http://contrapunto.com/noticia/invedin-vuelve-con-su-tradicional-bazar-bodegon-2017-para-las-madres-130233/

Domingo, 23 de Abril de 2017

Contrapunto.com

Economía

​Arrecian las restricciones de acceso a dólares

Escasez de divisas pesa en contra del nuevo Dicom

Escasez de divisas pesa en contra del nuevo Dicom
- Foto: sincuento.com
  •  
  • Adelaida Padrón
  • Lunes, 17 de Abril de 2017 a las 9:53 a.m.

El avance del mecanismo dependerá de que se garantice un flujo de dólares distinto del proveniente de la renta petrolera.

Es muy probable que antes de que termine abril se concrete la activación del nuevo Dicom, tal como lo han ofrecido distintos voceros del Gobierno, con lo que se escribirá otra página en la historia de 14 años de control de cambio en Venezuela. Pero el nuevo esquema enfrenta un reto adicional al de sus poco exitosos antecesores: la severa escasez de divisas que afecta a Venezuela.

Este punto condiciona de antemano el margen de operación del Dicom, un sistema que fue originalmente anunciado en el primer bimestre de 2016 y que aún no ha logrado activarse. Sin embargo, todo indica que el enfoque de las autoridades está puesto en garantizar un flujo mínimo de divisas que sirva como semilla para este mercado con la expectativa de que pueda alimentarse luego por otras vías distintas de la renta petrolera.

“Hay que tener un nuevo sistema de captación de divisas (…) Tenemos que captar juntos, administrar, distribuir, invertir cada dolarito para garantizar el desarrollo económico, las materias primas, las importaciones estrictamente necesarias”, señaló el presidente Nicolás Maduro al anunciar el nuevo Dicom.

Pero, ¿es esto posible?

El grifo cerrado

En Venezuela nueve de cada 10 dólares que ingresan a la economía provienen de la venta de petróleo. De allí la importancia de la conducta del precio del crudo, porque sus fluctuaciones aumentan o disminuyen de manera sensible el flujo de petrodólares con el que se sostiene la vida nacional.


Para 2017 la producción petrolera se encuentra alrededor de un 1.972.000 barriles por día, lo que compromete la disponibilidad de volúmenes para atender la demanda interna, otros compromisos y la oferta exportable. Se estima que el precio de la cesta petrolera venezolana podría promediar este año entre 42 a 45 dólares por barril, 20 dólares por debajo del punto mínimo requerido para equilibrar las cuentas de la nación, según distintos analistas. Con este precio persistiría un faltante de ingresos cercano a 10 millardos de dólares para cubrir las obligaciones externas de la nación y las necesidades de la economía.

Las importaciones en 2016 sumaron 17.800 millones de dólares, una caída de 57% con respecto al nivel de 2012, cuando se ubicaron en 57 mil millones de dólares. Ecoanalítica calcula que las liquidaciones de divisas al sector privado promediaban los 126,8 millones de dólares en 2014 y se desplomaron a un promedio de 18,4 millones en 2016. Se trata de un drástico recorte de 86,5%. Sin embargo, en lo que va de 2017 este cuadro se ha profundizado.

Dada la ausencia de cifras oficiales, la firma ODH toma en cuenta los datos de exportaciones hacia Venezuela de los seis principales socios comerciales del país (EEUU, China, Brasil, Colombia, Argentina y México, que concentran 64,5% del total de las importaciones). Esto, durante enero y febrero de 2017 las importaciones provenientes desde estos países se contrajeron en 28,1% con respecto a enero y febrero de 2016.

De acuerdo con Ecoanalítica, los desembolsos de divisas hacia el sector privado han descendido 45%, pasando de un promedio de 15,9 millones de dólares en el primer trimestre de 2016 a 8,8 millones de dólares en el primer trimestre del 2017.

Es decir, que la restricción de divisas para atender las necesidades internas de la economía ha arreciado mientras se canalizan los pocos dólares que ingresan al pago deuda externa, como ocurrió con la cancelación de 2,2 millardos de dólares hecha el 12 de abril y que forma parte de los 10 millardos de dólares que en total se deben honrar este año.

A la caza de otros dólares

Recientemente fue publicado el decreto 2.777 con el cual se creó el Fondo Productivo en Divisas, que se alimenta en primera instancia con los dólares que estaban en manos de las empresas públicas y luego con los ingresos que se deriven de las exportaciones, servicios o ingresos provenientes de cualquier otra fuente de rentabilidad efectuadas por entes descentralizados que operen con fines empresariales, donde el Estado tenga la totalidad o la mayoría accionaria. Esto no aplica para Pdvsa ni sus filiales, ni tampoco para las empresas públicas mixtas a las que el Jefe de Estado dispense.

Este mecanismo, sobre el cual no se han dado más informaciones públicas, centraliza estas divisas en el Banco Central de Venezuela (BCV) y en el Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes), pues es “indispensable el establecimiento de mecanismos de control en la racionalización y priorización del uso de las divisas obtenidas por la actividad productiva del sector público nacional, garantizando su aplicación a los programas y misiones creados para proteger al pueblo venezolano, así como su reinversión en los sectores clave para el desarrollo económico nacional”, como señala el citado decreto.

Asimismo el Gobierno viene celebrando reuniones con representantes del sector privado para involucrarlo en el nuevo Dicom, con el fin de que lo utilicen como una vía.

Según ha explicado Jesús Faría, ministro de Comercio Exterior, con la suma de capital en dólares del sector privado, habrá un mayor flujo de divisas en el país. “Lo que nosotros aspiramos es a que en este nuevo Dicom se puedan hacer más ofertas, y no solamente sea el Estado poniendo dólares allí”.


El ministro de Comercio Exterior, Jesús Faría, (Foto: AVN / Archivo)

Por su parte Ramón Lobo, vicepresidente del Área Económica, aseveró que el nuevo Dicom requiere de la participación de todos los sectores para optimizar el flujo de dólares que se necesita para impulsar el desarrollo económico. La idea, según explicó, es que las empresas con capacidad exportadora puedan participar en el sistema con las divisas provenientes de sus actividades, con el fin de alimentar el esquema.

El vicepresidente del Área Económica, Ramón Lobo (Foto: AVN / Archivo)

El mecanismo

A juicio de Víctor Álvarez, quien fue ministro de Industrias Básicas durante el Gobierno de Hugo Chávez, no hay posibilidades de que el Gobierno pueda surtir el Dicom, tomando en cuenta el volumen de divisas que tiene que canalizar hacia el pago de la deuda. De allí que sea necesario que el mecanismo a activar sea atractivo, que opere según la oferta y la demanda, con el propósito de que pueda captar eventuales repatriaciones de capitales de origen venezolano en el exterior, inversiones extranjeras que ingresen al país y lo obtenido por las exportaciones privadas no petroleras.

Lo fundamental, sostiene Álvarez, es garantizar a quienes coloquen sus divisas en el Dicom que serán remuneradas de forma acorde, lo que implica que el Gobierno no puede aplicar restricciones o poner un techo a la tasa de cambio, como ya ha hecho en todos los demás sistemas de subastas de divisas que infructuosamente activó anteriormente.

Ecoanalítica coincide con esto. Señala que el nuevo Dicom sólo tendrá un impacto positivo en tanto signifique la migración a un sistema de mercado; no obstante, mientras siga operando como un sistema de asignación de divisas discrecional con control sobre la cotización, como han funcionado los mecanismos alternativos hasta ahora, el impacto será limitado. “Recordemos que, en primera instancia, el Dicom vino a sustituir el Simadi y fue anunciado como un mecanismo de subastas que terminó siendo exactamente lo mismo que el anterior”.

Según el vicepresidente Ejecutivo, Tarek El Aissami, el nuevo Dicom operará bajo un sistema de subastas dirigidas por el Banco Central de Venezuela, que será “transparente, auditable y público para asegurarnos de la contraloría". Según dijo, “hay mucha expectativa en el tema del nuevo Dicom, a la manera transparente con que se va a llevar el acceso de todos los sectores productivos y de las personas”.


El vicepresidente Ejecutivo, Tarek El Aissami (Foto: AVN / Archivo)

El ministro Faría acotó que, como medida de control, se conocerá a quiénes se les otorgarán divisas y las cantidades.

Lobo, por su parte, explicó que comenzará con dos subastas por semana, aunque aseguró que el mecanismo se irá incrementando gradualmente.

El Dicom comenzará con una paridad cercana a los 714 bolívares por dólar y reemplazaría al Simadi, como se ofreció hace más de un año. El nuevo sistema operará a la par del Dipro, con una tasa de 10 bolívares por dólar, y del llamado dólar fronterizo, de uso muy restringido y con una cotización cercana a la del Simadi.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.e-bolivar.gob.ve/