http://www.e-bolivar.gob.ve/

Lunes, 26 de Junio de 2017

Contrapunto.com

Investigación

Muertes registradas en el barrio Isaías Medina Angarita encendieron las alarmas

Luego de la muerte de los Cruz Durán: En Catia la gente le cogió miedo a la yuca

Luego de la muerte de los Cruz Durán: En Catia la gente le cogió miedo a la yuca
Afirman que sí hay venta de yuca amarga y dicen que los comerciantes chimbos la sustraen de la basura - Foto: Ángel Dejesús
  •  
  • Rosibel Cristina González
  • Martes, 21 de Febrero de 2017 a las 4:08 p.m.

El kilo bajó de 1.500 a 800 bolívares. Policaracas se desplegó en la zona para verificar los permisos. Siete camiones fueron puestos a la orden de este cuerpo de seguridad por presuntamente no cumplir con los requisitos exigidos para la venta

La muerte de varios integrantes de la familia Cruz Durán en el barrio Isaías Medina Angarita, debido al consumo de yuca amarga, alertó a los consumidores y echó por tierra la venta de este alimento. La Policía de Caracas desplegó un operativo en la zona para revisar los permisos de los vendedores informales.

Lea también Cuatro miembros de una familia murieron por comer yuca amarga

Contrapunto realizó un recorrido por las principales calles de Catia, donde prolifera la venta informal, y constató que pocos puestos ofrecían yuca.

Un funcionario de Policaracas informó: “Fue el comisionado Robinson Navarro quien, en horas de la mañana de hoy martes, desplegó un operativo de 30 uniformados para constatar la permisología correspondiente, así como la guía para la comercialización de la yuca".

Este martes en la mañana "comenzaron a llegar los camiones despachadores, muchos de ellos vienen de los mayoristas de Coche y devolvimos siete camiones que están en averiguación a través de nuestro comando policial, según lo ordenó el comisionado Robinson”.

El uniformado refirió que, en la zona, “hay muchos vendedores colombianos y haitianos que usan la modalidad de venta por libras. Cargan un peso calibrado a esta modalidad y engañan a los comensales: les ofrecen hasta tres kilos de yuca por tan solo mil bolívares y lo que se llevan realmente son 450 gramos. Es allí cuando nosotros lo corroboramos con un kilo de harina pan y se caen”.

Durante el recorrido, un comerciante acotó que algunos buhoneros venden "trocitos de yuca, de esas que uno bota, en la tardecita", y con ellos preparan bolsitas y las venden.

De dónde viene la yuca en Catia

Unos dicen que la yuca procede de Tucaní, en el occidente del país; otros aseguran que viene de Upata, pero lo cierto es que cada comerciantes defiende su rubro y asegura que vende “yuca de calidad”.

Este tubérculo ha dado de qué hablar desde inicios del año 2015 hasta la fecha. Hoy por hoy, se ha convertido en el alimento que sustituye, incluso, la harina de maíz para las arepas, o incluso el pan. Mientras otros rubros alcanzan precios inasequibles, el kilo de yuca se ha mantenido entre 500 y 1.500 bolívares.

De la sopa y la parrilla, al pan nuestro de cada día

En las calles Argentina, Colombia, El Cristo y Los Flores de Catia se consigue de todo. También, la yuca, aunque más económica: el precio del kilo bajó a 800 bolívares, e incluso en algunos puestos se ofrecían este martes hasta tres kilos por mil bolívares.

Un comerciante refirió que, "después del suceso de la familia, ya hoy no se ven casi puestos de yuca porque la Policía de Caracas los mandó a recoger; sobre todo, porque no tienen permiso”.

Consultado por Contrapunto, detalló que "los legales" venden yuca buena. De acuerdo con su experiencia, "la mala" (amarga) "proviene del oriente del país, de esa que se usa a para hacer casabe. Yo la diferencio por la concha: es difícil de quitar y dura muchísimo en ponerse blanda, el agua se pone amarilla. Usted sabe que una yuca es buena cuando su jugo no es amargo, se pica al momento y se pela con facilidad”.

El comerciante mostró un pedazo de yuca mala.

En el puesto de este comerciante coincidieron varios compradores, quienes -en su afán de cubrir al menos una de las tres comidas diarias- buscaban su kilito de yuca.

María Muñoz expuso sus razones: “Compro yuca porque no hay harina pan, y yo tampoco tengo para comprarla. No puedo hacer colas para comprar pan y no tengo para moler maíz; prefiero entonces sancochar una yuquita y acompañarla con quesito rallado”.

¿Yuca? Ni con el rabito del ojo

No todos saben diferenciar la yuca "buena" de la "mala". El temor de no saber distinguirla se notó este martes entre algunos catienses.

En medio de la desinformación y la trágica noticia se crearon bromas alusivas al tubérculo. Se escuchó decir, por ejemplo: “Aquí no hay yuca mata gente”, “nos enyucaron con la yuca mala” o “coma cuento, no coma yuca”.

Otros usuarios expresaron: “Eso le pasa a quien no sabe comprar ni diferenciar, pero por si acaso, voy a dejar de comprarla un tiempo”.

No faltaron quienes le reclamaran al Gobierno: “Ellos tienen que tener un control de calidad, inspeccionar de dónde viene realmente esa yuca, controlar mejor el comercio informal e ilegal y desplazar a esos indocumentados que venden y engañan a la gente”.

Lea también La yuca es el nuevo resuelve del venezolano ante la ausencia de arroz y pasta

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/