https://www.navicu.com/

Miércoles, 23 de Mayo de 2018

Contrapunto.com

Global

La renuncia presidencial de Pedro Pablo Kuczynski cambia drásticamente el panorama político peruano

Otoño amargo en Perú: Cómo entender el caso PPK

Otoño amargo en Perú: Cómo entender el caso PPK
Pedro Pablo Kucsinzki, presidente de la República del Perú, enfrenta este 22 de marzo, una nueva moción para pedido de vacancia. Foto: EFE/Ernesto Arias - Foto: AFP

Sumado a esto, la renuncia de Kuczynski podría afectar el mayor evento político que tendrá Perú este año y que involucra discusiones y toma de posturas con referencia a diversos y graves problemas políticos latinoamericanos, como la propia situación de Venezuela: la Cumbre de Las Américas, que está pauta en Lima para los días 13 y 14 de abril. Incluso con la posibilidad de que fuera aprobada la moción de "vacancia" en esta segunda oportunidad, la Cumbre se ponía en riesgo.

  •  
  • Nelson González Leal
  • Miércoles, 21 de Marzo de 2018 a las 5:53 p.m.

Pedro Pablo Kuczynski (PPK) ha renunciado al cargo, impulsado por la difícil situación política que enfrentaba de cara a una nueva moción de "vacancia presidencial". Contrapunto hace un recorrido por los hechos que llevaron a este final presidencial

El otoño en Perú siempre comienza en marzo. Esta vez no ha sido diferente, el martes 20 de este mes la temperatura comenzó a subir, pero fue ligeramente, y también se presentaron algunas lluvias, según lo informado por el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (Senamhi). Al otoño se le conoce como la estación de las cosechas y, en sentido figurado o literario, se recurre a éste para representar la madurez. Pero hay quienes creen que este otoño peruano será diferente, o que la representación que mejor le cabe es la de la mudanza y caída, la del cambio del follaje antiguo y la recolección de una amarga cosecha, que se inició antes, con tres meses de anticipación, el 24 diciembre de 2017. ¿Y qué es lo que ha agriado este otoño peruano? Pues parece que las veleidades de un clan familiar.

Y no, no hablo exclusivamente de esa familia que ha marcado con profundidad el desarrollo político del Perú, ni tampoco del indulto “humanitario” otorgado a su patriarca, Alberto Fujimori, aunque esto haya sido el indicio mayor de la descomposición. Me refiero a toda la familia política concentrada en el Congreso Nacional y a la forma en que, a partir de septiembre de 2016, comenzaron a reacomodarse las representaciones legislativas, apenas dos meses después de la elección del economista y empresario peruano Pedro Pablo Kuczynski (PPK) como presidente de la República.

Pero veamos, paso a paso, cómo se ha movido la historia para llegar a este otoño amargo.

Congreso de la República del Perú / Foto: Rodolfo Linares

La llegada de PPK, el caso Odebrecht y el pedido de “vacancia presidencial”

PPK se postuló por segunda vez a la presidencia del Perú, como miembro del partido de derecha Peruanos Por el Kambio (PPK), en abril de 2016, y resultó elegido en segunda vuelta contra Keiko Fujimori, hija del ex presidente Alberto Fujimori y presidenta del partido fujimorista desde 2010. PPK venció a Keiko con el 50,124% de los votos.

Con apenas 8 meses en el poder, PPK resultó acusado de ser beneficiario del esquema de sobornos que articuló la empresa brasileña Odebrecht en América Latina y la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía General de Perú ordenó su investigación. ¿De qué se acusa a Kuczynski? Los señalamientos indicaban que: 1.- PPK habría recibido dinero en su condición de primer ministro de Alejandro Toledo, en 2006, a cambio de ayudar a la Odebrecht a obtener algunas concesiones. 2.- Declaraciones del ex representante de la empresa brasileña Odebrecht en Perú, Jorge Barata, indicaban que la compañía había aportado fondos para la campaña electoral de Kuczynski de 2011. 3.- El canal estadounidense La Mira Tv, aseguró en un reportaje que el FBI tenía pruebas de que Kuczynski había recibido, en 2015, un depósito de 4 millones de dólares en su cuenta bancaria personal, emitido por la firma TRG Allocational Offshore LTD, con sede en la isla Gran Caimán.

Interior de la sala de cesiones del Congreso de la República del Perú / Foto: Rodolfo Linares

El 15 de diciembre de 2017 el Congreso del Perú admitió un pedido de “vacancia presidencial”, figura por la que el legislativo puede destituir al mandatario invocando su incapacidad moral o física. Es importante aclarar esto, porque existe la percepción de que a PPK se le está siguiendo un proceso judicial, que necesita evidencias penales. De lo que se trata es de un juicio político, en el que el Congreso debe establecer si el Presidente de la República ha traicionado el mandato que obtuvo de las urnas electorales. El juicio político se rige por el procedimiento parlamentario, es sobre la capacidad moral y ética que tiene la persona juzgada de ejercer el poder en forma democrática. La consecuencia inmediata de este procedimiento, en caso de resultar culpable, es –como se ha dicho- la destitución del cargo presidencial.

Con la decisión de someterlo al juicio político aprobada por 93 votos a favor y 17 en contra, PPK compareció el 21 de diciembre ante el Congreso Nacional para explicar su actuación sobre el único señalamiento que le hizo el poder legislativo: haber recibido 782.000 dólares en pagos de Odebrecht cuando era ministro del gobierno de Alejandro Toledo, a través de su empresa consultora en banca de inversión Westfield Capital.

Kuczynski alegó que había dejado el control de la empresa a su socio comercial Gerardo Sepúlveda, para no causar conflicto de intereses con sus funciones gubernamentales, y que por ello no había tenido conocimiento de los pagos de Odebrecht. Aceptó también que como único accionista de la Westfield Capital, había recibido un dividendo y, por lo tanto, “ganó algo de dinero” con los servicios que la empresa le proporcionó a la constructora brasileña, pero negó haberle otorgado favor alguno mientras ocupó el cargo ministerial.

El clan Fujimori entra en escena. Primera parte: Intrigas palaciegas

¿Bastó este alegato para que el Congreso rechazara el pedido de "vacancia", que no llegó a alcanzar el mínimo de 87 votos necesarios? Si consideramos la conformación política del Congreso para el 21 de diciembre de 2017, vemos que la principal fuerza estaba conformada por el partido fujimorista Fuerza Popular (FP), con 73 escaños del total de 130. Esto quiere decir que aún votando en contra todos los partidos no fujimoristas, alcanzarían apenas 57 votos, 30 por debajo de lo mínimo necesario. En consecuencia, para destituir a Kuczynski era necesario contar con los votos de FP.

El pedido de vacancia a PPK recibió 79 votos a favor, 19 votos en contra y 21 abstenciones. ¿Qué sucedió?

Fuente: Base de datos del Congreso de la República del Perú

En primer lugar, la votación no contó con el respaldo en bloque del resto de los partidos no fujimoristas. En segundo lugar, dentro del FP hubo 10 abstenciones y 61 votos a favor de la "vacancia". Para todos estaba claro que los votos que decidirían debían venir de la mayor fuerza política en el Congreso, quien había manifestado además, por intermedio de su presidenta Keiko Fujimori, la disposición a votar a favor. ¿Por qué no se cumplió con lo expresado por Keiko?, puede ser la pregunta inmediata y simple.

Sin embargo, el asunto no es sencillo, es en realidad mucho más complejo, tanto que en enero de 2018 se produjo un cisma en Fuerza Popular: El hijo menor del clan Fujimori, Kenji, también congresista y miembro del FP, fue expulsado de la bancada, mediante un proceso disciplinario que se le aplicó por no respaldar con su voto la destitución de Kuczynski. Con Kenji Fujimori se fueron otros nueve integrantes del partido y esto provocó que Fuerza Popular perdiera la mayoría absoluta en el Congreso. Y además, que la sociedad peruana volviera a observar las prácticas de corrupción política que se aplicaron durante el gobierno de Alberto Fujimori, de la mano de su principal asesor político Vladimiro Montesinos.

El clan Fujimori regresa a escena. Segunda parte: Pleito de familia

El 24 de diciembre de 2017, a las 6:00 pm, el presidente de la República del Perú, Pedro Pablo Kuczynski, anunció la aceptación del pedido de indulto humanitario que Alberto Fujimori había elevado ante la Dirección de Gracias Presidenciales. 72 horas después de salir librado en el juicio político, gracias a la abstención de Kenji Fujimori y de otros nueve miembros del partido fujimorista, PPK otorgaba esta gracia al patriarca del clan.

Ante esta situación resultaba difícil no creer en las declaraciones y denuncias de la parlamentaria opositora Cecilia Chacón, quien aseguró que Kuczynski había logrado el apoyo de algunos legisladores para evitar ser destituido por el Congreso con la promesa de que liberaría a Fujimori.

Esta negociación quedaría en evidencia incontestable luego de que circularan por las redes sociales, en este mes de marzo, algunos videos y grabaciones de audio que presentan a Kenji Fujimori y a congresista del grupo que éste lidera, en negociaciones con otros miembros del Congreso y diversos funcionarios públicos, para "comprar" la retirada de su apoyo a la moción de "vacancia presidencial". La propia Keiko Fujimori lanzó, el martes 20 marzo, varios mensajes vía twitter para condenar esta acción:

"Con profunda decepción y dolor, el Perú vuelve a ser testigo de negociaciones para la compra de congresistas"

"lamento aún más que mi propio hermano se encuentre envuelto en estas prácticas, que tanto daño nos hicieron como peruanos y como familia"

La pregunta es: ¿Pretende Keiko lavar el apellido familiar con esta postura? O se trata en efecto de un antifujimorismo impulsado por los dos principales asesores de Keiko, Pier Figari y Ana Hertz , quienes le han advertido a la presidenta de Fuerza Popular el riesgo que corre su carrera en caso de un eventual retorno del patriarca al escenario político.

Lo cierto es que el procurador anticorrupción, Amado Enco, ha solicitado al Ministerio Público una "rigurosa investigación para identificar a los responsables de los posibles hechos contra la administración pública" que se observan en estas grabaciones.

El nuevo escenario para PPK y la situación política del Perú

¿Se ha librado Pedro Pablo Kuczynski de su difícil situación? En lo absoluto. Esta última situación de los audios y videos que han circulado por las redes sociales suponen un nuevo y duro golpe contra Pedro Pablo Kuczynski y han impulsado su decisión de renunciar al cargo de Presidente de la República, toda vez que varios congresistas le solicitaron considerar su retiro.

De igual manera, la situación mostrada por las encuestas tornaba cada vez más cuesta arriba la continuidad de PPK en el cargo. Veamos :

La consultora Ipsos realizó una investigación para el diario El Comercio, sobre la imagen de PPK. Los resultados arrojan que la imagen negativa se incrementó del 75% a 77% y su aprobación se mantiene en 19%. La principal razón para desaprobar su desempeño es que “en su gobierno hay corrupción”, según el 49% de los encuestados que manifiestan desfavorabilidad. Paradójicamente, el indulto a Fujimori –importante factor de rechazo en las redes sociales y la prensa– ocupa el décimo lugar entre las causas de desaprobación y solo es mencionado por el 13% de la ciudadanía.

En lo concerniente a la destitución de PPK, el apoyo a que continúe su mandato baja del 43% al 37%, al tiempo que el aval a la moción de vacancia sube de 54% a 58%. Es de suponer que la divulgación de estos videos y la investigación solicitada por el procurador anticorrupción, Amado Enco, dispararán estos números a favor de la vacancia.

Las encuestas hechas a peruanos indicaban que el aval a la "vacancia" subió de 54% a 58%. Foto: Rodolfo Linares

Sin embargo, había que considerar que esta nueva moción –solicitada por congresistas de cinco bancadas- fue aprobada por 87 votos, coincidiendo exactamente con la cantidad requerida para la destitución efectiva, lo que dejaba aún más al límite esta posibilidad, aunque a diferencia del primer intento fallido , esta vez los partidos de izquierda, el Frente Amplio (FA) y Nuevo Perú (NP) se habían puesto de acuerdo para llegar juntos a la votación final, y el partido Alianza para el Progreso, que solía apoyar al oficialismo, se sumó a esta segunda moción de vacancia. Con esto resultaba probable la aprobación de la vacancia y se restaba mucho margen de maniobra al Presidente del Perú.

De lo que sí no cabe duda es de que la maniobra de PPK con Alberto Fujimori, el cisma sufrido por Fuerza Popular, el enfrentamiento entre los dos hermanos del clan Fujimori, las declaraciones recientes de Jorge Barata, director ejecutivo de Odebrecht Perú, que han arrojado nuevos indicios sobre las negociaciones de PPK con la empresa brasileña, y el lanzamiento de estas grabaciones de audio y video, donde se presentan las negociaciones e intentos de soborno por parte de Kenji Fujimori para garantizar una nueva votación contra la moción de "vacancia presidencial", han terminado por quebrar la resistencia del partido Peruanos Por el Kambio, y han obligado la renuncia de PPK a la presidencia del Perú.

El impacto y agudización de la crisis tiene un alcance mayor incluso: afecta a una clase política que ya venía deteriorada, y que involucra también a otros políticos importantes, Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Alan García. La propia Keiko Fujimori ha sentido el impacto político de toda esta situación y ha visto descender su nivel de aprobación de 29% a 23%, mientras su desaprobación sube de 64% a 69%. A su vez, su intención de voto se reduce del 21% al 17%. Incluso, la propia imagen del Congreso baja en términos de aprobación de 21% a 14% y su desaprobación aumenta de 72% a 77%.

Trump y PPK conversaron sobre Venezuela olano y esperaban llevarlo a la Cumbre de Las Américas. Foto: http://larepublica.pe

Sumado a esto, la renuncia de Kuczynski podría afectar el mayor evento político que tendrá Perú este año y que involucra discusiones y toma de posturas con referencia a diversos y graves problemas políticos latinoamericanos, como la propia situación de Venezuela: la Cumbre de Las Américas, que está pauta en Lima para los días 13 y 14 de abril. Incluso con la posibilidad de que fuera aprobada la moción de "vacancia" en esta segunda oportunidad, la Cumbre se ponía en riesgo.

Al respecto, la canciller peruana Cayetana Aljovín había advertido que "una eventual vacancia del presidente Pedro Pablo Kuczynski complicaría la Cumbre de las Américas". “Esto es evidente, porque es una invitación que hace un presidente y después aparece otro presidente, pues seguramente habría ciertas complicaciones. No hemos recibido ninguna comunicación al respecto, pero es un tema que podría darse". Incluso, el propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ha manifestado interés en discutir en el marco de la Cumbre "la necesidad de que los países de la región trabajen juntos para restaurar la democracia en Venezuela", aún no confirma su asistencia al evento.

Queda aguardar ahora lo que sucederá con la conformación del probable nuevo escenario. Ya desde hace algunos meses se barajaban algunas posibilidades en caso de una abrupta sucesión presidencial. En principio, tal como dispone la Constitución peruana debería asumir el primer vicepresidente Martín Vizcarra, quien actualmente se desempeña como embajador en Canadá. A diferencia de sus declaraciones el pasado diciembre, el funcionario no se ha manifestado ni a favor ni en contra de aceptar la Presidencia en esta oportunidad. Sin embargo, su silencio insinúa cierta disposición a asumir el cargo. Caso contrario, la legisladora Patricia Donayre impulsa una iniciativa que modifique el artículo 115 de la Constitución a fin de convocar a elecciones generales inmediatamente ante la posible acefalia presidencial.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/