https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Miércoles, 25 de Abril de 2018

Contrapunto.com

Gastronomía

Lo más importante es saber ajustarse sin dejar de compartir con familiares y amigos

Ensalada que no es de gallina, pernil que no es pernil para resolver la cena de fin de año

Ensalada que no es de gallina, pernil que no es pernil para resolver la cena de fin de año
La cena de fin de año es un momento para compartir - Foto: positive.varilux.es
  •  
  • Gabriel Barreto| @el_gabeto
  • Domingo, 31 de Diciembre de 2017 a las 12:06 p.m.

Se puede ofrecer una cena de fin de año ajustada al bolsillo del venezolano

A pocas horas para que culmine este año 2017, la escasez de algunos productos y el elevado costo de otros tantos ha obligado a muchos venezolanos a repensar el menú de la cena de Fin de Año, y hasta a ser un poco más creativos para cumplir de igual manera con los tradiciones a la hora de los doce cañonazos.

Osmelia Díaz, Rubén Rojas, destacados periodistas gastronómicos, y Carlos Oropeza, cocinero de catering, aseguran que con algunas recomendaciones igual se puede ofrecer una estupenda velada sin tener que sucumbir en el intento.

Díaz entiende que existe una tradición que hizo que por años el venezolano estuviese acostumbrado al pan de jamón, las hallacas, el pernil y la ensalada de gallina, a las uvas, lentejas, vino y champaña, pero hay que entender que el país cambió y esto no significa que en medio de las dificultades no se pueda pasarla bien. Por lo que esta amante de la cocina decidió cambiar su menú por uno que fuera mucho más accesible y asequible.

Como plato principal sugiere una hallaca por persona y, en algunos casos, dependiendo de su tamaño, se pudiera reducir a media ración. Tal como ella lo hizo para la cena del 24 de diciembre.

La esperta en cocina también recomienda olvidarse por completo, al menos por este año, de la ensalada de gallina, y centrarse más bien en una de pepino que debe ser rayado y sacarle todo su jugo para, posteriormente, colocarle un yogurt natural con un punto de aceite, ajo, sal y ramita de eneldo.

Foto: Osmelia Díaz

Para sustituir el pernil se puede utilizar salchichas, que aunque también están costosas, no lo están tanto como otros productos. Éstas se pican en pequeño trozos con un poco de azúcar y refresco de cola, luego se llevan al sartén y después de unos minutos se obtiene una rica salsa que sabe igual que la que emana el propio pernil, aseguró.

Todo ello acompañado con arroz blanco.

En cuanto al postre se lleva al sartén un cambur o plátano bien maduro picado en ruedas con un poco de margarina, aceite o agua. Cuando esté en forma de puré, se le vierte jugo de naranja con un toque de miel o azúcar, y si no, se deja así. Aunque también se le puede rayar un poco de concha de naranja o colocar un toque de alcohol. “Queda como una natilla pero no dura sino blandita a la que se le sienten los trozos del cambur”, expresa Díaz, quien añade, que para acompañar se puede colocar una galleta o helado por encima.

Cuando toque el brindis de medianoche, Díaz recuerda que no es necesario utilizar vino o champaña. Una cerveza con refresco blanco o naranjada emula la burbuja y es ideal para el brindis de medianoche. También soda con ramas aromáticas de su preferencial al que se le coloca un poco de cualquier licor.

La propuesta de Rubén Rojas está centrada en la preparación de una ensalada de pasta corta con lentejas, "es una forma de hacer que rinda y alcance para muchos más comensales", aseguró este periodista gastronómico.

“Se cocinan las lentejas sin sofrito y la pasta al dente, cuando ambas estén listas, se dejan enfriar, luego se unen y, para finalizar, la mezcla se adereza con una vinagreta de hierbas y ají cortado finamente”, expresó Rojas.

Para cumplir con el ritual de los doce deseos, mientras suenan las campanas que despiden al viejo año y reciben al nuevo, en vez de uva este año, se podría emplear mandarinas, que en la tradición china representan abundancia y prosperidad.

Mientras que para el brindis están disponibles en el país las cervezas artesanales que son menos costosas que un vino, aseguró Rojas, quien agregó que como postre "un helado siempre es una buena opción y más si se le añade trocitos de galletas o chocolates".

Foto: Jonathan Lanza

El cocinero de catering, Carlos Oropeza, aconseja que debido al alto costo de las uvas una excelente alternativa sería sustituirlas por los gajos de mandarina, eso sí, hay que escoger un tamaño adecuado para evitar atragantarse al momento de pedir los deseos.

Foto: Miguel Hurtado

Un asado negro macerado con especies y quizás una salsa con papelón, funcionaría para sustituir al tradicional pernil. Otra opción sería un pollo horneado en su propio caldo, relleno con naranja o mandarina y como acompañante batatas. "Lo importante es buscar herramientas y darte un momento de satisfacción que se pueda compartir con los más allegados".

Oropeza cree que pese a la dificultades, con medio kilo de papa, dos zanahorias, una cebolla y dos muslos de pavo se podría realizar la ensalada de gallina, preparada a la vinagreta, que aunque no lo es, si será una opción mucho más asequible e inclusive con una lechuga, mandarina y naranja se puede preparar una ensalada con cítricos que de seguro dará de qué hablar, además de ser sabrosa y refrescante.

El muslo de pavo es una opción, que preparada al horno con sirope de papelón o con lo que se tenga, también funciona como plato principal.

Para el brindis de medianoche sugiere un papelón bien frío.

Todos coinciden en que lo más importante del hecho gastronómico es compartir con familiares y amigos. Aferrarse al recuerdo de los buenos tiempos con la esperanza puesta en que todo pasará y traerá consigo mejores momentos.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/