http://www.facebook.com/OrdenVenezuela

Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Contrapunto.com

Entrevistas CTP

La Constitución de 1999 quedó como un cuadro colgado en la pared, lamenta el jurista

Fernando Fernández: el abastecimiento empeorará con el uso del garrote del derecho penal

Fernando Fernández: el abastecimiento empeorará con el uso del garrote del derecho penal
Hay “una combinación de autoritarismo con una especie de socialismo estalinista, todavía no muy claro, con ciertos adornos contemporáneos” - Foto: Ernesto García
  •  
  • Vanessa Davies
  • Martes, 14 de Noviembre de 2017 a las 9:39 a.m.

Con la constituyente el Gobierno busca pasar de un Estado dual a un Estado unitario en el cual pesan más los decretos y las resoluciones que la propia Constitución, afirma el abogado Fernando Fernández

Despacito, sin palabras altisonantes y sin elevar el volumen de su voz, el abogado Fernando Fernández pinta el lienzo del, a su juicio, caos jurídico que impera en Venezuela. El jurista asegura que todo está escrito y recurre a Carl Schmitt, jurista y teórico jurídico alemán colaborador del régimen nazi, para explicar que vivimos en un Estado dual en el que la asamblea constituyente va a "poner orden" según la lógica oficial.

Fernández, profesor de derecho penal económico y autor del libro "Contra la corrupción", conversó con Contrapunto antes de las elecciones regionales y antes de que la asamblea constituyente aprobara la ley contra el odio. La entrevista se hizo en el contexto de la mesa redonda Un espacio para el consenso, efectuada en la agencia de comunicaciones Comstat Rowland y que formó parte de la iniciativa de reconciliación Quiero un país.

“Estamos viviendo la peor etapa de lo que yo llamo el Estado dual”, afirma Fernández, “que se manifiesta desde el año 2007”, cuando con la reforma constitucional “se intentó implantar el Estado socialista, que no se pudo hacer”.

Pero ese año se recurrió a los decretos: “Desde 2007 hasta la fecha, e incluso antes, hay más de 300 decretos”. Es “una combinación de autoritarismo con una especie de socialismo estalinista, todavía no muy claro, con ciertos adornos contemporáneos”.

Fernández piensa que en Venezuela persiste “un Estado dual”, porque hay “una Constitución socialdemócrata que empeoró las cosas que venían mal de la de 1961”, además de decretos y leyes habilitantes.

Persiste “una gran crisis institucional por esta dualidad normativa”, que genera “la inseguridad y el caos jurídico que vivimos”.

-¿Esto ocurría sin la constituyente?

-Probablemente la constituyente va a resolver el Estado dual para ir al Estado unitario, que es el modelo cubano. Así desaparece el Estado socialdemócrata. Es lo que anticipo que quieren hacer, por las declaraciones de quienes están allí, y por el Libro Rojo del PSUV, que tiene la doctrina que se está aplicando.

Según su visión como abogado, lo que busca el Gobierno es “constitucionalizar el régimen decretal”.

-¿Qué implicaciones va a tener eso?

-Va a ser caótico, porque va a profundizar el modelo imperante. La Constitución quedó como un cuadro colgado en la pared, y lo que rige son los decretos comunales y las resoluciones de los ministerios de la Defensa, de Relaciones Interiores.

-Que no deberían estar por encima de la Constitución.

-No deberían, y por eso es la dualidad.

-Usted ve que rige más un decreto…

-Rige más un decreto presidencial que la propia Constitución. Vale más lo que diga una ZODI, que la Constitución misma.

-¿Usted piensa que con la constituyente se va a ordenar el Estado estalinista?

-Sí. Se va a unificar bajo la visión estalinista castrista. Es el modelo cubano.

-¿Eso nos pone en qué escenario?

-Esta es la tensión que hay entre dos modelos antagónicos: Estado constitucional y un Estado decretal. Ese dualismo es insostenible.

-¿Estuvimos en ese dualismo por cuánto tiempo?

-Yo diría que empezó en 1999 y se acentuó en 2007.

“Tenemos una sociedad dual y dividida”, subraya Fernando Fernández.

-¿En qué lo ve?

-Se aplica lo que llaman los penalistas “el derecho penal del enemigo”. Es decir, “para el amigo, todo; y para el enemigo, ni justicia”.

-¿Qué implicaciones tiene ese “derecho penal del enemigo”?

-Persecuciones arbitrarias, encarcelación, torturas, asesinatos. La persecución es, quizá, lo más grave, porque eso afecta a todo el mundo. La restricción de derechos es general, es para todo el mundo. Por ejemplo, eliminar el referéndum revocatorio en 2016, en el cual han podido votar tirios y troyanos: los que me apoyan y los que me rechazan. Pero vemos la negación del derecho al voto, el derecho a elegir.

-¿El argumento de que hay elecciones deja de tener el peso que tuvo en algún momento?

-En algún momento sí, porque eran múltiples elecciones. Y definitivamente Chávez ganó todas esas elecciones, menos el referéndum de 2007.

-De acuerdo con lo que usted dice la constituyente va a “poner orden” en el Estado dual.

-La constituyente va a eliminar el Estado dual y va a consagrar el Estado unitario cubano.

-¿Qué consecuencias tiene eso para la vida cotidiana?

-Va a empeorar el problema del abastecimiento. El pivote legal es el tema económico, y el tema económico tiene la misma ley que usó Stalin cuando hubo la gran hambruna: los delitos de acaparamiento y especulación. Es la famosa ley de las cinco espigas (para forzar la colectivización en la década de 1930, causante de la hambruna y la muerte de millones de personas en Ucrania).

-¿Usted ve que vamos hacia allá?

-El abastecimiento va a empeorar si el esquema es colectivizar la economía y usar el garrote del derecho penal.

-¿El garrote para qué?

-Para perseguir a empresarios y a cualquiera que sea su cómplice.

-¿Usted piensa que la nueva Constitución ya está redactada?

-Lo imagino, porque no he visto ni un solo debate constituyente en el que se hable si se va a transmitir el título 1 sobre derechos humanos, por ejemplo. Más bien se está hablando de leyes, aunque ese no es papel de la asamblea constituyente.

-¿Entonces para qué se hizo la constituyente, en su opinión?

-En mi opinión, para darle piso jurídico al régimen decretal, que son todos estos decretos.

-Si eso va a empeorar las condiciones de vida, ¿qué perspectivas tiene la oposición en cuanto a la acción política?

-Estamos en un momento diferente de lo que hizo Lenin en el año 1917, que había también una dualidad: estaba la asamblea socialdemócrata y los bolcheviques tenían el poder ejecutivo. El 27 de octubre logró tomar la asamblea por la fuerza, y eliminó el dualismo.

-Usted dice que estamos en un momento diferente.

-Claro, porque en Rusia no había clase media, no había profesionales, como sí la hay acá. No había un ambiente internacional como el que hay ahorita. No había medios sociales, no había periodistas. En la URSS no había nada. El secretismo tuvo un campo propicio.

-¿Qué cree que va a pasar?

-Yo soy muy malo en astrología… no sé qué es lo que va a pasar, pero pienso que va a salir derrotado el Estado unitario, porque no va a poder sostenerse. Si ya mismo ha sido desconocida la asamblea constituyente a escala internacional y a nivel interno…

-¿Cree que saldrá derrotado ese Estado unitario?

-Quizá más aspiro que creo en eso. No sé cómo están las fuerzas. Por un lado están las armas, y por otro lado está la pasión. ¿En qué va a parar eso? Nadie sabe. Yo apuesto mucho por la razón y la pasión de los profesionales, de la clase media, de los partidos e instituciones.

La gente debe "estar preparada"

La iniciativa Quiero un país busca "estar preparados para una transición", que puede ser hacia "un Estado más autoritario" o uno "hacia un Estado democratizante", detalla Fernández.

-¿Ese Estado unitario tendría pocas perspectivas?

-Tendría pocas perspectivas porque está mermando. Yo anticipo que va a haber una fractura en algún momento. Muchos partidarios de la primera etapa del sistema que implantó Chávez se han deslindado frontalmente, valientemente.

-¿No es un proceso inmediato?

-No. Es por merma.

-¿Y mientras tanto?

-Seguimos en la inseguridad, en la incertidumbre. Pero ya el solo hecho de darte cuenta de que hay una dualidad te da un piso. Mucha gente no se ha dado cuenta. Tengo al menos dos foros al día, en distintos sitios, y la gente se pregunta qué se aplica, cómo hago, cuál es la norma, qué me aconseja.

-¿Qué hace un abogado, por ejemplo?

-En algunos temas debe analizar los pro y los contra de cada posición, y decirle al cliente las ventajas y las desventajas, pero es tú decisión. No te puedo aconsejar nada, porque si te digo que hagas lo correcto, a lo mejor políticamente es lo incorrecto. El abogado tiene que ponerse en el plano preventivo.

-¿Es decir?

-Abrir el abanico de los problemas, analizarlos y decirle a la gente que debe estar preparada. Estar prepara ante cosas como un hábeas corpus o un asilo.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/