https://www.navicu.com/?src=af

Viernes, 18 de Agosto de 2017

Contrapunto.com

Economía

En febrero se recuperó pero al término de la semana pasada el barril se ubicó en 41,78 dólares

Cesta venezolana pierde terreno: ¿Por qué han vuelto a caer los precios del petróleo?

Cesta venezolana pierde terreno: ¿Por qué han vuelto a caer los precios del petróleo?
- Imagen: acn.com
  •  
  • Adelaida Padrón
  • Lunes, 20 de Marzo de 2017 a las 9:48 a.m.

Cada dólar que se mueve en el precio del crudo, tiene un impacto aproximado de 570 millones de dólares en los ingresos de la nación, tomando en cuenta los actuales volúmenes de producción

La cesta petrolera venezolana lleva tres semanas perdiendo terreno, en sintonía con la conducta general de los precios internacionales del crudo, que responden a una serie de señales del mercado donde se pone a prueba la efectividad de los pactos alcanzados entre los grandes productores de hidrocarburos del mundo.

Al cierre de febrero, el petróleo local se cotizaba en 46,28 dólares por barril, mostrando señales de recuperación importantes, pero al término de la semana pasada bajó a 41,78 dólares. Este desplome genera inquietud debido a la merma en los ingresos que experimenta Venezuela y al impacto directo que esto tiene sobre la vida de la población.

Si bien sobre el mercado petrolero confluyen diversos factores de geopolítica, el juego de la oferta y la demanda suele ser el principal elemento que determina su evolución. Es por eso que los países productores, donde destaca el rol activo de Venezuela en el fomento de esta estrategia, ajustan la cantidad de petróleo que ofertan a los compradores buscando influir directamente en los precios, tal como ha ocurrido desde finales de 2016.

Los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordaron reducir su producción para “secar” la oferta de crudo, sacando del mercado 1,2 millones de barriles diarios, y estimular así un aumento de los precios. Venezuela aportó un recorte de 95 mil barriles, con lo cual se comprometió a ajustar su bombeo a tan sólo 1,972 millones de barriles por día.

Actualmente la cuota de recorte pactada entre las naciones OPEP se está cumpliendo casi en un 100% y a esta iniciativa se han ido sumando lentamente otros países petroleros ajenos a la organización, como Rusia.

Tal como era el objetivo, el acuerdo logró estimular un alza de 20% en los precios petroleros pero, a la vez, dicha recuperación de las cotizaciones tuvo un efecto indirecto sobre otros negocios del sector de hidrocarburos, haciendo más rentable el desarrollo de algunos proyectos, determinando la viabilidad de decisiones de inversión y la aparición de otros actores en el mercado que buscan espacios para colocar su producción.

Así que tan pronto el valor de los crudos marcadores se levantó en la franja de los 50 dólares por barril se reactivaron algunas operaciones de desarrollo de la explotación petrolera en Estados Unidos y Canadá, que habían estado paralizadas, entre otras razones, por su poca rentabilidad. Destaca, por ejemplo, la reanimación de inversiones para acelerar la producción de petróleo de esquisto de Estados Unidos.

La producción estadounidense ya supera los 9 millones de barriles por día y, según los reportes oficiales, la cantidad de pozos activos lleva ocho semanas en constante crecimiento. Este impulso comienza a mellar el efecto causado por el acuerdo de los países productores y, en el juego de la oferta y la demanda, los precios responden comenzando a ceder nuevamente.


Las perspectivas

El más reciente informe emitido por la OPEP mostró con preocupación que la producción de crudo en Estados Unidos y Canadá crece a un ritmo mayor de lo que el grupo había estimado originalmente.

A juicio de la OPEP, los países productores ajenos al grupo aumentarán este año su bombeo en 400.000 barriles diarios hasta un total de 57,74 millones de barriles al día. De esos 400.000 unos 340.000 barriles por día serán aportados por Estados Unidos.

Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía, ha señalado que "estamos presenciando el inicio de una segunda ola de crecimiento de la oferta de Estados Unidos, y su tamaño dependerá de donde vayan los precios".

Para la AIE, Estados Unidos es el país que responde "más rápidamente" a las señales de precios, lo que significa que tiene una capacidad más alta de variar su producción en función del precio de los barriles. Es decir, que puede reaccionar aceleradamente y aprovechar mejor la coyuntura.

De igual forma la OPEP reportó el aumento de los inventarios petroleros en naciones industrializadas. “Pese al ajuste en el suministro, las existencias siguieron subiendo, no sólo en Estados Unidos, sino también en Europa (…) Pero no hay dudas de que los acuerdos de producción les han dado un piso a los precios".

Venezuela afirmó que buscará con la OPEP sumar más voluntades al recorte entre otros países productores para neutralizar estas desviaciones, aprovechando para esto la reunión del comité ministerial de monitoreo y seguimiento del acuerdo de la organización, que se celebrará el 26 y 27 de marzo.

Aunque en el mercado crece la idea de que el efecto astringente del acuerdo no es suficiente para sostener los precios del petróleo, hay firmas de analistas que no creen que se presente un cambio radical que genere un desplome en las cotizaciones, aunque sí vislumbran mucha volatilidad.

De hecho, la firma Goldman Sachs asegura que en el segundo trimestre del año los precios de los crudos marcadores Brent y WTI subirán a 59 y 57,50 dólares por barril, respectivamente, aunque para el resto del 2017 bajarán a 57 y 55 dólares, ubicándose más o menos en la franja inicial de recuperación mostrada tras el acuerdo de los países productores.

Una mirada interna

A pesar del retroceso que ha experimentado el valor del crudo en las últimas semanas, en lo que va de año la cesta petrolera venezolana ha logrado promediar 45,38 dólares por barril, unos 10,23 dólares por encima de la media reportada en todo 2016. Se trata de un margen estrecho, pero significativo para hacer frente a las demandas de 2017.

Recientemente el ministro de Comercio Exterior, Jesús Faría, estimó que el alza de los precios petroleros podría generarle a la nación 10 millardos de dólares adicionales en 2017. Estos es clave, pues la nación lleva tres años de contracción económica, registra una tasa de inflación anual de tres dígitos y enfrenta una escasez aguda, por lo que requiere la atención inmediata de las necesidades de la economía para recuperarse, pero a la par se deben cumplir los compromisos de deuda que se acercan a los 10 millardos de dólares este año.

No obstante, el hilo de ingresos que se reciben de la exportación petrolera no sólo depende del precio al que se hagan las operaciones sino también del bombeo de crudo y de la oferta disponible que se pueda canalizar a la venta.

De allí que el deterioro en la producción, al que se suman los recortes que se aplican en el marco del acuerdo OPEP, le roba impacto en los ingresos a cualquier variación en el precio del crudo. Se estima que con el actual volumen de producción cada dólar que se mueve el precio del crudo implica unos 570 millones de dólares en los ingresos de la nación, algo que hace cinco años atrás, con un bombeo superior, se estimaba en 750 millones de dólares.

Firmas como Ecoanalítica proyectan que este año, con un precio promedio de la cesta petrolera en 40 dólares por barril, los ingresos en divisas podrían alcanzar a 22.320 millones de dólares, pero los compromisos y las erogaciones de la nación podrían rondar los 34.936 millones de dólares, lo que abre un déficit de divisas de 12.616 millones para 2017. Estos analistas creen que la República buscará hacerle frente a esta situación con operaciones diversas, como la venta de activos externos o con nuevos canjes de oro, aunque las opciones se han venido reduciendo. En todo caso, calcula Ecoanalítica, quedaría “una brecha superior a 5.000 millones de dólares que no encuentra una fuente clara de financiamiento”.

Sin embargo, el Presidente Nicolás Maduro se ha manifestado optimista. “Estamos haciendo gestiones para recuperar con el acuerdo OPEP, no OPEP, la senda de estabilidad del mercado petrolero (…) Pero estamos preparados para que el petróleo se caiga a 20 dólares y seguimos avanzando en la recuperación productiva gracias a los CLAP (Comité Locales de Abastecimiento y Producción). Si sigue estable y sube (el precio del crudo) muy bien, si el imperio tiene éxito en sus perversos planes para dañar a los países petroleros y verlos caer estamos preparados también para seguir atendiendo a los hogares”.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/