https://www.navicu.com/

Sábado, 26 de Mayo de 2018

Contrapunto.com

Gastronomía

Para ella es fundamental aprender a respirar, oler y estimular el paladar

Belkis Croquer: la sommelier que encontró su nicho y nos enseña a tener gustos exquisitos

Belkis Croquer: la sommelier que encontró su nicho y nos enseña a tener gustos exquisitos
Belkis Croquer ha hecho de un placer su oficio... ella enseña como tener un buen paladar para degustar las bebidas espirituosas, entre otras - Fotos: Jonathan Lanza - Contrapunto

En plena crisis económica, esta venezolana tiene bastante trabajo: enseñar a muchos a escoger y tomar un vino, una cerveza, un destilado, un ron, café e incluso un té. Es una de las "reinas" criollas de las catas y lleva su oficio con pasión y éxito

Por mucho que han bajado, las salidas nocturnas de los caraqueños no han desaparecido. Siempre se consigue una que otra oportunidad en Caracas para distender un poco la mente entre tanta crisis y malas noticas –claro está, también cuando el bolsillo dice que sí se puede–. Entonces, esa escapadita también nos permite constatar que la crisis es un estimulante prodigioso que puede impulsar al venezolano a inventar, crear, proyectar y atreverse con algún oficio que en el pasado podría haber sido muy extraño o poco exitoso.

Esta semana, por ejemplo, Contrapunto participó en un evento que se ha ido repitiendo mes a mes, y por el que la gente paga para que le enseñen a tomar y a catar un ron, a escoger un buen vino, a disfrutar un buen café y diferenciar sus aromas, a degustar chocolate o alguna otra bebida espirutuosa.

A través del evento "Respirar y degustar los aromas del ron", realizado en los espacios del Trasnocho Cultural, calibramos y disfrutamos del trabajo que realiza la sommelier venezolana Belkis Croquer, quien estuvo acompañada por el emprendimiento que lidera la doctora Sajidxa Mariño, otorrinolaringóloga y por el maestro y fabricante chocolatero, Sander Koenen, además del representante de la marca de Ron Roble, Jesús Alfaro.

Como pez en las bebidas y los aromas

Dinámica, expresiva y elocuente, así es esta venezolana que se mueve de un lado a otro, convertida en una maestra en las lides de oler, catar, saborear, despertar los sentidos y las papilas gustativas, beber disfrutando lo que esas bebidas nos dan en placer y buen gusto, inclusive el agua. Y lo mejor, es que Belkis Croquer es una del selecto y aún pequeño grupo de mujeres que en Venezuela y en América latina están ocupando el terreno que siempre estuvo reservado a los hombres: el de sommelier.

Egresada en química de la Universidad Simón Bolívar y especializaciones en países como Chile, Argentina, España y Portugal, Croquer ha creado su nicho, y se le ve llena de actividades, participando en variados eventos de las tardes y noches caraqueñas; promocionando y difundiendo la cultura del vino, de los rones, del café, a través de clases en varias escuelas de cocina del país, así como en la Academia de Sommeliers, y dirigiendo contínuas catas y cenas enogastronómicas.

Belkis Croquer comenzó en este oficio hace 20 años, cuando se dedicaba a trabajar en la importadora de vinos Casa Oliveira donde permanece aún labora. Estudiaba ingeniería química, le gustaba compartir lo que sabe en clases y todo coincidió.

“Me enviaron a estudiar a España, Portugal, Chile, Argentina y Francia. Se les ocurrió luego que era buena idea enseñar la cultura del vino. Pero todo ha ido evolucionando y hace años lo habitual era que solo se tomaran whisky en restaurantes; por otra parte en muchos restaurantes pensaban que los vinos se servían a temperatura ambiente, o los guardaban al lado de la cocina o al sol. Hoy en día los refrescan. Los guardan mejor. Ha evolucionado mucho y ahora se sabe y aprecia: el vino es como una dama, hay que tratarlo con cariño”, dice Croquer.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/