https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Lunes, 19 de Noviembre de 2018

Contrapunto.com

Arte y Cultura

Para celebrar sus 451 años, 7 artistas y dos misses la definen desde sus expresiones muy personales

Caracas bella y sufrida: la ciudad que baila con un cuchillo en la cintura

Caracas bella y sufrida: la ciudad que baila con un cuchillo en la cintura
El lugar ideal para trabajar, vivir y crear, que proyecta y acoge el arte, la música, la danza, la belleza, el entretenimiento y la arquitectura en sus calles y espacios públicos - Foto: youtube.com
  •  
  • José Gabriel Díaz
  • Miércoles, 25 de Julio de 2018 a las 12:10 a.m.

La capital de Venezuela sigue representando un lugar para soñar, crear, amar y sufrir, un valle que luce apacible visto desde el Ávila, pero de cerca resulta paradójico en su cultura, sus muertes y miserias. Pese a ello: ¡Feliz cumpleaños, Caracas!

Ciudad de silencios y ruidos, de sombras y luces, fresca en las mañanas, bochornosa en la tarde, temida en las noches. Caracas, la ciudad amada, que huele a naturaleza y a sudor, la que cada día recibe a miles de ciudadanos de la periferia y que alguna vez soñó con ser capital del mundo. La que corre y estresa, la que se inunda con las lluvias y colapsa a cada momento. Ella, que suena a reguetón, rap y salsa, al tiempo que convive con una melodía clásica y conservadora cuyos bemoles y sostenidos la hacen un lugar para soñar, llorar, amar y sufrir.

Caracas, la bella y la bestia, un centro de arte de puertas abiertas, de concreto rasgado y vestigios de modernidad, la cuna del béisbol y de los certámenes de belleza. La ciudad ideal pero no modelo, la de los mercados y centros comerciales, de edificios de vidrios azules y casas de bloques rojos con techo de zinc. La que intenta recuperarse sonriente, cada día, de los golpes sufridos por la noche.

La capital de Venezuela, de la cultura, el arte, el entretenimiento, la moda y la gastronomía, casa de ricos pero también cuna de pobres. La ciudad del porvenir que cumple, este miércoles 25 de julio, 451 años.

Definida a partir de apegos y desapegos, aplaudida y criticada, hoy artistas de diversas disciplinas la describen mientras descubren los sitios predilectos de una urbe que se desborda por los cuatro costados.

“Caracas mi querida y amada ciudad es un valle hermosísimo, con una montaña espectacular que nos enmarca. Una ciudad que huele a naturaleza pero también a aliños, a sazón, a pasta y salsa de tomate, a café, cuyo sabor es agridulce porque tiene una fusión de culturas de aquí y allá”, expone la actriz Tania Sarabia, quien encuentra en la Villa Planchart, o Quinta El Cerrito, obra del arquitecto Gio Ponti ubicada en Colinas de San Román, la mejor referencia de la belleza arquitectónica de la capital de la república.

La actriz Tania Sarabia / Foto: Tendencia.com

“Su arquitectura es fabulosa y exuberante, una joya de la construcción en una ciudad de color verde, plagada de árboles. Caracas también son las guacamayas que la recorren, por las mañanas y tardes, y que con sus canto nos recuerdan que se trata de una urbe de contrastes que conecta con su naturaleza. Un lugar para disfrutar del teatro que se presenta en Trasnocho Cultural (Paseo Las Mercedes), el Centro Cultural BOD (La Castellana) y también al Centro Cultural Chacao, en la que echo de menos visitar los teatros Nacional y Municipal, cuyas historias y edificaciones son grandiosas, o el Teresa Carreño, que hoy está maltratado, ignorado y ninguneado. También me encantaba el Teatro Principal, sobre todo salir de allí y caminar por la Plaza Bolívar de noche, que ofrecía una sensación de sentir la ciudad desde su corazón”.

El bailarín, docente y coreógrafo Félix Oropeza, líder de la Compañía Teresa Danza Contemporánea, se deja llevar por su oficio para definirla, la vive desde la danza, como “un cuerpo que baila. Una ciudad descrita a través del cuerpo y la movilidad de la gente en la calle. Casa de buhoneros y juegos de béisbol. De altísima proximidad física".

Félix Oropeza, bailarín, docente y coreógrafo / Foto: Facebook - Miguel Herrera

“Nos tocamos y bailamos al son de una cadencia particular del Caribe, expuesta en la forma como se camina en esta ciudad desorganizada con múltiples laberintos que nos hacen buscar alternativas en una constante improvisación. Aquí el cuerpo se maneja de manera esquiva, organizada, sutil y seductora, con movimientos de cadera próximos a la sexualidad y sensualidad”.

Oropeza coincide con Sarabia en que se trata de una ciudad llena de naturaleza y árboles, que comulgan con su carácter urbanizado y metropolitano, pero "que conserva mucho de lo rural, por ser del campo. En la que confluyen amores y desamores” y cuyo lugar favorito del bailarín es San Agustín del Sur. “Barrio que suena a salsa y que ha sido determinado por un desarrollo cultural logrado a partir de los bailarines y músicos que allí viven y que fueron llegando de diversas partes de Venezuela. Y el Ávila, claro, que verlo y entrar en él siempre es una delicia”.

El artista plástico Juvenal Ravelo, maestro del cinetismo, también se deja llevar por la pasión de su oficio cuando se le pide que defina a Caracas. Su voz se mantiene gruesa y ronca, pero se vuelve pausada ante la nostalgia. “Caracas sigue siendo la ciudad ideal de Venezuela, esa que tiene las conexiones con el mundo. En nuestro universo artístico es el sitio ideal para trabajar, vivir y crear, que proyecta y acoge nuestro arte en sus calles y espacios públicos. Es una de las ciudades en América Latina con más expresiones de arte al aire libre, en sus muros. Una ciudad que abrazó la expresión de artistas locales y extranjeros como los que están representados en la Ciudad Universitaria de Caracas, obra del arquitecto Carlos Raúl Villanueva y declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad desde el año 2000”.

Juvenal Ravelo, artista cinético / Foto: Alba Ciudad

Ravelo es tocado por la felicidad cuando mira hacia el Ávila. “Ese cerro que es una maravilla en colores y majestuosidad, cuyo volumen geográfico es uno de los sitios mas agradables del entorno que nos rodea. Al que podemos subir en el teleférico para mirar la ciudad desde las alturas, como si por un momento saliéramos de ella para contemplarla”. Llena de espacios para la recreación, dice, como los parques Francisco de Miranda, Los Caobos o Los Próceres “sitios extraordinarios para disfrutar y compartir. Caracas es una ciudad que huele a colores, a poesía, a novela”.

El músico, compositor y cantautor José Delgado, suelta su vena poética al definirla. “Caracas es una ciudad que baila con un cuchillo en la cintura, que besa y que te acaricia entre la espada y sus paredes”, expone citando su canción Soy de esta ciudad. “Desde el punto de vista musical es multisonora, por donde quiera que vayas hay una característica distinta de ese mapa humano que la habita o visita y que canta con cierta unidad comprendiendo todas sus diversidades, mas allá de sus contrastantes zonas las cuales conviven y la hacen rica y diferente”.

José Delgado, cantautor / Foto: Facebook - Luis Alfredo Zeppenfeldt

Con el oído agudo, Delgado asegura que Caracas está representada por diversas voces y diferentes acentos, que exhiben su riqueza cultural. “Es una ciudad cósmica, con gente que llegó huyendo del campo y se refugió en las zonas más pobladas, o extranjeros que huyeron de la guerra. Un crisol del mestizaje con olores sabores y colores diversos. Apasionada y volátil, para bien y para mal, fea y bonita, maltratadora y amable, cariñosa y abierta”.

De la ciudad rescata, “ese pulmón vegetal del parque Los Caobos, el Jardín Botánico o el Ávila, que se puede ver desde donde sea”, también el centro histórico, “por la gente que lo recorre a diario. Se crea allí una energía bonita y ahora que está recuperado es más amable. Calles llenas de historia, con arquitectura colonial, que nos recuerdan de dónde venimos como ciudad. Un espacio abierto a las actividades culturales como ‘Ciudad Canción’ en la que avanzamos los fines de semana componiendo el cancionero de esta maravillosa ciudad”.

En una tónica similar, “La Primerísima” Mirla Castellanos suspira antes de hablar de Caracas. Pareciera que miles de recuerdos y anécdotas apiladas quieren escapar por su boca al mismo tiempo. “Caracas bella, Caracas soñada pero no me la saben cuidar, me la maltratan”, critica.

La cantante Mirla Castellanos / Foto: Facebook

“Lo que le falta es que alguien se enamore de ella como lo hizo (Luis María) Billo Frómeta, para que la pongan bella, con buenas calles, seguridad, alumbrado y hospitales que funcionen”, dice recordando que en estos tiempos la ciudad es un hervidero de protestas donde "casi nada funciona bien", que ha perdido espacios conquistados por la delincuencia. “A mí Caracas me suena a nostalgia, pero también a esperanza, por eso sigo aquí. Es un espacio que ha inspirado a músicos como Juan Vicente Torrelba, Aldemaro Romero e Ilán Chester, quienes han compuesto temas que hablan de ella”.

La cantante es de las que disfruta la ciudad a partir de los espacios que esta ofrece. “Me encanta el Parque del Este (Francisco de Miranda), por la paz que se respira allí. También me gustan los centros comerciales, y la urbanización El Cafetal, que es donde vivo, sus parques, o El Hatillo por su toque colonial. Como el Oeste se ha puesto muy feo, tengo años que no voy para allá. Quisiera ver gente bonita, y no me refiero al físico, sino al trato y al comportamiento. Eso debe recuperarse porque la ciudad no es solo geografía y construcción sino gente. Ciertamente, es una ciudad que sabe a tradición pero que huele muy mal por los tiempos que se viven. Deberíamos ser una capital de primer mundo”.

El cineasta Carlos Malavé, quien acaba de culminar justo en Caracas el rodaje de la película El país más feliz del mundo (protagonizada por Edmary Fuentes, Luis Olavarrieta, Carlos Madera y Pedro Medina, entre otros), ve la ciudad como “un lienzo perfecto, que lamentablemente ha sido mal pintado últimamente, pero que en el fondo es un espacio ideal para construir lo que quieras. Una ciudad de muchos colores con una luz hermosa y única, a nivel cinematográfico, que no tiene nada que envidiarle a otro lugar del mundo”.

Carlos Malavé, cineasta / Foto: Tendencia

Malavé enfatiza que Chacao es de sus barrios o urbanizaciones favoritas. “Su arquitectura te deja ver la ciudad de inmigrantes que fue y eso me llena de nostalgia, lo mismo que La Candelaria (en el centro). También me gusta Los Palos Grandes, zona que me transporta a la Caracas pudiente y hermosa donde todo se podía”.

Para el realizador de películas como Solteras indisponibles, Las caras del diablo o Azotes de barrio, entre otras, la ciudad “huele a primavera, a flora, a amanecer, a naturaleza. A pesar de todo creo que Caracas es una ciudad benigna que nos empeñamos en maltratar pero allí está. Un hermoso valle que nos eclipsa. Cada vez que salgo de viaje y vuelvo la quiero más y por eso no me he ido. Me sabe a dulces, a tortas y a café. Un bombón de café, sin duda”.

La ex Miss Venezuela Tierra 2015, Andrea Rosales, dice que Caracas es “un paraíso en medio del caos, la ciudad completa”, cuyo lugar predilecto para disfrutarla es el Ávila y Galipán, “sitios que transmiten paz, donde te puedes encontrar contigo mismo, hacer deporte y conectar con la naturaleza”.

La ex Miss Tierra, Andrea Rosales / Foto: Facebook

Apreciar Caracas desde la altura también representa para ella un regalo, contemplar su hermosura y tranquilidad, aunque pueda ser todo lo contrario. “También me gusta El Hatillo, que te transporta a una zona más rural dejando atrás las edificaciones modernas, y Chacao, claro, porque es donde siempre estoy y hago la mayor parte de mi vida”.

Otra ex reina de belleza, ahora animadora del magazine matutino de Venevisión "Portada’s", Marie Claire Harp, aunque no es de Caracas (nació en Coro, estado Falcón) la describe como una ciudad “repleta de buena gente, trabajadora, luchadora y emprendedora. Más que sus paisajes o arquitectura, lo más bonito es su gente, esa que se queda para construirla con sus sueños, la que confía y pone todo su ímpetu y empeño en sacarla adelante, que hace historia cada día con sus aportes”.

La animadora de televisión Marie Claire Harp / Foto: Súper Digital

Parece que descubrir un lugar favorito resulta tarea difícil para Harp. “Sé que voy a sonar trillada pero sin duda es El Ávila, montaña que la hace especial. Un espacio maravilloso donde late la Caracas más saludable, donde el ejercicio físico y el entrenamiento son una constante, pero que también brinda a la familia distracción y entretenimiento”.

Juan Manuel Laguardia, locutor y humorista / Foto: Fiesta FM

El locutor y humorista Juan Manuel Laguardia, mejor conocido como “El Sargento Full Chola”, cierra el grupo con una frase aleccionadora: “he sido afortunado porque la he visto desde el aire, transmitiendo el reporte del tránsito de esta ciudad hermosa llena de contrastes. También la vi desde el último piso de la Torre Oeste de Parque Central y me declaro su amante. Aunque la han pateado, y ha sufrido un deterioro muy grande, sigo apostando por ella. Tenemos que cuidarla”.

Si más: ¡Feliz cumpleaños, Caracas!

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/