https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Miércoles, 19 de Septiembre de 2018

Contrapunto.com

Global

Separados de sus familias 2.342 niños desde Estados Unidos

Cancillería mexicana condenó como "cruel e inhumana" la separación de familias inmigrantes

Cancillería mexicana condenó como
El secretario mexicano de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, en compañía de colaboradores ofrece una rueda de prensa sobre la política de "tolerancia cero" de Estados Unidos - Fotos: EFE
  •  
  • AFP
  • Martes, 19 de Junio de 2018 a las 5:27 p.m.

"Estados Unidos no será un campo de inmigrantes, y no será un complejo para mantener refugiados. No lo será", dijo el canciller mexicano Luis Videgaray

México calificó este martes como "cruel e inhumana" la ley estadounidense de "tolerancia cero" que está separando a miles de niños de sus padres inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera común hacia Estados Unidos, abriendo una nueva grieta en la relación con Washington bajo la administración de Donald Trump.

"Quiero a nombre del Gobierno y del pueblo de México expresar nuestra más categórica y enérgica condena a una política cruel e inhumana", dijo el canciller mexicano Luis Videgaray en una conferencia de prensa en Ciudad de México.

Preocupado por cumplir su promesa de expulsar a los inmigrantes indocumentados, el Gobierno de Trump anunció recientemente una política migratoria según la cual toda persona que ingrese clandestinamente será detenida y enfrentará cargos criminales. Y cuando se trata de familias, los niños serán separados de los padres.

El secretario mexicano de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso

Lea también Trump: "hay que separar a los niños" para procesar a inmigrantes ilegales

En este contexto, 2.342 niños fueron separados de sus familias entre el 5 de mayo y el 9 de junio.

"No podemos permanecer ni permaneceremos indiferentes" ante esta situación, recalcó Videgaray al hacer "un llamado al Gobierno de Estados Unidos, en el más alto nivel, para que reconsideren esta política y se dé prioridad al bienestar y derechos de niños y niñas con independencia de su nacionalidad y situación migratoria".

El canciller precisó que "menos de 25 casos" son de nacionalidad mexicana y están siendo atendidos a través de su red consular, mientras que la inmensa mayoría proceden de Honduras, Guatemala y El Salvador, según los datos del Gobierno estadounidense.

En tal sentido, anunció que este viernes sostendrá una reunión de trabajo especial en la capital mexicana con representantes de esos tres países centroamericanos para abordar esta crisis.

"Aunque no se trate de niños mexicanos, tenemos una responsabilidad moral y también constitucional", agregó

Lea también EEUU separó de sus familias a casi 2.000 menores en la frontera con México

Como medidas diplomáticas, el canciller dijo que habló con la secretaria de Seguridad Interior y el secretario de Estado estadounidenses para expresar la posición mexicana, y que su Embajada en Washington entregó una nota al Gobierno estadounidense para expresar su "rechazo y condena" a esta política.

Un llamado a comunidad internacional

El canciller hizo también un llamado a la comunidad internacional "para expresarse de manera clara sobre esta situación que es inaceptable" y dijo que su país "agotará todas las instancias" que ofrece el sistema internacional.

En tanto, las defensorías de México, Colombia, Ecuador, Honduras y Guatemala pidieron este martes de manera conjunta a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que interceda para que Estados Unidos deje de separar a los hijos menores de familias emigrantes.

De izquierda a derecha, el secretario mexicano para América del Norte, Carlos Manuel Sada; el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso; y el embajador de México.

Trump reafirmó el lunes las controvertidas medidas contra familias inmigrantes a pesar del creciente escándalo que esto ha provocado.

Lea también Trump exige eliminar "todos las barreras, todos los aranceles y todos los subsidios"

"Estados Unidos no será un campo de inmigrantes, y no será un complejo para mantener refugiados. No lo será", dijo el presidente estadounidense.

Según el mandatario, entre los inmigrantes que buscan entrar al país hay personas "que pueden ser asesinos y ladrones, y muchas cosas más". "Queremos un país seguro, y eso empieza en la frontera. Así será", afirmó.

Trump desató la peor crisis en décadas con su vecino del sur al insistir en construir una nueva muralla –pagada por México– a lo largo de los más de 3.000 kilómetros de frontera que comparten, para evitar la llegada de indocumentados de México y Centroamérica que llegan a territorio estadounidense en busca de una vida mejor.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/