https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Miércoles, 17 de Octubre de 2018

Contrapunto.com

Vida

Descuidar lo importante para atender lo urgente es una de las siete trampas de la crisis, alerta

Coach Guilian Carlotti: Tomar decisiones con las vísceras es lo peor que podemos hacer

Coach Guilian Carlotti: Tomar decisiones con las vísceras es lo peor que podemos hacer
- Foto: Rafael Briceño - Contrapunto
  •  
  • Vanessa Davies/ vanessa@contrapunto.com
  • Sábado, 29 de Septiembre de 2018 a las 12:03 a.m.

No todo el mundo vive la crisis igual. Lo que marca la diferencia “son los recursos internos”: los valores, el potencial como persona y la forma como se interpreta la realidad

La tentación es grande, porque tenemos las emociones a flor de piel, pero dejar que sea el estómago el que decida es la peor vía que venezolanas y venezolanos podemos tomar. La experiencia familiar, los años de trabajo y de estudio le indican al coach Guilian Carlotti que las vísceras son malas consejeras en situaciones límite.

Si empezamos por el principio, hay que decir que la crisis “es la alteración del orden establecido”, y que la crisis puede ser circunstancial o estructural, detalla Carlotti en entrevista con Contrapunto.

Venezolanas y venezolanos “estamos en una crisis muy difícil de gestionar”, relacionada con la estrechez financiera y la pérdida de libertades, considera. A esa situación se le agrega lo que ocurre en el planeta. “Estamos en un mundo VICA”, o lo que es lo mismo: V de volátil, I de incierto porque los cambios son rápidos y constantes, C de complejo (porque todo está interconectado) y A de ambiguo.

Esto crea el caldo de cultivo para lo que Carlotti llama “las siete trampas de la crisis”, que son:

1) Descuidar lo importante para atender lo urgente. “Las crisis deben estar en las áreas de las vidas en las que se presentan” y no permitir que afecten otras áreas de la vida.

2) Las generalizaciones. “En Venezuela decimos que la economía está dolarizada, pero eso no es cierto”, porque “con 300 dólares vives en Venezuela y con 5 mil en Miami”. Lo que sí destaca Carlotti es que los venezolanos “estamos perdiendo poder adquisitivo, y por eso buscamos moneda dura”.

3) Tomamos decisiones viscerales y no decisiones razonadas. “Hay gente que dice ‘yo me voy, porque ya vivo mal aquí’ y me voy sin un plan, lo que produce tortazo allá y tortazo aquí”.

4) Incertidumbre. La hiperinflación es un excelente ejemplo: “Los venezolanos no habíamos vivido una crisis hiperinflacionaria como esta”, pero “sí podemos investigar lo que han hecho otras personas, otras sociedades”.

5) Falso orgullo. “Las crisis suelen generar falso orgullo cuando consistentemente repito la crisis una y otra vez y la puedo sortear”, detalla. Eso impide mirar con exactitud qué origina la crisis.

6) Dejar decisiones de lado, lo que causa crisis nuevas.

7) Alta propensión a atentar contra los valores personales. “A lo mejor me ofrecen un negocio que no es muy lícito, y lo justifico con el pretexto de que tengo que producir”.

No todo el mundo vive la crisis igual. Lo que marca la diferencia “son los recursos internos”: los valores, el potencial como persona y la forma como se interpreta la realidad.

“Cuando puedo atender mis recursos y puedo sentirme capaz de salir adelante frente a los desafíos, tengo una oportunidad distinta que quien se da por vencido”, compara.

Guilian Carlotti hace referencia a la expectativa hacia el futuro, el entorno y hacia sí mismo. “La expectativa de si yo puedo enfrentar esto o no es lo que determina todo”. La felicidad no depende del poder o del dinero, sino de cómo se percibe la realidad.

Se ha hablado mucho de cómo individuos que soportaron los horrores de los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial lograron mantenerse felices. Ciertamente el entorno venezolano “es un desafío enorme, un reto importante para saber cómo avanzo y cómo resuelvo”, y para eso “hay que conectarse con los recursos y determinar lo importante”.

Es, aunque podría no parecerlo, un momento para emprender en Venezuela, y sobran los ejemplos. Todo dependerá de los lentes con los que veamos las cosas. “Eso es una decisión personal”.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/