http://www.venamcham.org/

Sábado, 25 de Febrero de 2017

Contrapunto.com

Especiales

Contagiado de Neorrealismo

De un joven García Márquez en Roma

De un joven García Márquez en Roma
"El Gabo en Roma". Foto de la Escuela de Cine de Roma. - Foto: Cortesía de Lis Sánchez.
  •  
  • Nelson González Leal
  • Domingo, 17 de Abril de 2016 a las 6:01 a.m.

Roma, la ciudad del Coliseo y de las duras historias del neorrealismo, testimonió el paso de la creatividad literaria y la agudeza periodística del escritor colombiano Gabriel García Márquez, relatadas en este reportaje de Lis Sánchez

Cuando, en julio de 2012, Jaime García Márquez confirmó que su hermano Gabriel -mejor conocido como "El Gabo" por quienes lo leyeron o "Gabito" por quienes lo amaron, ¿o sería al revés?- padecía de demencia senil, sobre toda Latinoamérica comenzó a extenderse la sombra de una soledad que podría durar mucho más de cien años, y cuando el 17 de abril de 2014 se anunció su muerte física -porque lo que sucedió en realidad, y esto todos sus lectores lo saben, fue que El Gabo ascendió por los cielos al lado de Remedios, la bella- el cielo del mundo comenzó a poblarse de mariposas amarillas, que terminaron por concentrarse todas en los patios de Aracataca. Y sobre cada uno de los lugares donde este Nobel escritor colombiano vivió volaron también las mariposas, a pesar del descuido y de cierto olvido joven. Roma fue una de estas ciudades, pues ella fue escenario del tránsito de la pluma y la imaginación real y mágica de Gabriel García Márquez. Este paso de El Gabo por la città es recreado por nuestra corresponsal Lis Sánchez, a propósito del cumplimiento de los dos años de su muerte, en un completo reportaje que incluye documentos hasta ahora no publicados que se relacionan con el escritor colombiano, como la carta de amonestación que le envió el director de la escuela de cine de Roma por sus 58 inasistencias a clase.

Pero no sólo la Escuela Experimental de Cinematografía, el Vaticano, las playas de Torvaianica, el Coliseo o la Vía Nazionale de Roma sustentaron los pasos de este señor de Aracataca para dar materia a su arte literario y a su agudeza periodística, hubo otras ciudades importantes para El Gabo, otros espacios fundacionales, como nuestra capital Caracas. Sí, Caracas, la otrora ciudad de los techos rojos, inundó también con sus ruidos y colores los sentidos de Gabriel García Márquez y logró inundarlo de realismo mágico: San Bernardino, El Silencio, los alrededores del Panteón, Sabana Grande, fueron lugares que animaron la pluma del escritor y la curiosidad del periodista, y esto lo leemos en la crónica El Gabo a dos máquinas en la ciudad de la infelicidad, de Natasha Rangel.

Para disfrutar de estas aproximaciones a El Gabo hagan clic en la imagen que sigue:


Lee también: El Gabo a dos máquinas en la ciudad de la infelicidad

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.e-bolivar.gob.ve/