https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Domingo, 18 de Noviembre de 2018

Contrapunto.com

Nexos

Forma parte de la Iniciativa Cardenalito que desarrolla Provita

Biólogo venezolano logró lo que parecía imposible: retratar al cardenalito volando libre

Biólogo venezolano logró lo que parecía imposible: retratar al cardenalito volando libre
- Foto: cortesía Jonathan Miranda
  •  
  • Vanessa Davies
  • Domingo, 10 de Junio de 2018 a las 12:02 a.m.

La exposición "El vuelo libre del cardenalito", inaugurada este sábado en Café Arábica, es el resultado de las muchas horas de trabajo del investigador venezolano Jhonathan Miranda

El cardenalito ha sido un condenado en la tierra que lo vio nacer. Encarcelado en jaulas para cruzarlo con canarios, es una de las especies en peligro de extinción recogidas como tales en el Libro Rojo de la Fauna que elabora Provita. Verlo libre, que debería ser la regla, es una excepción gozada por pocos. Uno de ellos es el biólogo venezolano Jhonathan Miranda, quien le ha seguido la pista a esta ave color rojo fuego en un doble rol: como experto en fauna y como fotógrafo.

Lea también En Venezuela se produce un café doblemente especial: por rico y por ser amigo de las aves


Miranda inauguró este sábado, en el Café Arábica de Caracas y acompañado por la comunidad de ambientalistas, la exposición El vuelo libre del cardenalito. Son 12 fotos con las que el investigador de Provita rinde homenaje a este animal y llama la atención sobre el peligro que corre debido a la acción humana. La muestra forma parte de la Iniciativa Cardenalito, desarrollada por la organización de defensa de la naturaleza para recuperar las poblaciones de estas aves.

Lea también Estas son las 5 deudas de Venezuela en el Día Mundial del Ambiente

Haber esperado durante ocho horas para captar a un cardenalito con su pichón corrobora que una de las virtudes de Miranda es la paciencia. Este biólogo, caraqueño egresado de la UCV, cuenta que se adentró de lleno en el mundo de la ornitología, y fue después que tomó la cámara fotográfica porque era necesario captar los ejemplares que investigaba. "Hay unos que son muy raros" y se necesita la evidencia de que estaban en un sitio determinado, contó a Contrapunto minutos antes de la apertura de la exposición.

Años más tarde, en 2014, comenzó a fotografiar aves en libertad, y de allí a buscar el mejor retrato fue solo un paso. Pese a ello no se ve a sí mismo como fotógrafo: "Me considero aficionado a la fotografía". Delante de sus ojos —y su lente — ha pasado, por ejemplo, un colibrí que solo se encuentra en la frontera con Colombia (estado Táchira); sin embargo, admite que esta no es la mejor imagen que ha logrado preservar. Calcula que, en sus andanzas, ha fotografiado unas 600 especies.

Lea también Las aves son el mejor termómetro para saber cómo va el cambio climático


Y también ha hecho aportes a la ciencia, porque encabezó un equipo de investigadores que redescubrió el hormiguero tororoi tachirense, ave terrestre de la que no se tenía noticias desde los años 50 del siglo XXI.

Como biólogo, admira las aves porque "hay muchos aspectos que puedes trabajar con ellas desde el punto de vista evolutivo, comportamiento", su reproducción. No obstante, también le gustan otros animales y, de hecho, los ha fotografiado: "Hurones, venados, zorros". También, estos monos capuchinos que se encuentran en su cuenta en Instagram.


http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/