https://www.navicu.com/

Martes, 16 de Enero de 2018

Contrapunto.com

Opinión

Gol a favor, gol en contra

Año nuevo, promesas nuevas, ahí viene el Mundial

Año nuevo, promesas nuevas, ahí viene el Mundial
Imagen tomada de https://www.youtube.com -

Tras los deseos fervientes característicos de estos días, se asoma, con toda su fuerza imponente, la Copa del Mundo. Ganarla es entrar en una cofradía de exclusividades a la que solo pertenecen unos pocos hombres

Comer con conciencia para botar los excesos navideños, beber solo dos o tres tragos los sábados para desintoxicar el hígado, portarse bien sin infidelidades a la esposa o al esposo… ganar el Mundial de Fútbol en Rusia dentro de siete meses. Promesas, promesas, propósitos improbables; siempre habrá un nuevo día para, luego de los autoengaños, tratar de cumplirlas. Y así ha de ser en Moscú, porque al conjuro de lo prometido en días previos de juegos, una y solo una de las 32 selecciones en juego regresará a casa con el glorioso peso adicional en los equipajes: el trofeo como la mejor del universo. ¿Alemania, Brasil, España, Francia, Portugal, o tal vez la siempre peligrosa Argentina o el outsider Croacia?

Porque si por algo estará marcado el año que recién comienza, será por el Mundial. De este hecho depende tantas cosas, incluyendo, vaya paradoja, el fútbol. Alrededor de él se mueven, como en un indómito carrusel de Coney Island, la economía, la política, el teje y maneje de las sociedades de los países en los que ir de shopping se haya convertido en una costumbre de los nuevos días. Los españoles dicen que no hay nada en esta vida como ganarle a Italia, lástima que los italianos no viajarán a Rusia pues su equipo fue eliminado; los portugueses alertan sus fusiles y miran con angustia el panorama porque les tocará enfrentar a los hispanos el primer día; Latinoamérica suspira porque alguno de sus equipos suelte su jauría en procura de recobrar un título universal que hace tiempo que no gana: el último fue en Corea-Japón 2002, por Brasil, y desde entonces todo ha sido la arrogancia de Europa.

Lionel Messi-Cristiano Ronaldo, los ases de la época, que seguramente tendrán su last chance de ponerse la corona definitiva. Un día uno, otro día el rival. Sigue sin haber juicio definitivo, que solo podrá llegar si alguno de los dos gana el título del planeta y entra, al fin, en el Partenón de los dioses. Si Argentina y Portugal no hacen suyo el Mundial, despídete: Messi y Cristiano, a sus treinta y pico de años de edad cada uno, se inscribirán en ese purgatorio en el que habitan famosos futbolistas que nunca pudieron llegar al trono: Alfredo Di Stéfano, Luis Suárez (el español), Johan Cruyff, la generación brasileña de Zico, Sócrates, Falcao, Junior, Toninho Cerezo. Por ahí andan ellos, con el silencio de los perdedores, recibiendo las miradas de la gente, aquellas que hablan de un dolor, una lástima, una impotencia.

Porque eso es el Mundial: un manojo de sentimientos, una pasarela de actores por su puesta en escena, un sentido figurado de la vida misma. Ganarlo es como entrar en un nuevo, selecto y abrumador círculo social, donde el eterno rey es Pelé, el único ser humano con tres victorias universales. Por cierto, ¿por qué se suele decir que el Mundial es el evento “que paraliza al planeta”? ¿No es más bien el evento que “mueve al mundo”? ¿Se ha dado cuenta usted de todas las cosas que se alteran, de los apuros por cumplir las tareas cotidianas y todo por ver los partidos? Nada que paraliza: todo se pone en movimiento. Vaya, que vaina con los lugares comunes. Nos vemos por ahí.

Lee también en Gol a favor, gol en contra: J.O. López y Alex Rodríguez bailan bomba y merengue | Mayweather-McGregor, el espectáculo continúa (tenías razón, Vargas Llosa) | ¿Y usted quién es? ¿Yo? Pues, un futbolista famoso | Ni españoles ni latinoamericanos: alemanes, suizos y estadounidenses, sí señor |


Las opiniones emitidas en esta sección son responsabilidad de los columnistas. Su publicación no significa que sean compartidas por Contrapunto.com.

Contrapunto.com respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y al uso de un vocabulario libre de insultos y de contenidos inapropiados a la luz del sentido común y las leyes. En consecuencia, nos reservamos el derecho de editar o eliminar los textos o comentarios que incurran en estas situaciones.

http://www.gotasdeayuda.com/
http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/