Lunes, 22 de Octubre de 2018

Contrapunto.com

MUNDO CTP

Las fotos que cambiaron al mundo

Día Mundial de la Fotografía y las imágenes que cambiaron al mundo

Día Mundial de la Fotografía y las imágenes que cambiaron al mundo
Las fotografías que impactaron al mundo - Montaje Contrapunto

Hace 179 años la fotografía vio la luz de manos de Luis Daguerre, y desde el 2009 es que se viene celebrando mundialmente los 19 de agosto en recordatorio de ese histórico día del siglo XIX

La fotografía ha sido el elemento de mayor influencia en el registro de la historia de la humanidad, de sus cambios, logros, desaciertos y desastres naturales, que en casi dos siglos, nos ha permitido apreciar lo que en muchos milenios atrás los otros humanos nunca pudieron.

Este sistema de registro visual también ha servido para el archivo de los momentos personales, negocios, viajes, comidas, e incluso, se ha prestado para una modalidad que tiene enfermos a millones: la Selfimanía. Por supuesto, la fotografía al servicio de la ciencia también ha sido uno de sus mejores aportes en las últimas décadas.

Lea también Selfimanía, virales desde selfies famosos hasta selfies mortales

Pero sin duda alguna, la fotografía ha canalizado grandes cambios en el planeta, y uno de ellos fue el giro que dio la humanidad a partir de los bombardeos nucleares efectuados por Estados Unidos a las ciudades de Hiroshima y Nagasaki en Japón durante la etapa final de la segunda guerra mundial.

Explosión de la bomba detonada sobre Hiroshima / Foto: George Caron - Department of Defense

Y los hombres detrás de las cámaras que registraron los sucesos y horrores de las bombas atómicas detonadas las ciudades japonesas, nunca imaginaron que sus imágenes podrían influenciar en uno de los mayores cambios históricos de la humanidad.

Lea también Tsutomu Yamaguchi, el hombre que sobrevivió a las dos bombas nucleares de Japón en 1945

George Caron, Yoshito Matsushige, Yosuke Yamahata y Joe O'Donell captaron esos sucesos de Japón en agosto de 1945, y nunca imaginaron que sus imágenes podrían influenciar en uno de los mayores cambios históricos de la humanidad.

La primera persona en registrar fotográficamente la explosión sobre Hiroshima fue George Caron, que utilizó una cámara Fairchild K-20 desde la cola del bombardero B29 Enola Gay, fotos que fueron utilizadas al día siguiente en millones de panfletos sueltos desde el aire sobre territorio japonés.

Sargento George Caron, artillero de cola del Enola Gay y el único hombre que tomó las fotos que salieron bien desde ese famoso avión de la explosión sobre Hiroshima

La cámara de mano Fairchaiñd K-20, como la usada por Caron desde la cola del Enola Gay

Yoshito Matsushige es uno de los sobrevivientes del ataque en Hiroshima, y que después de salir de los escombros de su derruida casa, se dispuso a fotografiar el momento apocalíptico después del ataque nuclear a esa ciudad.

Para él no fue nada fácil enfrentar esa situación, aunque ya estaba familiarizado con los bombardeos convencionales de los últimos meses sobre territorio japonés “Cuando vi todo esto, pensé que debía hacer una fotografía, así que levanté mi cámara. Pero no pude apretar el botón. Porque aquella escena era tan patética… y aunque yo también era una víctima de la misma bomba, solamente había sufrido heridas menores por fragmentos de cristal, mientras que aquellas personas estaban muriendo. Era una visión tan cruel que no podía forzarme a apretar el botón. Estuve allí de pie, debatiéndome durante unos veinte minutos… hasta que finalmente reuní el valor suficiente para sacar la fotografía.” narra Matsushige.


Yoshito Matsushige junto con su esposa mostrando una de sus fotografía sobre el horror de Hiroshima

Las imágenes captadas por Matsushige realmente fueron impactantes, y pasaron a ser parte del compendio gráfico del horror atómico y que influenciarían posteriormente en la nueva sociedad nacida en la guerra fría por muchas décadas.

Registro fotográfico que pudo hacer Matsushige en los momentos posteriores a la detonación en Hiroshima

Yosuke Yamahata era fotógrafo militar del ejército japonés. Nació en Singapur y estudió en Tokio, y ya con unos años de profesión, se dirigió a Nagasaki con órdenes de documentar toda la destrucción sufrida en el lugar para usarse después como propaganda militar por el Ejército. Él solo durante 20 horas tomó cerca de 119 fotografías con dos cámaras.

Yamahata también tomó fotos en Nagasaki, ciudad a la que llegó de madrugada para captar el horror atómico

Legado de parte de las fotos tomadas por Yamahata que plasmó el horror de Nagasaki y que cambiaría la percepción de la guerra y el futuro


Nuestro tercer fotógrafo destacado es Joe O'Donnel, quien él mismo relataba que fue destacado como fotógrafo de los Marines en septiembre de 1945 y que utilizó su cámara personal para registrar las imágenes del desastre en Nagasaki.

Su foto más conmovedora es la de un niño en Nagasaki que, con la mirada fija en el vacío, transporta sobre su espalda el cadáver de su hermano pequeño al crematorio.

Icónica fotografía atribuida a O'Connel captada en Nagasaki y con el título original "Brothers at Cremation Site" pero mostrada al mundo en los años 80's

A partir de 1949 O'Donnell fue supuestamente el fotógrafo oficial de la Casa Blanca bajo los mandatos de Harry Truman, John F. Kennedy y Lyndon B. Johnson.

Lo curioso, es que no se reportan registros oficiales de que el marine O'Onell fuera destinado a Nagasaki en 1945. Tampoco hay constancia de que haya trabajado en La Casa Blanca. Lo cierto es que la foto que mostró al mundo décadas después se le sigue atribuyendo su autoría.


Controversial y paradójico, Joe O'Donell murió en el 2007 y nunca se retractó de su versión como fotógrafo en Nagasaki y en La Casa Blanca


A partir de este momento histórico y el testimonio fotográfico, se sucedieron eventos que definieron una nueva geopolítica mundial, nuevas tecnologías, nuevas sociedades, pero incluso, el génesis del más largo conflicto del planeta: La Guerra Fría.

Las imágenes de las bombas detonando sobre esas ciudades japonesas, infraestructuras destruidas, muertos y heridos, han quedado grabadas para siempre. Su horror infundió un genuino miedo que forjó el nuevo pensamiento militarista y una insospechada carrera armamentista, que a su vez, generó un nuevo modelo económico que luchaba posición entre los recientes comunismo, socialismo y capitalismo.

La psicosis general fue imparable. El nuevo orden mundial nacía del horror fotografiado.

Fotos que captaron la luz ,y que dieron luz al mayor cambio del planeta del último siglo.