https://www.navicu.com/

Viernes, 20 de Abril de 2018

Contrapunto.com

Vida

Es conocida por ser feminista y un ícono en la comunidad gay

Abogada Gloria Allred: la pesadilla de depredadores sexuales que tiene su serie en Netflix

Abogada Gloria Allred: la pesadilla de depredadores sexuales que tiene su serie en Netflix
- Foto: The Slot
  •  
  • AFP
  • Sábado, 10 de Febrero de 2018 a las 8:24 p.m.

La profesional del derecho representó a una mujer que acusó a Trump de haberle besado a la fuerza, y también a a la familia de un niño que acusó a Michael Jackson de agresión sexual

Se trata sin duda de la abogada más famosa de Estados Unidos. Gloria Allred defiende desde hace 40 años a víctimas de violencia sexual y de discriminaciones de todo tipo.

Desde que decenas de mujeres acusaron a la exestrella de la televisión Bill Cosby y al productor de cine Harvey Weinstein de agresiones sexuales y violaciones, Allred, a menudo ridiculizada por su amor a las cámaras, pasó a ser una figura omnipresente.

Lea también ONG es acusada de contratar prostitutas en Haití durante misión por terremoto de 2010

Y ahora, a sus 76 años de edad, se encuentra en la cima de su carrera, coronada por un documental titulado Seeing Allred (Viendo a Allred), estrenado el viernes en Netflix.

Siempre elegante, peinada impecablemente y muy maquillada, esta abogada representó a la heredera secuestrada Patty Hearst, a la familia de un niño que acusó a Michael Jackson de agresión sexual o a Nicole Brown Simpson en su juicio contra O.J. Simpson.

También defendió a una mujer que acusó al presidente Donald Trump de haberle besado a la fuerza o a una de las que acusó al republicano Roy Moore por abusos sexuales a menores.

"Es un periodo apasionante porque vemos mujeres que ya no tienen miedo, que levantan la voz, que tratan de saber cuáles son sus derechos y de reivindicarlos", se congratula en una entrevista a la AFP.

Lea también Aumenta a 265 la cifra de gimnastas abusadas sexualmente por Larry Nassar

"Ya nunca volverá a ser igual para las mujeres, por lo menos en Estados Unidos", estima, aludiendo al "tsunami" del caso Weinstein y de los movimientos #MeToo o Time's Up.

Ícono gay

Esta mujer ha visto pasar por su despacho de Los Ángeles a víctimas de abusos sexuales de sacerdotes y ha perseguido a maridos que se niegan a pagar pensiones alimenticias o incluso al político paquistaní Imran Khan para que reconociera un hijo ilegítimo.

Más allá de las luchas feministas, esta exprofesora del deprimido barrio negro de Watts, en Los Ángeles, también ha militado por el matrimonio homosexual —en Seeing Allred se la ve bailando en las carrozas del desfile del orgullo gay—, contra las discriminaciones raciales, el negacionismo...

Y es conocida sobre todo por su arte sin par en las ruedas de prensa, un arma de doble filo que le ayuda a conquistar a la opinión pública, pero que también genera bromas y acusaciones de que busca, ante todo, su propia gloria.

Foto: PopSugar

Algunos de sus clientes han sido acusados de buscar "grandes cheques" arrinconando a celebridades, como la exnovia del multimillonario Dodi Al Fayed o la actriz porno que fue amante de Tiger Woods.

Allen también defendió a una trabajadora de Citigroup, argumentando que la discriminaban en su trabajo por ser demasiado sexy.

Habitualmente sus ruedas de prensa se celebran en una sala especial de su despacho y sus clientes suelen leer un comunicado, lectura durante la cual vierten inevitablemente algunas lágrimas mientras ella les sostiene la mano o les acaricia el hombro.

La abogada defiende su recurso frecuente a las cámaras como una oportunidad para sus clientes de poder expresar "su verdad" cuando no es posible en un juicio o los hechos han prescrito, si bien la mayoría prefiere que se preserve su vida privada y que no citen sus nombres, asegura.

"Vivimos en un culto a la celebridad", pero "la gente que no es conocida, las víctimas a las que nadie hace caso además de sus familias, merecen tener una voz, tienen derecho al respeto", insiste.

"La escuela de los golpes"

Las ruedas de prensa, las manifestaciones y otras tácticas mediáticas permiten a veces también influenciar a los legisladores y, en este sentido, tanto sus clientes como ella contribuyeron a crear debates que dieron lugar al levantamiento de la prescripción de los delitos de violación en California.

Los que se burlan de su ego (su despacho está decorado de fotos y de portadas de revistas con su imagen, de trofeos, etc...) o afirman que adora el dinero le hacen alzar los hombros y afirmar: "Cuando me atacan personalmente, es que no tienen otro argumento válido".

En Seeing Allred, la letrada explica que su trabajo es toda su vida, un tarea íntimamente personal.

Nacida en Filadelfia en 1941, a los 20 años tuvo a su hija, Lisa Bloom —también abogada y creadora de una controversia al defender a Weinstein al principio del escándalo—, y fue madre soltera tras separarse de su primer marido, bipolar.

Su segundo matrimonio con William Allred duró 19 años y se saldó con un divorcio terriblemente áspero.

El drama que transformó su vida fue la violación que sufrió a los 25 años cuando estaba de vacaciones en México. Quedó embarazada, abortó clandestinamente poniendo en riesgo su vida y cuenta que una enfermera le dijo entonces: "Esto te dará una lección".

"Mi experiencia personal fue, por supuesto, una motivación, un motor en mi voluntad de ayudar a otras mujeres a obtener justicia. Lo que sé a día de hoy, y no lo aprendí en la facultad de derecho, lo aprendí gracias a lo que mi padre habría llamado la escuela de los golpes".

Lea también Contra el acoso sexual: la protesta "No es no" llegó al Carnaval de Río de Janeiro

Lea también Gala de premiación: rosas blancas en la alfombra roja de los Grammy contra el acoso sexual

http://www.contrapunto.com/noticia/suspiros-y-galletas-dulce-antojo-coloniero-103816/