https://www.somosbelcorp.com/

Miércoles, 15 de Agosto de 2018

Contrapunto.com

Economía

​Lo anunció el presidente saliente de Fedenaga Carlos Oduardo Albornoz

Con donación internacional de $ 18 millones ganaderos venezolanos combatirán fiebre aftosa

Con donación internacional de $ 18 millones ganaderos venezolanos combatirán fiebre aftosa
El presidente saliente de Fedenaga, Carlos Albornoz, apuesta por un mejor futuro del sector ganadero nacional - Fotos: Jonathan Lanza - Contrapunto
  •  
  • Esteban Yepes
  • Viernes, 20 de Julio de 2018 a las 2:31 p.m.

La ayuda conlleva crear un fondo para sustentar el programa, el levantamiento de un catastro del rebaño nacional y georeferencial de las unidades de producción, así como la capacitación

Al entregar la memoria y cuenta de la directiva saliente de la Federación de Ganaderos de Venezuela (Fedenaga), su expresidente, Carlos Odoardo Albornoz, informó que el Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (Panaftosa), ente científico de la Organización Panamericana de la Salud, recibió un informe de esta Federación que deberá sustentar un anuncio definitivo de una donación suramericana a Venezuela de entre 18 y 19 millones dólares para iniciar un programa de erradicación de la fiebre aftosa.

Albornoz expresó: “Estamos muy cerca de contar con un continente que no solo tiene puesto sus ojos en Venezuela, sino que entiende que la erradicación de la fiebre aftosa conlleva la creación de un fondo para sustentar un programa, hacer el levantamiento de un catastro del rebaño nacional y georeferencial de las unidades de producción y la capacitación a lo largo y ancho del país. Hemos avanzado en la construcción de una base sólida, a pesar de las adversidades como los actos delictivos ocurridos en Altagracia de Orituco y en el sur de Aragua, el problema eléctrico y de falta de combustible en Zulia, y las intervenciones de 80 fincas en todo el país. Contamos con el apoyo de un continente no solo expectante sino colaborador. Es el inicio de la construcción del camino correcto que conducirá a Fedenaga a incursionar en los mercados internacionales para la exportación de sus productos”.

Advirtió que si las iniciativas de los productores agropecuarios venezolanos no tienen éxito, el país tendría que desembolsar cerca de 14 mil millones dólares para poder alimentar a la población, por lo que considera que la apuesta no solo es la más económica, sino la más lógica y la más rentable.

Lea también Debaten estructura de costos de carne de bovino y porcino, café molido y leguminosas

Albornoz: Los ganaderos viven a diario un drama por la tenencia de las tierras y los secuestros a personas

Sanidad animal y productividad en la mira

En la más reciente Asamblea Anual Ordinaria de Fedenaga se juramentó la Directiva del Instituto Venezolano de la Leche y la Carne -en cuya cabeza está Carlos Odoardo Albornoz- que se propone, entre otras cosas, afrontar el tema de la sanidad animal y de la productividad pecuaria, acometer el levantamiento georeferencial, un levantamiento catastral, identificar con número y detalles cada uno de los animales que componen el hato ganadero venezolano y garantizar que la población consuma alimentos inocuos, sanos y ajustados a las normas de sanidad mundialmente establecidas.

Es también, como lo indica Albornoz, una batalla sanitaria para que la producción pecuaria venezolana tenga acceso a los mercados internacionales.

—Los ganaderos venezolanos debemos ocupar y desempeñar nuevamente el rol que una vez tuvimos cuando nuestro país fue el décimo en el mundo en cantidad de animales. Ahora ocupamos un puesto, mayormente entre los productores de carne, entre el 28 y el 30, y nuestra aspiración es acercarnos a lugares como los que ostentan Uruguay y Paraguay, cuarto y quinto, respectivamente. Nuestras condiciones son muy favorables para lograr este propósito. Nuestro país es el segundo del mundo en cantidad de ríos, tenemos rebaños y experiencia, y poseemos 34 millones de hectáreas con vocación agropecuaria que con la tecnología correcta, puede sumar hasta 55 millones de hectáreas. En fin, tenemos la capacidad de dar un viraje positivo no solo en cuanto a producción, sino para favorecer el consumo de las proteínas que la población venezolana requiere.

—¿Cuáles son los mayores retos que debe asumir este sector?

—Entre otros, el referido a la seguridad jurídica y personal. La familia ganadera venezolana vive a diario un drama por los temas de la tenencia de las tierras y los secuestros. Es una verdad lo que ocurre en Altagracia de Orituco en el nororiente del Estado Guárico, donde bandas criminales se atomizaron luego de la desaparición de otras, o lo que viven los ganadores del estado Zulia por la escasez de electricidad y de combustible.

Fijación de precios acordados y ciclo agrícola incompleto

—¿Cuál es la posición de los ganaderos respecto a los anuncios gubernamentales para la fijación de precios acordados de los productos de la canasta básica alimentaria?

—El Plan 50 trata es distraer la atención de la población y hacer creer que el Gobierno se preocupa por la solución de los problemas de la gente, que más bien pasan por la solución de problemas distintos como el de la provisión de herramientas, insumos y de las maquinarias al sector agroindustrial, y generar la seguridad en el campo para que los productores puedan trabajar adecuadamente en la producción los alimentos para la población. Vemos, por ejemplo, con preocupación que a esta fecha cerró prácticamente el ciclo de invierno y solo se sembró aproximadamente entre 18 y 22 por ciento para cubrir las necesidades del país, lo que vaticina que la cosecha de octubre y noviembre solo alcanzará para el consumo alimentario de entre dos y tres meses. Se calcula que se requerirán entre 13 y 14 mil millones de dólares compensar la situación alimentaria.

—¿Cuál es el precio real de un kilo de carne según la estructura de costos actual?

—Estuvo en 1.730 bolívares hace un mes. Recordemos que nosotros no producimos carne, sino criamos vacas y engordamos toros. Luego se genera una cadena que incluye al transportista, al intermediario que adquiere el ganado en pie, al que lo lleva a beneficio, al que los transporta nuevamente y lo lleva a las carnicerías, y a quien distribuye los productos.

—¿Cuál es la situación de la demanda nacional de productos del ganado?

—El problema de la demanda nacional no es preocupante. Lo que preocupa es que el pueblo venezolano no tiene capacidad de compra. Tenemos entonces que visualizar el problema en perspectiva. No se trata solo de producir, sino que el pueblo pueda comprar. Esto precisa entender que somos un país con más de 300 municipios, con ocho o nueve grandes ciudades y una extensa población rural. Por eso la solución pasa por estimular el desarrollo del campo venezolano y activar la ruralidad que le otorgue importancia al tema económico.

Debe emprenderse una batalla sanitaria para incursionar en los mercados internacionales (Foto: archivo)

Explicó que se puede ir tras los pasos de países como Brasil, "que ha tenido éxito con la exportación de alimentos, lo que se demuestra con su balanza comercial favorable de más de 50 mil millones de dólares. Por su parte, Uruguay y Paraguay, naciones mucho más pequeñas que la nuestra, hoy ostentan el cuarto y quinto lugar en exportación de carne en el mundo, que son sitios que podríamos ocupar los venezolanos. En algún momento, en nuestro país, el sector agropecuario llegó a aportar cerca del cinco por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Si logramos reactivar el sector económico agrícola y pecuario nacional, podemos revertir en poco tiempo la tendencia que conduciría a una caída de mas de 42% del PIB este año. La solución está en nuestras manos y de quienes corresponde la conducción pública. Debemos acabar con el tema ideológico y hacer reaccionar a una Venezuela convertida en un país paupérrimo".

Albornoz dice que está absolutamente convencido "de que al cabo de 18 meses deberán tomarse las decisiones económicas de quienes conducen las políticas públicas, porque lo cierto es que Venezuela no aguanta esta situación de inflación, que según refiere la Asamblea Nacional, alcanza el 46 mil por ciento y por lo que se proyecta para el año 2019, podría alcanzar hasta dos millones por ciento. Eso no lo aguanta ninguna nación. Mientras se adopten las medidas necesarias, ya Fedenaga ha avanzado un largo trecho en cuanto al acompañamiento del continente suramericano” .

Lea también Presidente de Fedenaga: La palabra “exprópiese” le quitó las ganas de comer al venezolano

Lea también Fedenaga quiere exportar parte trasera del ganado y dejar delantera para consumo nacional

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/