https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

Contrapunto.com

Opinión

Corpus christi

Colores equinocciales

Colores equinocciales
Una multitud celebra el festival del color o Holi en Birmania. - Foto: EFE | Lynn Bo Bo

...en diversas culturas alrededor del mundo, los equinoccios solían coincidir con los tiempos de desarrollo de la siembra y la cosecha y, al igual que los solsticios, estos determinan el cambio de las estaciones; eventos climáticos estructurantes de las formas de relación con el entorno natural, reelaborados en referentes culturales de organización social.

A propósito del pasado Día Internacional del Color, nuestro columnista, Oswaldo Marchionda, ofrece una apreciación histórico-cultural sobre el color y su relación con la transición

La “noche igual” sería lo que traduce el término Equinoccio, suceso que ocurre dos veces por año cuando el Sol alcanza su cenit, propiciando que ambos polos terrestres se localicen a la misma distancia respecto al Astro Rey. Dicho fenómeno permite que la luz proyectada hacia los hemisferios sur y norte sea de proporciones similares. Durante su ocurrencia, la noche tiene la misma duración que el día en toda la tierra. Acontecimiento atmosférico extraordinario que no ha pasado desapercibido para la humanidad —por la incidencia que en ella tiene— y por su genio para la construcción y reelaboración simbólica de su experiencia vivida, configurada en obras que la trascienden.

En las sociedades ancestrales que basaron su subsistencia en la agricultura como modelo, los saberes asociados a los movimientos solares eran indispensables para la planificación de la vida cotidiana, ya que el conocimiento de cómo se comporta el contexto ecológico resultaba imprescindible para lograr los equilibrios necesarios con la naturaleza, en tanto se reconocían parte de ella. Debido a tan sabios procederes, en diversas culturas alrededor del mundo, los equinoccios solían coincidir con los tiempos de desarrollo de la siembra y la cosecha y, al igual que los solsticios, estos determinan el cambio de las estaciones; eventos climáticos estructurantes de las formas de relación con el entorno natural, reelaborados en referentes culturales de organización social. La moda, por ejemplo, es resultado de la industrialización de algunos de estos referentes, en tanto tendencia que depende, entre otros factores, de los cambios climáticos para vestir el cuerpo.

Los equinoccios representan la complementariedad simbólica de la madre natura: luz y sombra, oscuridad y claridad en condición equivalente. Por esta razón se ha considerado el 21 de marzo para la celebración del Día Internacional del Color, fecha que coincide con el equinoccio de marzo o de primavera en el hemisferio norte, asumiendo dicha complementariedad como la génesis de la escala de coloración.

En el caso venezolano, el acontecimiento significativo que coincide con estas fechas es la Semana Santa, debido a que buena parte de las manifestaciones tradicionales asociadas al cultivo de la tierra y religiosidad popular están asociadas a los solsticios; las celebraciones a San Juan Bautista y la Natividad de Jesús son dos casos emblemáticos. Es tanta la influencia de los acontecimientos atmosféricos en la realización cultural humana que la celebración de los nacimientos de dos de las figuras más importantes de la religión judeo-cristiana y la conmemoración del sacrifico de una de ellas, coincide con dichos eventos. Coincidencias que no son inocentes.

Imagen del Presidente Nicolás Maduro como Judas. Foto: Rafael Briceño

Para finalizar la Semana Mayor, la creación popular ha hecho tradición la quema de Judas, acto de justicia colectiva contra aquél que traicionó a su maestro y quedó condenado para la historia. Justicia como forma de generar armonía en los grupos sociales, un valor determinado para el bien de la comunidad, así como los equinoccios y su gama de colores reequilibran el ambiente. También una forma de expresión de descontento hacia personajes representativos de dichos grupos, considerados en su momento, responsables de los desequilibrios. Líderes políticos locales y globales son resignificados como judas contemporáneos en estos tradicionales juicios. Conmemoración de la histórica tragedia convertida en comedia colorida que apuesta al humor en tono de denuncia y manera diáfana de sobrellevar las adversidades en el presente.

Así como los equinoccios dan inicio a la primavera y al otoño, épocas demarcadas por la renovación de las tonalidades ambientales, bienvenida sea la celebración mundial del color como forma de expresión de las transformaciones por transcurrir.

Lee también en Corpus christi: Cuerpos disciplinados y corporalidades reflexivas | Xiomara con conga y son | Volver a conocer | México tiene ATLAS: una plataforma latinoamericana para creadores escénicos |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/