https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Lunes, 22 de Octubre de 2018

Contrapunto.com

Gastronomía

Aunque advierte "que no se puede ni se debe comer carne todos los días"

Con el "show de la vaca" del argentino Dante Ferrero hasta los vegetarianos comen carne

Con el
El chef argentino, radicado en México y conocido por su ritual de asar reses enteras en público, dice que huye de la tecnología y que ha optado por mantenerse fiel a la elaboración de parrillas básicas - Fotos: EFE
  •  
  • EFE
  • Sábado, 28 de Abril de 2018 a las 12:04 a.m.

El "chef del fuego" asará, por primera vez fuera de América, su vaca número 40 en una plaza de Tolosa, en el País Vasco. A pesar de haber tenido oposición de parte de animalistas, manifiesta la postura de que "somos animales que comemos animales"

Conocido por su ritual de asar reses enteras en público, el argentino Dante Ferrero reivindica el componente "primitivo" de esos eventos que deleitan a carnívoros apasionados y que incluso han tentado a muchos vegetarianos a los que les ha encantado porque ese sabor "está en nuestro recuerdo".Poco antes de presentar su ponencia en las jornadas teóricas de "Haragi" en la sede del Basque Culinary Center (BCC) en San Sebastián (norte), Ferrero manifiesta en una entrevista con EFE, la "emoción" que siente ante el I Encuentro Internacional de la Carne y la Brasa que reúne este fin de semana en la localidad de Tolosa a referentes de la parrilla nacional e internacional.

"Muchos vegetarianos han visto el 'show de la vaca' y han dicho: 'No como carne, pero esto no me lo puedo perder, y les encanta", asegura el chef argentino afincado en México.

"No lo reconocen, pero ven carne y salivan porque ese sabor está en nuestro recuerdo", añade Ferrero en la víspera de su participación en un encuentro organizado por el BCC, el Gobierno regional vasco, y el Ayuntamiento de Tolosa.

Mañana el "chef del fuego", como también es conocido en Monterrey, donde se instaló desde su Patagonia natal, asará, por primera vez fuera de América, su vaca número 40 en una plaza de Tolosa, un momento que supone también su retorno al País Vasco tras una corta estancia para formarse con Juan Mari Arzak.

Todo empezó hace unos cuatro años como "un desafío personal" para ver si era capaz de asar una res entera, pero a la gente le gustó y se lo pidieron una y otra vez hasta que fue bautizado como el "show de la vaca".


Normalmente elige el ejemplar o pide una res con unas características determinadas, pero la de Tolosa va a ser una "sorpresa" de la que lo único que conoce es que será de la rama "bos taurus", la utilizada en Europa, y que "seguro que es buena", ha indicado.

"Todo el ritual de cocinar así un animal tiene mucho de primitivo", explica Ferrero que huye de la tecnología y ha optado por mantenerse fiel a parrillas "básicas", sin dispositivos eléctricos que facilitarían la colocación de una ejemplar de 300 kilos.

Incluso el transporte de la vaca desde el camión que la traslada al lugar del asado hasta la parrilla es manual. "El momento en el que se carga es muy salvaje. La gente que me ayuda hace muchos esfuerzo porque no se puede agarrar al animal por las patas porque se escurre. Hay que ponerlo al lomo, hay que apoyarse, mancharse la chaquetilla", describe.

En el arte parrillero lo "más difícil" es integrar las variables de diferentes temperaturas porque el colágeno requiere un calor menor que el necesario para conseguir la caramelización perfecta de un corte, por ello solo cabe "paciencia y dedicación", receta Ferrero.

Esta liturgia carnívora le ha creado algún incidente con colectivos animalistas en lugares como Los Ángeles (EEUU), donde acudieron manifestantes con pancartas a uno de sus asados, pero Ferrero considera que "somos animales que comemos animales" y lo que debe preocupar "un poco más es cómo se cría el ganado, que no sufra".

"Hay que producir de forma sostenible y no se puede ni se debe comer carne todos los días", advierte.

Asar una vaca entera es "mostrar un respeto al animal" y salir de la "frialdad de verlo en una bandejita colocado en un supermercado", concluye.

Aunque no se plantea por el momento abrir un restaurante en España, algo que le "encantaría", cree que "saldrán cosas de la cita de Tolosa", adonde acude más ilusionado como "oyente" y para probar el producto de sus colegas parrilleros, que como protagonista.


http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/