https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Jueves, 18 de Octubre de 2018

Contrapunto.com

Vida

Entre la aprobación y el rechazo: un debate que apenas comienza

Caraqueños de a pie le dan el sí al matrimonio igualitario

Caraqueños de a pie le dan el sí al matrimonio igualitario
El colectivo GLBTI consignó en 2014 ante la Asamblea Nacional el Proyecto de Matrimonio Gay. Foto: Contrapunto / Dagne Cobo -
  •  
  • Daniel Rojas
  • Martes, 21 de Julio de 2015 a las 6:08 p.m.

Progresivamente, los venezolanos reconocen como justa la batalla que la comunidad sexo-género diversa emprende para lograr la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo

En las calles caraqueñas la discusión comienza a tomar forma. Lo que hasta hace un par de años era un tema tabú, ventilado únicamente en sitios “de ambiente”, ahora se pregunta, discute, aprueba o desaprueba en la cotidianidad. La idea de validar que dos hombres o dos mujeres se casen aún sorprende a algunos, incluso irrita, es un tema espinoso, pero también significa para muchos otros un acto de justicia postergado por la mayoría de los Estados, como Venezuela.

Fuera del guetto en el que se lo abordaba, la idea de unir legalmente a personas del mismo sexo, a través del matrimonio civil igualitario, cuenta, entre sus detractores más férreos, con el conservador argumento religioso-moral, basado en la tradición judeo-cristiana, que es esgrimido por los ortodoxos como comienzo y final de la discusión.

No obstante, la comunidad sexo-género diversa venezolana, conformada por gays, lesbianas, bisexuales, trans e intersexuales (GLBTI), ha decidido hacer visible y política su histórica lucha y, entre otras acciones, el 31 de enero de 2014 consignó ante la Asamblea Nacional (AN) el Proyecto de Matrimonio Civil Igualitario, que contempla una modificación parcial del Código Civil Venezolano.

El proyecto se centra en la modificación parcial del artículo 44 del referido código, el cual establece que solo podrán contraer matrimonio un hombre y una mujer. La norma dicta que “el matrimonio no puede contraerse sino entre un solo hombre y una sola mujer. La Ley no reconoce otro matrimonio contraído en Venezuela sino el que se reglamenta por el presente Título, siendo el único que producirá efectos legales, tanto respecto de las personas como respecto de los bienes”.

Así las cosas, en enero de 2014 unos 47 colectivos defensores de los derechos de los no heterosexuales recabaron más de 21.000 firmas en todo el país, en apoyo a la iniciativa surgida de manera popular.

Un año y medio después, aunque el documento no ha sido sometido al correspondiente debate parlamentario, el ambiente popular está caldeado y de ser un concepto en abstracto, el matrimonio homosexual ahora es defendido o rechazado a viva voz.

Entonces, ¿qué dice la gente?

Contrapunto recorrió, este martes, las calles caraqueñas para pulsar la opinión de los ciudadanos y así darle rostro y voz representativa al polémico tema. De diversas edades, situación socio-económica y sexos, la gente habló.

“Estoy totalmente de acuerdo con el matrimonio igualitario. Todos tenemos derecho a ser felices y a tener los mismos derechos a nivel legal. Esto no es por cumplir un capricho, sino que las parejas del mismo sexo también necesitan un seguro, también necesitan una herencia y otras cosas a nivel jurídico”. Sorely Mora (19), estudiante de Artes Plásticas.


"Cada quien en lo suyo, pues. Si se quieren casar, que se casen. Si en otros países se pudo hacer, acá también". Yomar Ribas (28), graffitero.


“No estoy de acuerdo en ningún sentido con ese matrimonio. Hombre y mujer es lo legal, porque cuando Dios creó al hombre y a la mujer, él mismo fundó el matrimonio. Los que creen en Dios pueden hacer una investigación y pueden ver que Dios creó el matrimonio y lo estableció entre un hombre y una mujer”. Santos López (56), vendedor de raspados (helados) y seguidor de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.


“Estoy de acuerdo, porque todas las personas tienen derecho a unirse si lo desean. No se debe juzgar ni ver de una manera negativa. Además, la igualdad de género no abarca solamente a las mujeres, sino la decisión de con quien quieres casarte y compartir tu vida”. Mónica Ovalles (18), estudiante de Danza Contemporánea.


“No estaría de acuerdo, porque se rompería la ética en la sociedad, porque sería romper con el equilibrio social. Deberían vivir en pareja, pero sin la parte jurídica. En una sociedad se debe preservar la moral, porque si no la sociedad se derrumba”. Juvenal Sifontes (60), vendedor de libros.


“Estoy de acuerdo, porque cada persona tiene derecho a decidir a quién amar y con quién permanecer el resto de su vida. Importa que se amen y puedan vivir en armonía. No puede ser que eso sea solamente un privilegio para los heterosexuales. Más les vale que en Venezuela se legalice el matrimonio. Acá hay una movida desde abajo y nosotros tenemos que exigir ese derecho”. Fabiana Ruíz (19), estudiante de Danza Contemporánea.


“No estoy de acuerdo. Me gusta que se case un hombre con una mujer, porque las cosas son así, es hombre con mujer”. Esperanza Castro (62), trabaja en Supra Caracas.


“Sí, sí estoy a favor, porque cada quien debe tener su propia personalidad y si están de acuerdo, entonces está bien”. Camelia Salas (57), secretaria, madre y abuela.


“Sí, estoy de acuerdo, no es algo malo. Hay gente exitosa que viene de matrimonios gays. Mira, yo creo en Dios y la Iglesia está en contra de la homosexualidad, pero yo digo que si Dios nos hizo iguales, ¿por qué no podemos compartir las cosas que han nacido de Dios? Si todo nace de Dios, esto también debe ser obra de Dios, y eso no los hace ni mejores ni peores personas”. Robert Bastidas (33), abogado.


“Cada quien con su religión, ¿me entiendes? Pero la verdad, no estoy de acuerdo, porque, bueno, eso se ve feo”. Angelo Mejías (20), lunchero. Pidió que su rostro no apareciera en la gráfica.


“No estoy de acuerdo, porque la cultura y tradición de nosotros es hombre con mujer. Pero en el aspecto legal sí estaría de acuerdo. O sea, yo no soy muy machista, pero me gustan las mujeres”. Ramón Díaz (62), vigilante de la Cruz Roja.


“No estoy de acuerdo con el matrimonio igualitario, porque siento que habría más divorcios que personas que de verdad se quieran casar para siempre. Tampoco estoy de acuerdo con las marchas, porque muchos lo hacen para festejar, por irse de rumba, y todo tiene que tener un propósito. En Venezuela nos falta madurar un poco”. Robert Villarroel (23), vendedor. También pidió no aparecer en la fotografía.


“Totalmente de acuerdo, lo apoyo, porque el amor es una manera de expresarse, indistintamente del sexo de la persona. Pienso que debe aprobarse y no estoy de acuerdo con que se tome este tema como un juego. Esto sería un avance en cuanto a la situación país”. Manuel Delgado (20), estudiante de Relaciones Industriales.


“Estoy de acuerdo, pero siempre y cuando sean personas que tengan tiempo como pareja y que tengan estabilidad, porque cuando a uno de los dos le pasa algo, el otro puede quedarse sin nada, en la calle, y perdería todo lo que en pareja compraron”. Omar Rodríguez (26 años), estudiante universitario de Administración.


“De ninguna manera apoyo eso, ni el sexo tampoco. Dios no me ha dado el dolor de darme una familia así y no estoy de acuerdo, de ninguna manera”. María Siso (80), ama de casa. Luego, indignada, se dio la vuelta y siguió su camino.

¿Por qué legalizar el matrimonio civil homosexual?

De aprobarse el matrimonio civil igualitario en Venezuela, el Poder Legislativo garantizaría a la comunidad GLBTI las protecciones básicas que tienen las parejas heterosexuales con relación a la custodia infantil, los derechos de herencia, incluir en el seguro médico a su pareja, entre otros.

Durante los últimos años, los movimientos sexo-género diversos criollos han logrado algunos avances jurídicos, como la inclusión de la no discriminación por orientación sexual e identidad de género en la Ley Orgánica del Poder Popular (artículo 4, año 2010), la Ley Instituciones del Sector Bancario (artículo 173, año 2010), la Ley para la Regularización y Control de los Arrendamientos de Vivienda (artículo 14, año 2011), la Ley Orgánica contra la Discriminación Racial (artículo 50, año 2011), y la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (artículo 21, año 2012).

Países como Estados Unidos, Argentina, Irlanda, Holanda, Bélgica, España, Canadá, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Portugal, Islandia, Dinamarca, Francia, Brasil, Uruguay, Nueva Zelanda, el Reino Unido y Luxemburgo ya legalizaron el matrimonio homosexual, entre otras garantías sociales para gays, lesbianas, bisexuales, trans e intersexuales.

Fotos: Dagne Cobo

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/