https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Lunes, 22 de Octubre de 2018

Contrapunto.com

Nacional

Por donde se camine la universidad, aparece un mal síntoma

¿Más sombras que estudiantes y profesores en la Universidad Central de Venezuela?

¿Más sombras que estudiantes y profesores en la Universidad Central de Venezuela?
Estudiantes y profesores cada vez son menos - Foto: Mairet Chourio / Contrapunto

No hay agua, ni líneas telefónicas, ni internet; tampoco insumos para prácticas profesionales. Alumnos y profesores cada vez son menos en las aulas y los bachilleres que ingresan, no están preparados para la educación superior

La Universidad Central de Venezuela (UCV) sí que hace un esfuerzo por vencer las sombras. Faltan profesores y también alumnos y eso hace que sus pasillos luzcan profundamente vacíos y las aulas solitarias a merced de la inseguridad.

Lea también En el Instituto de Medicina Tropical de la UCV se robaron hasta las bacterias

Todo problema tiene una explicación, los baños, por ejemplo, ahora son "unisex", entre otras cosas, por falta de personal de mantenimiento y escasean hojas hasta para los exámenes de los estudiantes.

Los problemas en el suministro de agua impactan directamente en la realización de las prácticas clínicas y de laboratorio de los estudiantes de Farmacia, Odontología y Medicina. Así lo reportan los pocos alumnos que transitaban por la UCV una tarde de clases y lo que más preocupa es que los últimos tratan con pacientes directamente.

Por donde se camine la universidad, aparece un síntoma. En las columnas de Escuela de Odontología denuncian en carteles falta de agua desde hace seis meses, para poder realizar los ejercicios con resinas, implantes o una simple limpieza bucal.

A los estudiantes de Farmacia también los afecta la falta del vital líquido. Valery Machado, estudiante de cuarto año, recuerda que es indispensable para la ejecución de la práctica profesional en la preparación de los medicamentos.

“El material y el equipo hay que esterilizarlo (con agua) porque sino las pruebas dan negativas”, comenta Machado, quien reciente como ha disminuido la calidad educativa en la UCV: la deserción es de estudiantes y académicos, por igual.

La situación es tan delicada que los albañiles del Instituto Anatómico "José Izquierdo" recurren a recolectar el agua de la lluvia para las reparaciones de los baños y de algunas aulas.

Algunos reparaciones menores e insumos (microscopios, bombillos, mecheros y demás utensilios) son posibles solo gracias al aporte de profesores y alumnos.

Carlos Martínez, otro estudiante consultado, dice qué camino de la Facultad de Estudios Internacionales hasta la de Derecho para conseguir agua potable "que no sea amarilla y que tenga buen sabor".

Martínez dice que estar a las 6 de la tarde en cualquier áreas de "la Central", te convierte en “un blanco fácil”.

“Es como chimbo que la universidad se quede sola y que nos veamos obligados a abandonar las carreras y que dejemos nuestras metas e ilusiones”, comenta.

En la universidad lo que sobran son avisos de que algo falta, "pero si las autoridades no se retrasan, envían un inventario inferior al pedido".

Lea también ¿Qué podría hacer la Escuela de Bioanálisis de la UCV con un presupuesto de Bs 900 mil?


Las facultades intentan echarse una mano haciendo trueques con lo que tienen a mano; pero ya hasta los carteles de protesta están desgastados.

Después de las 5 de la tarde, toda la UCV es "tierra de nadie"

La inseguridad ha obligado a adelantar las jornadas de clase, aseguró la profesora de histología y embriología, Jessica Fernández.

Ella todavía recuerda que como estudiante, salía a las 5 pm de clases y se quedaba en la UCV para repasar, con otros compañeros de clase. Ahora, los alumnos salen corriendo a las 3 pm porque dentro de las instalaciones de la universidad los atracan "hasta con pistolas"

Hablan los profesores

La profesora de histología y embriología, Jessica Fernández, dice que anteriormente ganaba 20% por encima del salario mínimo. Ahora, entre el bono alimentación y el salario mínimo mensual, percibe 900 soberanos. Eso cobró en septiembre, porque ahora le pagan solo por el medio tiempo que trabaja.

Para sobrellevar la complicada situación económica, Fernández realiza consultas ginecobstetricas.

El problema, explica, es que los profesores universitario no puede dedicarse exclusivamente a la educación y tampoco“capacitarte más ni dar mejor atención porque este salario no da”, comenta.

Lea también El piso del nuevo sueldo por el que protestan los profesores de la UCV es de BsS 28.403

A juicio del profesor de derecho constitucional, José Tovar, el mayor problema con los salarios es que no sé está respetando la convención colectiva firmada entre la autoridades, lo que deja sin efecto los 12 años de servicio que tiene en la institución.

Tovar pasa unas 9 horas diarias en las salas de la UCV y asegura que la institución no tiene recursos ni para pagar el personal de mantenimiento.

Para Tovar hay problemas, inclusive, mayores, que están incidiendo en la calidad educativa de la universidad.

"Los jóvenes que están ingresando no se encuentran preparados para asumir las demandas de una educación superior porque en el bachillerato no se les está evaluando lo correcto, no se les está enseñando a redactar, qué es justificar, cuándo responder un qué o un cómo”, concluye.

Lea también Para vencer la sombra hacen falta estudiantes... Y la UCV ha perdido a 15.741 en 10 años


http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/