http://www.facebook.com/OrdenVenezuela

Lunes, 18 de Junio de 2018

Contrapunto.com

Opinión

Puño y letra

El 20-M juguemos a ganador

El 20-M juguemos a ganador
- Foto: Miguel Hurtado - Contrapunto

La única vía pacífica y eficaz para producir el cambio político y sacar a Venezuela de la crisis es la electoral. El liderazgo político opositor está ante la posibilidad real de empujar el cambio democrático en esta hora crucial

Aunque me quedaba cerca de casa, pues vivía con mi familia en Coche, una sola vez fui a ver personalmente las carreras de caballo en el otrora majestuoso y concurridísimo Hipódromo de La Rinconada.


Instado por un amigo, me atreví incluso a probar suerte con la escasa platica que tenía en el bolsillo. Me debatí entre jugar a ganador o a lo que entonces se llamaba placé, una opción que premiaba, pero con menos dinero, a quienes apostasen a un determinado caballo aunque este ganara o llegara de segundo. Le jugué un placé a uno de los favoritos. Por suerte, el animal terminó en el segundo lugar, con lo cual cobré un poquitico más de lo que aposté. Y me fui más que contento de esta primera y única experiencia como jugador en el Hipódromo.

En las elecciones presidenciales del 20 de mayo no tenemos la opción de jugar a placé, de jugar a un segundo lugar, por muy honroso que pueda parecer. O apostamos a ganar con el caballo que según los estudios de opinión tiene las más altas posibilidades de derrotar a Nicolás Maduro, o los venezolanos terminaremos perdiendo lo poquito
que podamos tener, y hasta lo que nos corresponde tener como copropietarios que somos del patrimonio nacional, pero que hoy no tenemos.

De nada sirve a ninguna de las opciones electorales distintas a la del régimen llegar en el segundo puesto. Si gana Maduro, se profundizará su modelo neodictatorial, la destrucción de la economía y de las instituciones republicanas, se agravará y extenderán el hambre y la miseria, la escasez de alimentos, de medicinas y demás artículos de
primera necesidad, se empeorará la crisis de los hospitales, el deterioro de la vialidad y de los ya pésimos servicios públicos, seguirá la robadera y el despilfarro de los dineros del estado, arreciará la persecución política y la represión, se intensificará el aislamiento internacional de Venezuela y, por si fuera poco, se multiplicará el éxodo de connacionales hacia otras tierras en busca de esperanzas de bienestar que no encuentran en su propio territorio.

Consciente de esa circunstancia, hace unos días el candidato Luis Alejandro Ratti declinó su postulación en favor de Henri Falcón y sumó su movimiento a la campaña y al padrón electoral para la defensa del voto.

En la misma dirección y sentido patriótico y democrático, se pronunciaron esta semana importantes figuras y organizaciones de la vida nacional, como el ex secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, Jesús “Chuo” Torrealba y El Radar de los Barrios; los diputados Enrique Márquez, de Un Nuevo Tiempo, y José Antonio España, de Primero Justicia; el ex rector del Consejo Nacional Electoral, Vicente Díaz; el luchador social José Ramón Zacarías y su partido Independientes por la Comunidad Nacional, provenientes del llamado Polo Patriótico; el movimiento social “El Hormiguero”; Ramón Guacuto, coordinador del Movimiento Indígena del partido Voluntad Popular, y Ricardo “El Tío” Fernández, diputado a la Asamblea Nacional por la representación indígena; el ex ministro de la Defensa, general Fernando Ochoa Antich; la luchadora comunitaria Griselda Reyes; la nueva fracción parlamentaria “Cambiemos”, integrada por los diputados Melva Paredes, Timoteo Zambrano, Maribel Guédez, Adolfo Superlano y Mary Alvarez; los dirigentes de Causa R Jesús Yegüez y Arquímedes Gómez, de Sucre, y Robert Torres, del Frente de Trabajadores Petroleros de Anzoátegui, entre muchas nuevas adhesiones a la alternativa de cambio y unidad nacional que lidera Falcón.

Todos ellos comprendieron que la única vía pacífica y eficaz para producir el cambio político y sacar a Venezuela de la crisis es la electoral. Y que de esta carrera, los venezolanos no saldremos premiados si no es apostándole su confianza y sus haberes cívicos al competidor que mayores y mejores posibilidades tiene de ganarla, de conducir al país a una gran victoria democrática.

Si abstenerse es votar por Maduro, no concentrar el voto en una sola candidatura, la más fuerte y unitaria, equivale a dispersar la fuerza electoral del cambio. Es perder el voto y contribuir a que Maduro se cuele por los palos y gane la carrera con la mayoría del país en contra.

El liderazgo político opositor, en sus diversas vertientes, está ante la posibilidad real de empujar el cambio democrático en esta hora crucial. Lo mismo quienes, decididos por la vía electoral, personifican o adhieren otras opciones muy respetables, aunque de escasas o nulas posibilidades de victoria.

Pero si la unidad electoral no la construyen los dirigentes, será finalmente el pueblo el llamado a edificarla con sus votos por el candidato capaz de frenar a Maduro y de dirigir un gobierno de unidad nacional.

El 20M hay que jugar a ganador con Henri Falcón.

@mario_villegas

mariovillegas100@gmail.com

Lee también en Puño y letra: Descubrir el sectarismo | El chavista de la OEA | El privilegio de votar | Sancionados aquí mismito |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/