https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Domingo, 20 de Enero de 2019

Contrapunto.com

Opinión

Argumentum

Del compromiso de recibir

Del compromiso de recibir
Foto: Francismar Ramírez -
  •  
  • Francismar Ramírez Barreto
  • Martes, 19 de Agosto de 2014 a las 4:30 a.m.

¿Puede alguien que vea el libro "Ensayo sobre la dádiva" en una librería, no asociar el título al asistencialismo del que se valen algunos gobiernos para persuadir a sus votantes? Pensaba ineludiblemente en Venezuela, pero no apenas en ella

En 2013, caminando entre los pasillos de una librería, me encontré frente a frente con un título llamativo: Ensaio sobre a dádiva (Ensayo sobre la dádiva), de Marcel Mauss (1872-1950). Sabía que el autor, además de filósofo y sobrino de Émile Durkheim, había labrado una obra importante en el campo de la historia de las religiones (área en la que trabajó ampliamente Mircea Eliade). Conocía, hasta ese momento, dos de sus artículos "espesos": "Esbozo de una teoría general de la magia" y "Efecto físico en el individuo de la idea de muerte sugerida por la colectividad". La mayoría de libros a los que tengo acceso (la teoría, en particular) está en portugués, porque ha sido esta lengua (con su sintaxis y acentos diferentes, y con lo que a cambio me ha permitido descubrir) la que acabó por acunar lo que he escrito, reflexionado y conversado en los últimos diez años. El asistencialismo con el que algunos gobiernos convencen a su base votante fue lo primero que pensé al ver un estudio sobre el tema de la dádiva. Pensaba en Venezuela, pero no apenas en ella.

Salí de la librería con Mauss en la mano y también con la intención de entender cómo funcionaba -en lo que él denomina "sociedades arcaicas" (África, Polinesia, Malasia, algunas tribus norteamericanas)- el mecanismo de "presentes tan generosamente ofrecidos". La dádiva, en su fisionomía contemporánea, luce como un evento unidireccional: un proveedor (un Estado, por ejemplo) y un receptor (que aparentemente se contenta con "recibir" porque "le corresponde"). Para mi sorpresa (una sorpresa intuida), el trabajo de Mauss no sustenta esta presunción populista. Desde las primeras páginas, el texto asoma la idea de "retribución". En el primer capítulo se refiere a tales retribuciones como una "obligación". Y más adelante comienza a hablar de "contrato" (al punto de colocar sobre la mesa lo que podría entenderse como "aspectos jurídicos" del tema, recurriendo al derecho romano, a documentos germánicos y a antiguos códigos de la India).

Durante su convivencia con los clanes polinesios, Mauss se detiene en dos observaciones: 1) la honra y prestigio que confiere la riqueza, y 2) la pérdida de esa honra cuando no se arca con la responsabilidad de retribuir las dádivas (vista la autoridad también como fuente de riqueza). Como si este acto fuese, al final, una especie de contrato que delante de toda donación demanda una respuesta. O como si, en el proceso, los "intercambios" funcionasen "de forma desinteresada y obligatoria al mismo tiempo". Salvando de la magia los ejemplos colocados por el autor (la alianza hasta cierto punto mítica que representa la entrega de un bien), practicamente ninguno de los ejemplos que se tienen a mano (y ahora sí vayamos a la sociedad venezolana) apunta a algún tipo de progreso. Los ejemplos que existen (de autonomía y responsabilidad) no denotan mayoría. Aunque se entregue un nuevo techo (y no se discute la necesidad que tantos venezolanos tienen/tenemos de vivienda, comida, de salud, de seguridad), la "donación" no parece generar ni autoridad, ni compromiso ciudadano, ni retribución honrosa. No más allá del espaldarazo numérico a la hora del sufragio.

"La dádiva no retribuida torna inferior a quien la obtiene, especialmente cuando es recibida sin espíritu de reciprocidad". Son estas las palabras que, a pesar de duras, Marcel Mauss utiliza (de forma conclusiva) para hablar de una consciencia social (para que la "dádiva" no se transforme en "deuda" y para que cada individuo entienda la responsabilidad a la que conlleva el gesto de recibir). El tema es amplio y abarca, sin duda, reflexiones que se desdoblan en la sociología económica y en la economía política. Pero tal vez sea Claude Lévi-Strauss quien nos ayude a comprender mejor la sociedad venezolana al pensar (en la introducción de Sociologia e antropologia, de Mauss) que "lo satisfactorio o insatisfactorio a la hora de expresar ciertos aspectos de la realidad resulta de las condiciones de funcionamiento propias de cada sistema" (del estado de desarrollo de una sociedad).


Te invitamos a leer más de Francismar Ramírez Barreto en: Madame de Villeneuve, retomada por los franceses | Outsiders | Círculo perfecto

Lee también en Argumentum: Fundación TAAP presenta en Venezuela su nueva plataforma educativa y el programa Municipio | Abren inscripciones para el Campamento Deportivo Chacao 2015 | Barbería El Refugio | Fotogalería | Giovanni Scutaro inauguró su boutique en Valencia |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/