https://www.somosbelcorp.com/

Domingo, 19 de Agosto de 2018

Contrapunto.com

Arte y Cultura

La Bolívar cerró su celebración 40 aniversario con un concierto de generaciones

Eran 11 músicos y ahora son millones, ese fue el bosque de orquestas que soñó J.A. Abreu

Eran 11 músicos y ahora son millones, ese fue el bosque de orquestas que soñó J.A. Abreu
Guiado por la imagen y el espíritu del maestro José Antonio Abreu, tío, tutor y maestro del joven Andrés David Ascanio Abreu dirigió el concierto aniversario este domingo 8 de julio - Fotos: Rafael Briseño - Contrapunto
  •  
  • Chefi Borzacchini / Marianny Aponte
  • Domingo, 08 de Julio de 2018 a las 6:53 p.m.

Hace 40 años se creó la Sinfónica Simón Bolívar, agrupación pionera del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles, modelo artístico de excelencia musical, base del programa pedagógico y social fundado por José Antonio Abreu

Fue un domingo de emociones encontradas. Para muchos un día de gran felicidad porque siguen juntos, vivos, "luchando, tocando y cantando" en su misma orquesta transcurridos 40 años; para otros, fue una mañana en la que se sintió una buena dosis de nostalgia por los que ya no están en su atril, y por su puesto, algo de tristeza porque aún hay luto por la desaparición física del mentor, del fundador y del "cerebro" y "alma" de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar (La Bolívar, la Pionera): el maestro José Antonio Abreu.

Pero por encima de todas esas variadas emociones se impuso el orgullo, la satisfacción y la alegría inmensa de haber cumplido con la meta de la excelencia; de tener una historia rica en éxitos nacionales e internacionales; de haber recorrido el mundo, en giras e itinerarios artísticos como pocas orquestas de América; de haber sido dirigida por las batutas más renombradas del mundo musical... pero sobre todo, por haber abierto sus filas, prestado sus atriles y compartido sus instrumentos musicales con jóvenes, maestros, profesores, directores de todas las "generaciones musicales" que ha formado El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela durante cuatro décadas.

Así fue el concierto de cierre de la celebración 40 aniversario de La Bolívar este domingo 8 de julio en La sede de El Sistema, en Quebrada Honda, en cuya sala principal, la Sala Simón Bolívar se plantó de nuevo una gran orquesta generacional: fundadores, pioneros, profesores, hijos y sobrinos de los fundadores, nuevos integrantes, músicos de la primera, la segunda, la tercera y la cuarta generación musica. Allí estaban todos cumpliendo con lo que el maestro Abreu les enseñó: "No hay límites para los sueños y tocaremos hasta el infinito", decía.

El concierto fue una combinación de fortalezas; los músicos más veteranos, los fundadores, aportando sus secretos, mientras sus discípulos cuidaron cumplir con las enseñanzas de los maestros, y, también se sintió la nueva y fresca armonía de la juventud, los músicos más jóvenes que se han formado en todas las orquestas de El Sistema en los pueblos de Venezuela, pero siempre siguiendo, a imagen y semejanza de La Bolívar, un mismo patrón, una misma meta: sonar en cada interpretación de manera impecable y tocar como si se tratara del primer y único concierto de sus vidas.

Así sonó Sensamayá, del compositor mexicano Silvestre Revuelta, obra emblemática del repertorio latinoamericano de la Sinfónica Simón Bolívar, y, seguidamente, la Sinfonía Nº 4, de Tchaikovsky, preferida del José Antonio Abreu, y por supuesto, partitura de envergadura para las grandes orquestas.

Pero como en otros conciertos recientes, esta vez también la "nueva savia" de El Sistema, ese semillero que fue sembrado por el maestro, tuvo a la joven batuta de Andrés David Ascanio, hijo de fundadores de El Sistema y sobrino de Abreu.

Eduardo Méndez agradeció al maestro Igor Lanz, quien fuera Director Ejecutivo de El Sistema

Antes de iniciar el concierto, el Director Ejecutivo de la Fundación Musical Simón Bolívar y de El Sistema, Eduardo Méndez Lozada, ofreció palabras de agradecimiento a todos los músicos, a sus familiares por apoyarlos, a los aliados públicos y privados y al Estado venezolano por hacer posible también el éxito de la Sinfónica Simón Bolívar. Pero, además, Méndez rindió tributo al maestro y músico, quien le precediera en el cargo, Igor Lanza quien acompañó al maestro Abreu, desde el inicio de El Sistema, hace más de 43 años, en todas las gestiones, iniciativas, gerenciales y artísticas.

Fiesta en los corazones de El Sistema

Antes del concierto, Contrapunto pudo conversar con músicos y maestros, hoy día algunos de ellos gerentes de El Sistema, que participaron en el concierto aniversario. A continuación sus testimonios.

Eduardo Méndez (Director Ejecutivo de El Sistema, violinista, ex integrante de la OSSB). "Para mí es un orgullo enorme este día, porque además de ser parte del legado que ha dejado el maestro José Antonio Abreu, tengo el privilegio de formar parte de esta familia que hoy está cumpliendo 40 años, en la que muchos de ellos fueron parte de mi formación artística musical con los que compartí escenario también. Ahora estoy del otro lado, apoyando todo lo que tiene que ver con la gerencia de la orquesta, pero esta celebración para nosotros es un hito, una parte importantísima de la historia que yo sé que apenas comienza con estos 40 años".

Músico, violinista, y ahora Director Ejecutivo de El Sistema: Eduardo Méndez Lozada

Ángel Linares (Gerente de la Dirección Ejecutiva, músico, ex integrante de la OSSB). "Estoy profundamente orgulloso, esto es haber cumplido con una cantidad de sueños importantes a lo largo de toda la vida. Cuando yo estaba chamo, mi sueño era estar en 'La Bolívar' y después de todos estos años, haber tenido la posibilidad en el año 1988 de formar parte de esta orquesta, haber comenzado en la institución en 1981 como músico de El Sistema, y ver todo lo que ha recorrido este programa hasta hoy, todos los logros de trabajar con los muchachos como profesor y como músico. Es un orgullo para mí grande porque han sido 40 años de constancia y disfrute también".

El sueño de Ángel Linares desde pequeño era estar en la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar

"Del maestro Abreu me quedó su constancia y tenacidad; de él todos aprendimos que todos los días son importantes, cada minuto es importante, todo lo que quieras lograr debes poner de ti para que definitivamente lo puedas lograr. Las nuevas generaciones tienen el don y la ventaja de haber tenido tres generaciones de aprendizaje, y hoy en día es impresionante ver cómo un niño de 8 o 10 años va muchísimo más rápido que lo que nos tocó a nosotros sacar una partitura... es impresionante y es gratificante", dijo Linares.

Maria Eugenia Prado (violista, formada en El Sistema, integrante desde 1982, de la OSSB). "Todo esto no hubiera sido posible sin José Antonio y sin esos 11 músicos jóvenes que en 1975 creyeron en el maestro y ensayaron con él la primera vez; entre ellos estuvo mi esposo, Carlos Villamizar, quien fue el primer concertino de la orquesta. Del maestro Abreu me quedó inculcado el compromiso con el país, sobre todo en estos momentos tan difíciles es cuando nosotros debemos trabajar aquí. Me quedo en la orquesta hasta que me digan: 'señora, váyase'".

María Eugenia Prado (izquierda) con compañeros de orquesta fundadores de La Bolívar

Maestro Frank Di Polo (concertino y viola de la primera orquesta de El Sistema). "Feliz de estar aquí, muy feliz de compartir con todos mis amigos desde que empezamos hace 40 años en El Sistema, celebrando con risa y con encanto todo el amor que nos estamos dando. Abreu está aquí, siempre con nosotros, tengo muchísimos recuerdos y vivencias con él porque vivimos juntos casi 68 años. Él estará siempre en nuestros corazones y en nuestra alma y esta es la gran obra de él. Qué felicidad es volver y estar aquí, cuando un músico sale y vuelve otra vez a su familia, a sentarse al lado del compañero músico, compartiendo el mismo atril. Es como el hijo pródigo que siempre vuelve a casa".

El maestro Frank Di Polo, principal violista, concertino, fundador y pionero de El Sistema

Rony Morales (violinista de la OSSB y Gerente en la Dirección Ejecutiva). "Hoy es un día muy especial para mí y para todos mis compañeros, imagínate 40 años de historia, formar parte de esta gran familia que creó el maestro José Antonio Abreu para nosotros es un gran honor. Mucha felicidad, muchos recuerdos, muchas nostalgias pero también mucha alegría. Es mirar hacia el futuro y saber que si hemos alcanzado esta historia de 40 años es mucho lo que está por delante. Es mucho el ejemplo que hay que dar y que hay que seguir contribuyendo con todos los niños y jóvenes del país para que algún día puedan estar en estas orquestas".

Del maestro Abreu, expresó, "recuerdo sus enseñanzas en la oficina, en el trabajo diario y también las enseñanzas musicales, esa búsqueda de la excelencia, siempre, eso para él era una de las metas a alcanzar. Para nosotros era un temor trabajar con él, en el sentido de que todo tenía que estar perfecto y eso es un legado que nos dejó, una formación que es ahora nuestro norte y nuestra manera de hacer las cosas y de hacer y obrar en nuestro trabajo diario".

Rony Morales mira hacia el futuro y está seguro de que queda mucho más por delante

Ivan Hernández (percusionista fundador, maestro de El Sistema). "Es un orgullo estar aquí, 40 años en la orquesta y 43 en El Sistema, pese a las vicisitudes y todo lo que ha transcurrido todos estos años. Estar acá, todavía activo y disfrutando con tres generaciones, es todo un placer para mí, celebrar con mis profesores y con mis alumnos también, con mi hijo que nació durante mi permanencia en El sistema y hoy pertenece a él, y espero poder seguir celebrando los 40 que vienen".

Iván Hernández, papá, e Yván Hernández, hijo, ambos pertenecen a la familia de El Sistema

"Son tantas cosas que uno puede recordar de José Antonio Abreu, porque en todo momento fue un maestro, cualquier conversación que tuvieras con él te enseñaba algo. Su tenacidad y compromiso y siempre mirar hacia delante y ver por la niñez y la juventud, fue su gran mensaje, pero sobre todo el sentido y la importancia de estudiar y de prepararse constantemente para ser mejor y enseñar, y aportarle a las generaciones futuras todo eso que él siempre nos exigía en los ensayos y en lo académico. Ese fue el legado que más me quedó de José Antonio".

Alfredo Rugeles (Director invitado de la Sinfónica Simón Bolívar durante estos 40 años). "Pertenecer por 25 años a la orquesta fue una experiencia fabulosa, de gran aprendizaje, de gran hermandad artística y musical y para mí son años inolvidables y de experiencias muy bellas, con grandes solistas que tuve la suerte de acompañar en giras y aquí a nivel nacional" .

El maestro Alfredo Rugeles, uno de los directores venezolanos siempre cerca de El Sistema

"Del maestro Abreu admiré y aprendí la disciplina, el tesón y el querer hacer siempre las cosas mejor, nunca conformarse con lo que ya está y de ir siempre un escalón hacia arriba y seguir trabajando. Estar aquí me hace muy feliz y espero que El Sistema y su orquesta pionera, la Sinfónica Simón Bolívar, sigan propagando su enseñanza aquí en Venezuela y como ocurre en todo el mundo, donde el programa creado por Abreu está sembrado cada vez en más países".

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/