https://www.facebook.com/BeducenVenezuela/

Domingo, 18 de Noviembre de 2018

Contrapunto.com

Economía

La política monetaria actual no ayudará a incentivar la inversión, expresó el empresario

Alberto Vollmer: Por encima de las diferencias políticas hay que trabajar por la economía

Alberto Vollmer: Por encima de las diferencias políticas hay que trabajar por la economía
- Foto: diariodeavisos.elespanol.com
  •  
  • Vanessa Davies
  • Domingo, 10 de Junio de 2018 a las 12:04 a.m.

El empresario venezolano y presidente de Conapri subrayó que el sector público y el sector privado deben trabajar juntos para buscar soluciones y darle oxígeno a la economía

El dicho preferido del empresario venezolano Alberto Vollmer es "o ganamos como equipo o perdemos como individuo", y así lo reiteró este jueves 7 de junio durante un encuentro con el ministro de Comercio Exterior, José Vielma Mora, a propósito de la presentación del Informe de Inversiones Venezuela 2017 del Consejo Nacional de Promoción de Inversiones (Conapri).

Lea también "Gracias por haber aguantado tanto": Vielma Mora presenta a empresarios plan para exportar

Vollmer, presidente de Conapri, remarcó que es necesario el acuerdo entre el sector público y el sector privado. La labor del consejo es, justamente, "servir de puente" entre ambos. "Los países que están creciendo económicamente son los que logran llegar a un acuerdo entre el sector público y el sector privado, que ambos reconozcan al otro y ambos entiendan cuál es su rol, y que gracias a esa simbiosis se pueda generar empleo, se pueda atraer inversión", enfatizó Vollmer.

Alberto Vollmer defiende las acciones conjuntas entre el sector público y el sector privado. Foto: Rafael Briceño/ Contrapunto

Lo que necesita Conapri del Ministerio de Comercio Exterior, por ejemplo, "es que nos sentemos en las mesas de trabajo", y que esas sesiones "sean muy abiertas, muy transparentes, e incluso descarnadas", explicó Vollmer a Contrapunto. La idea es que "en la mesa uno pueda construir conjuntamente las soluciones para abrir la economía, para darle oxígeno a esa economía, para que se pueda traer inversión, se pueda generar empleo, se pueda generar desarrollo y que eso sea un trabajo en equipo".

—¿Hay un buen clima para eso?

—Yo soy de las personas que creo mucho que en las situaciones complejas, como la que tenemos en este momento en Venezuela, aparecen las mayores oportunidades. Creo que, como país, como nación, como Venezuela, tenemos esa oportunidad de sentarnos y hacer la tarea.

—¿Por encima de las diferencias?

—Por encima de las diferencias. Por supuesto, tiene que ser por encima de las diferencias políticas en función del interés nacional, del interés de los venezolanos. Todos estamos pasando trabajo. Una de las cosas muy claramente demostrada es que lo que reduce pobreza con mayor eficiencia es el empleo. Y el empleo no lo puedes hacer si no tienes condiciones para atraer inversión y para generar productos y servicios.

—¿Qué se necesitaría para que las condiciones sean más atractivas?

—Ponernos a trabajar en las soluciones. Lo que hace falta es que nos pongamos a trabajar en las soluciones, sector público y sector privado, y todos los sectores sociales, para que se llegue a las soluciones. Aquí no hay que inventar la rueda, no hay que inventar soluciones. Las soluciones están muy claras, ya hay manuales. Uno puede ver casos recientes, como el de Myanmar, donde ellos han logrado ponerse de acuerdo y encontrar soluciones con base en fórmulas que ya existen. Pero el tiempo que dejamos pasar sin sentarnos a construir soluciones es tiempo perdido.

—¿Con el control de cambio los empresarios pueden trabajar?

—Creo que la política monetaria que tenemos en este momento no es una política monetaria que va a incentivar ni la inversión ni el desarrollo de nuevos productos y servicios. Además, hay que construir un plan maestro. Esas recetas hay que dosificarlas en función del país en el que estamos. Pero controles de cambio, por mucho tiempo, todo el mundo sabe que le hacen daño a una economía. Los controles de cambio se hacen máximo por dos años, y nosotros ya llevamos 15 años con control de cambio. Esos son uno de los tantos retos que tenemos que enfrentar, pero lo enfrentaremos como equipo.

Lea también Empresarios venezolanos son los séptimos inversionistas que tiene Bogotá

Lea también Lo dice Fedecámaras: consumidores pagan consecuencias del bachaqueo de insumos agrícolas

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/