https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Contrapunto.com

Opinión

Diversidad en perspectiva | Pensamiento crítico contra las discriminaciones modernas

Despenalización del aborto y derechos circunstanciales

Despenalización del aborto y derechos circunstanciales
-

En América Latina el aborto sigue siendo uno de los temas más polémicos en cuanto a la situación social de la mujer, tanto que en algunos países el tema ni siquiera se discute

Aun en la actualidad, en los diferentes ámbitos de sociabilidad y principalmente dentro de los círculos académicos y de poder, hay quienes afirman que la situación social de la mujer, sus derechos y los procesos de victimización, desigualdad y discriminación a los que se enfrentan no son problemas “reales”, que estos “siempre han existido” y por tanto, no deberían constituir una preocupación ni ser atendidos hasta no haber sido resueltos los problemas coyunturales que afectan a la sociedad, es decir, aquellos que afectan directa e indirectamente a los hombres.

Uno de estos ámbitos tradicionalmente postergado, obviado y desatendido ha sido la salud sexual y reproductiva de las mujeres; pese a que se enfrentan a la violencia sexual, a altos índices de embarazo adolescente, muertes maternas, muertes por el sometimiento a abortos clandestinos en condiciones de inseguridad, así como, a la profundización y feminización de la pobreza; los hombres alrededor del mundo son quienes siguen tomando decisiones sobre el cuerpo de las mujeres, castigando la sexualidad, imponiendo la maternidad, pero también penalizando la interrupción voluntaria del embarazo.

En América Latina este sigue siendo uno de los temas más polémicos en cuanto a la situación social de la mujer, en algunos países el tema ni siquiera se discute, en otros es abordado desde criterios religiosos y por tanto rápidamente desestimado, así mismo, algunos países prohíben las interrupciones del embarazo en todos los supuestos con condenas que alcanzan hasta los 30 años como es el caso de El Salvador, Haití, Honduras Nicaragua y República Dominicana.

Chile es un ejemplo de ello, en 1989 durante la dictadura de Augusto Pinochet el aborto fue criminalizado en toda circunstancia y penalizado con hasta cinco años de prisión. Durante años los movimientos de mujeres han exigido la despenalización de la interrupción del embarazo, sin embargo, la iniciativa fue atendida el 31 de enero de 2015 por Michelle Bachelet, lo que generó conflictos y resistencias por parte de oposición política, pero también dentro de su propia coalición. El debate sobre el aborto duró 2 años y medio, el proyecto de ley fue aprobado por la Cámara de Diputados y el Senado a principios de agosto de 2017 pero debía ser avalada por el Tribunal Constitucional luego de que el partido Vamos presentará impugnaciones contra la normativa para declararla inconstitucional.

No fue sino recientemente que el Tribunal Constitucional rechazó los reclamos del sector conservador y dio luz verde a la ley que despenaliza el aborto para ser promulgada por la presidenta Michelle Bachelet, sin embargo, este fue condicionado. De acuerdo a esta legislación el aborto se permitirá solo en tres circunstancias: en caso de riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal o violación; circunstancias específicas que cuenta con el apoyo del 70% de la población chilena, según una encuesta del Centro de Estudios CADEM realizada en julio de 2017 a 705 personas.

Ahora, si bien es cierto que este hecho constituye un logro de los movimientos de mujeres y supone un avance en lo que refiere a sus derechos, no puede perderse de vista que estos continúan estando supeditados a la voluntad de “otros”. Las mujeres siguen sin ser dueñas de sus cuerpos y por tanto de sus decisiones, se mantienen sometidas a un tutor (Estado) que vela porque esta cumpla con la expectativa social que se le ha impuesto y, solo este es capaz de autorizar la apertura de ciertas válvulas de escape que permitan liberar la presión pero manteniendo el engranaje de la maquinaria de la desigualdad.

La despenalización total sigue siendo el objetivo de los movimientos de mujeres, en Chile, sin embargo, esta no cuenta con altos índices de aceptación; según la encuesta de CADEM solo 22% cree que la mujer debería tener derecho a abortar bajo cualquier circunstancia y el 16% no lo aprueba bajo ninguna circunstancia. Ante ello, en Chile como en toda América Latina la despenalización total implicará arduas y largas luchas pues, nuestras sociedades siguen sin convencerse de que las mujeres tienen derechos y que son ellas quienes deben decidir sobre sus cuerpos.

Lee también en Diversidad en perspectiva | Pensamiento crítico contra las discriminaciones modernas: El culto de la belleza y la cultura miss | Masters of sex y los prejuicios no superados | Muriendo por ser mujer | Todos para una y una para todos: La cultura de la violación |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/