https://www.navicu.com/

Lunes, 16 de Julio de 2018

Contrapunto.com

Gastronomía

Además de ser un regalo para el paladar es un buen obsequio para llevar a casa de los amigos

Día para preparlo o comprarlo: para italianos y venezolanos no hay Navidad sin panettone

Día para preparlo o comprarlo: para italianos y venezolanos no hay Navidad sin panettone
- Foto: cortesía IEPAN
  •  
  • Rubén Rojas / Chefi Borzacchini
  • Sábado, 23 de Diciembre de 2017 a las 4:33 a.m.

No hay como despertar el 25 de diciembre, como a golpe de las 11 de la mañana, y probar un dulce y esponjoso panettone con una taza de café con leche o chocolate... Aunque igualmente los precios se han vuelto prohibitivos, hay opciones

Según algunos historiadores este pan nació, una Nochebuena, en la corte de Ludovico El Moro, señor de Milán desde 1494 hasta 1500. La cena de Navidad del duque cerraría con broche de oro gracias al delicado postre que el pastelero de palacio había llevado al horno, al momento de sacarlo del horno, se dieron cuenta de que se había quemado.

Después de unos minutos de terror, y antes de ver arruinado el lujoso banquete del amo, uno de los ayudantes de la cocina, de nombre Antonio, propuso elaborar un pan dulce muy bien leudado, lleno de fruta confitada y mantequilla que fue llevado inmediatamente al duque.

El inusual postre tuvo un enorme éxito y Ludovico preguntó al cocinero quién lo había preparado. El cocinero le presentó al duque al joven Antonio, quien confesó que ese postre todavía no tenía nombre. El señor entonces decidió llamarlo Pane de toni.

Mientras que una romántica leyenda explica que el origen de este pan y su nombre surge alrededor de 1490, cuando un joven aristócrata, Ughetto Atellani de Futi, se enamoró de la hija de un pastelero de Milán. Deseoso de demostrarle su amor se hizo pasar por aprendiz de pastelero e inventó un pan azucarado con forma de cúpula con frutas confitadas y aroma de limón y naranja. Los milaneses encantados con el dulce manjar empezaron a acudir en masa a la pastelería a pedir el “pan de Toni”, pues así se hacía llamar el falso ayudante, de ahí vendría el nombre de panettone.

Sea cual sea la verdadera historia, se convirtió, gracias a la industrialización y a las migraciones, en el pan tradicional de Navidad, primero en Italia y luego en el resto del mundo.

Panettone de naranja, una delicia para saborear el 25 de diciembre

Juan Carlos Bruzual, del Instituto Europeo del Pan, explica que “un panettone debe ser suave y esponjoso, su miga debe tener grandes alveolos, y al trocearlo con la mano debe deshilacharse”.

“Debe saber a pan dulce” continúa Bruzual, “y con un ligero aroma de fermento, con el tono lácteo en el retrogusto que otorga la masa madre natural”.

Bruzual ofrece en el IEPAN dos versiones del pan: la tradicional, con frutillas importadas, pasitas maceradas en ron y aroma de frutas cítricas, y la de naranja con barra de chocolate, elaborado con masa madre natural, de miga húmeda suave y esponjosa, con aroma y sabor intenso a naranja y una barra completa de chocolate en su interior, la corteza es de azúcar cítrica.

“Para elaborarlos con masa madre se hace una esponja que se refresca tres veces en un día, al día siguiente se forma el panettone”, aclara el panadero, “el de naranja fermenta unas 16 horas y el tradicional 25 horas, en total son unos tres días de elaboración”.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/