https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Viernes, 22 de Junio de 2018

Contrapunto.com

Economía

Análisis

Así impulsa el Estado un cambio en el mercado venezolano y "convencer a los que no están"

Así impulsa el Estado un cambio en el mercado venezolano y
- Foto: AVN
  •  
  • Adelaida Padrón
  • Martes, 25 de Octubre de 2016 a las 10:08 a.m.

El Gobierno no ha ocultado que los CLAP son parte de su reagrupamiento de cara a la comunidad y, por el contrario, afirma que uno de los requisitos para ser miembro de los CLAP es asistir a reuniones de formación política

Los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) se han convertido en actores de peso dentro de la economía venezolana, al punto de que serán los responsables de canalizar hacia la población la mitad de todo lo que elaboren las empresas de las áreas de alimentos, higiene personal y aseo del hogar, lo que implica un cambio en la forma como tradicionalmente ha operado el mercado venezolano.

De acuerdo con las autoridades este esquema permitirá superar el deterioro productivo nacional y la escasez, algo que ponen en duda analistas y empresarios quienes temen que, por el contrario, haya una profundización de los problemas.

A pesar de la crítica coyuntura política y de la crisis económica, el Gobierno insiste en profundizar su modelo económico, donde los CLAP y la Gran Misión Abastecimiento Soberano (GMAS) juegan un papel fundamental. A juicio de las autoridades, “se hace necesaria la direccionalidad de los rubros” en el marco de la construcción y consolidación de un nuevo sistema de distribución y comercialización.

Uno de los problemas básicos del modelo capitalista es el consumismo, que es fomentado por el afán de lucro de las empresas sin responder a las necesidades reales de la población. De acuerdo con los lineamientos de la GMAS, hay que erradicar la “cultura depredadora del consumo”, que se presenta en el país “como consecuencia del acoso mediático y la ausencia de un acompañamiento político adecuado por parte de las estructuras del partido y de los actores de gobierno responsables del área”.

Este es uno de los puntos clave del plan de acción de la GMAS en conjunto con los CLAP que trabajarán directamente con las comunidades para hacer el reconocimiento de sus reales requerimientos.

Estos comités vienen desarrollando un censo poblacional en sus comunidades, donde se recopilan datos sobre las familias que habitan en la zona, las edades y condiciones de salud en las que se encuentran, así como los requerimientos excepcionales alimenticios y de medicinas que puedan tener. Con esta información levantada se busca ordenar el consumo y avanzar hacia un suministro ordenado, es decir, atendiendo las necesidades, mas no respondiendo a la demanda como tradicionalmente ocurría en el mercado.

En paralelo, los CLAP se vienen organizando dentro de los planes de agricultura urbana del Gobierno para garantizar la producción local de ciertos rubros que requieren las comunidades y que, eventualmente, pueden ser intercambiados por rubros que son producidos en otra comunidad, complementándose, según sus necesidades.

Recientemente los CLAP eran dotados con mercancía que el Estado canalizaba desde sus propias redes públicas o desde industrias privadas, especialmente tras la activación de la Gran Misión Abastecimiento Soberano. Pero debido a los problemas productivos del país es poco lo que pueden distribuir los CLAP, razón por la cual se creó un nuevo esquema de suministro.

En la Gaceta Oficial 41.005 fue publicada una resolución mediante la cual se fijaron para las empresas públicas y privadas, dedicadas a producir insumos o bienes de los sectores agroalimentario, higiene personal y aseo del hogar, las normas que las obligan a venderle hasta el 50% de su producción al Estado.

De acuerdo con esta normativa, que fue emitida por el general Vladimir Padrino López en su calidad de jefe del Comando para el Abastecimiento Soberano, deben cumplir con esta venta al Estado todas las unidades productivas, sociedades mercantiles, ingenios, factorías, agroindustrias, granjas, plantas productoras, procesadoras, beneficiadoras o mataderos industriales, establecimientos importadores, distribuidores o de venta al mayor o al detal.

En principio la medida atañe a 18 rubros que son catalogados como prioritarios y para cada uno de los cuales ha sido designado un jefe del alto mando militar. Estos productos fundamentales serán adquiridos por entes como CASA, Mercal, Pdval, Venalcasa, Abastos Bicentenario, Lácteos Los Andes, Corpozulia, Corpomiranda y Corpolara, que los harán llegar a los CLAP para su colocación en las comunidades.

La idea es que los CLAP hagan las solicitudes puntuales de lo que se requiere en la comunidad, y estas serán atendidas con la activación de esta red pública desde las industrias.

Para los analistas y empresarios estas decisiones del Gobierno no ayudarán a resolver el problema de origen de la escasez, que es el deterioro de la actividad productiva nacional. Al contrario, temen que se profundice la crisis.

La encuesta de coyuntura del sector manufacturero nacional, correspondiente al segundo trimestre del año, mostró que la capacidad utilizada bajó a 35,2% y que 83,9% de las industrias dijo haber bajado su producción. En el segundo trimestre de 2015 el sector manufacturero operaba a 48,3% de su capacidad, lo que muestra una profundización en el deterioro del sector.

En Venezuela, entre 2012 y 2016 la caída del Producto Interno Bruto es de 28,7% y en el PIB per cápita de la manufactura es de 39,3%. "Eso quiere decir que 4 de cada 10 productos que se fabricaban en 2012 ya no se fabrican", señaló el presidente del gremio, Juan Pablo Olalquiaga.

El presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez, cuestionó la medida dictada por el Gobierno advirtiendo que los problemas estructurales persisten y seguirá fallando la oferta de productos en general, con el agravante de que habrá menos disponibilidad en los mercados formales porque la mitad de lo manufacturado irá a la red pública a través de los CLAP.

De igual forma crecen los temores sobre la labor política de los CLAP, tomando en cuenta que tienen entre sus miembros a componentes de base del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), como las Unidades de Batalla Bolívar Chávez (UBCH), y representantes del Frente Francisco de Miranda. También tienen participación de Unamujer, la Milicia y los consejos comunales.

El Gobierno no ha ocultado que los CLAP son parte de su reagrupamiento de cara a la comunidad y, por el contrario, afirma que uno de los requisitos para ser miembro de los CLAP es asistir a reuniones de formación política.

"Tenemos que ir casa por casa a conversar con nuestros hermanos patriotas, convencer a los que no están convencidos”, ha dicho sobre la labor de los CLAP Érika Farías, vicepresidenta de Socialismo Territorial.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/