https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Miércoles, 15 de Agosto de 2018

Contrapunto.com

Arte y Cultura

La película argentina está nominada al premio a la mejor ópera prima

“La cama” destaca en la Berlinale: un filme sobre desnudez y sexualidad en la gente mayor

“La cama” destaca en la Berlinale: un filme sobre desnudez y sexualidad en la gente mayor
Mabel y Jorge, interpretados por Sandra Sandrini y Alejo Mango - Foto: @gemafilms
  •  
  • EFE
  • Martes, 20 de Febrero de 2018 a las 7:28 p.m.

La idea de la realizadora es transmitir en su película la importancia de tomar una decisión "difícil y compleja" en una pareja: separarse o permanecer juntos con "profundidad" y "con amor"

La actriz y realizadora argentina, Mónica Lairana, estrenó este martes en la Berlinale su primer largometraje, La cama, un alegato al afecto y a la belleza del cuerpo maduro que narra con desnudez las últimas 24 horas de una pareja sexagenaria antes de su separación, tras décadas de matrimonio.

Lairana, cuya película está nominada al premio a la mejor ópera prima, explica en entrevista con EFE que el filme nace de algo "muy genuino como puede ser una experiencia personal y que supuso simplemente "el puntapié".

"Me separé de una relación de ocho años y vivencié como un dolor absolutamente profundo que me hizo pensar cuánto más difícil podría llegar a ser separarse después de toda una vida juntos", precisa.

Foto: cineramaplus.com

Con esa idea comenzó a investigar y a sensibilizarse en relación al tema y después, a partir del guion, empezó a hacer que la historia creciera hacia otros intereses suyos abordados en anteriores cortometrajes, en concreto el tema de la desnudez y de la sexualidad en la gente mayor.

La desnudez le interesa como temática, en primer lugar, por una "cuestión cultural muy fuerte de rechazo hacia los cuerpos viejos, de desprecio", como si fueran algo "carente de belleza, carente de importancia", dice.

Para la cineasta, no obstante, todos los cuerpos "son hermosos" y aquellos "con signos del paso del tiempo" le parecen "bellísimos" al ser "la expresión de la vida".

En ese sentido, agrega, también renuncia en sus filmes a puestas en escena donde se busquen "posiciones estéticas", porque sería contradictoria con la idea de que "el cuerpo es hermoso en su estado natural".

Por otro lado, su interés por los cuerpos "transcurridos" y "arrugados" se contrapone justamente al hecho "muy normativo" en el cine de "enaltecer la juventud".

Especialmente "cruel" y "muy injusto culturalmente" es que este enaltecimiento de la juventud afecta sobre todo al género femenino, ya que a partir de una determinada edad se considera que la mujer "ya no es un ser sexual, ya no es bella", apunta.

El cuerpo desnudo le interesa, además, como elemento narrativo, incluso por encima de los diálogos, explica Lairana, y agrega que busca actuaciones "muy despojadas, con una humanidad muy descarnada, muy tranquila, muy calma".

"Creo que un cuerpo usado plásticamente es dramático, es expresivo, puede transmitir cosas muy profundas", señala, y afirma que si un cuerpo en pantalla es "potente", tanto más lo es desnudo.

El filme arranca y acaba con una escena de sexo, para la cineasta un momento de intimidad "muy poderoso" y a través del cual busca reflejar el conflicto de pareja por el que están pasando los protagonistas Mabel y Jorge, interpretados por Sandra Sandrini y Alejo Mango.

Al mismo tiempo, con las escenas de sexo pretende "tirar por tierra eso de que la gente grande no tiene deseo sexual".

Foto: @gemafilms

Durante 90 minutos, el espectador observa cómo toda una vida en común acaba en cajas de mudanza y es testigo de las últimas 24 horas de una pareja y de su búsqueda desesperada de proximidad y distancia, de sus recuerdos y del dolor de la despedida.

La idea de la realizadora era transmitir en su película la importancia de tomar una decisión "difícil y compleja" como la de separarse o permanecer juntos con "profundidad" y "con amor".

La gente no debe perder de vista nunca el valor "humano", aún en momento críticos, señala la cineasta, para quien resulta "tristísimo" que haya parejas que al separarse pasen a ser enemigos.

Lairana busca precisamente transmitir en su película que "hay mejores modos" y que a pesar de separase, es posible expresar y mantener una relación de afecto.

Foto: @gemafilms

La cineasta es consciente de que no va "muy en los cánones de lo que por ahí se espera de una película" y por eso dice haber sentido una alegría inmensa y mucha ilusión al recibir la noticia de que su cinta, coproducida con Alemania, Holanda y Brasil, iba a ser proyectada dentro de la sección Forum del festival, dedicada al cine experimental.

Para Lairana supone "un regalo" que haya interés en su trabajo y en mostrarlo, sobre todo en un festival como la Berlinale, "muy importante" y que probablemente "abra las puertas a muchos otros lugares".

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/