Martes, 25 de Septiembre de 2018

Especiales

Soluciones a la crisis venezolana “están en Venezuela”

“No hay nadie que se beneficie hoy con la crisis que se está viviendo en Venezuela”

“No hay nadie que se beneficie hoy con la crisis que se está viviendo en Venezuela”
Las buenas ciencias sociales rehúyen la polarización, señaló Pablo Gentili en apertura de conferencia Clacso - Fotos: Ernesto García
  •  
  • Vanessa Davies
Al bajar la confrontación y construir consensos es posible encontrar soluciones a los problemas más graves de la nación, subraya Pablo Gentili, secretario ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales

Ni solidaridad automática con el Gobierno venezolano, ni críticas a priori. Pablo Gentili, secretario ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso) no viene al país con una venda en los ojos que le impida ver las colas, pero tampoco con una posición tomada a favor o en contra de la oposición. Gentili está en Caracas para participar en la III Conferencia Clacso Venezuela, que comenzó este martes en el Celarg y en la cual se discutirán los problemas de la nación.

No evade las preguntas sobre la crisis del país, mas insiste en que el diálogo es la vía para solucionarlos. “En Venezuela hay un debate que se tensiona mucho y se polariza mucho. La política venezolana está polarizada hace muchos años, y las buenas ciencias sociales rehúyen la polarización, porque ninguna explicación unidireccional explica nada”, expuso el docente en diálogo con los medios de comunicación.

“La posibilidad de que hoy Venezuela avance en una política de diálogo, de acuerdo, de discusión abierta, plural de sus problemas es un gran avance, porque es evidente que la solución a los problemas del desabastecimiento, de la falta de medicamentos y de alimentos podrá ser superada en la medida en que en la sociedad venezolana se reconozca que hay otros que existen y que piensan diferente”, argumentó el representante de Clacso.

Uno de los que existen y “piensan diferente” es “el gobierno, que tiene todo el derecho de existir, de pensar, de poner sus ideas; otro, son los opositores, los que piensan diferente y que tienen que encontrar en ese espacio de diálogo y de comunicación acuerdos básicos que permitan la defensa de la institucionalidad democrática, y acuerdos básicos que permitan superar problemas que hoy están teniendo efectos muy graves sobre los sectores más pobres de la población”.

"Debería ser posible encontrar una solución", indicó Pablo Gentili


Las soluciones están aquí

En un país con crisis económica y violencia quienes más sufren son los más débiles; es decir, las mujeres, las personas de más edad, los sectores populares, niñas y niños. “No hay nadie que se beneficie hoy con la crisis que se está viviendo en Venezuela, y el establecimiento de una mesa de diálogo es festejado por Clacso”, señaló Gentili. A su juicio, Venezuela dará un ejemplo de madurez política, porque a pesar de la polarización se logró instalar la mesa de diálogo.

-¿Soluciones inmediatas para la población venezolana?

-Los detalles de cómo implementar estas soluciones les corresponden a los venezolanos y no a quienes venimos de afuera. Lo que sí podemos decir es que las soluciones están aquí en Venezuela, no hay que inventar la rueda. Venezuela es un país rico, con una enorme riqueza económica que históricamente ha estado concentrada en muchas manos y que la disputa por cómo se distribuye esa riqueza es parte de la disputa por qué modelo democrático va a dirigir la política venezolana. Es importante respetar la voluntad popular. Si la voluntad popular se ha orientado en todos estos años a un proyecto político redistributivo, esto hay que celebrarlo y respetarlo. En otros momentos no fue así. La sociedad venezolana eligió otros modelos.

Sin ánimo de ofrecer recetas mágicas, Pablo Gentili resalta que de los consensos depende buena parte de las soluciones. “Es importante reconocer que la solución a algunos de los problemas que parecen tan graves puede comenzar a vislumbrarse en la medida en que se bajen los niveles de confrontación y se establezca un diálogo más franco y se construyan grandes consensos”, analiza. “Yo no creo que el gobierno ni la oposición se beneficien hoy de la posibilidad de que venezolanos y venezolanas no tengan acceso a medicamentos básicos que son fundamentales para sobrevivir. Debería ser posible encontrar una solución”.

Varios proyectos en disputa

En cuanto a América Latina, el secretario de Clacso afirmó que la destitución de la presidenta Dilma Rousseff fue un golpe de Estado y advirtió que “no podemos aceptar ninguna forma de golpe de Estado en Venezuela”. En Venezuela “el pueblo ha elegido un camino” y “deben agotarse las instancias democráticas que prevé la Constitución” para “poder gestionar su crisis dentro de esos canales”.

Gentili evalúa que en la región hay “democracias muy frágiles”. Llamó la atención sobre lo sucedido con el plebiscito en Colombia: “El que ganó fue el no voto del no me meto, porque 63% de la población colombiana no votó y parece que nadie se dio cuenta de que eso podría ocurrir”.

En una democracia, aseveró, no hay un solo proyecto, sino varios proyectos en disputa. De Tal como lo argumenta Gentili, “lo que hacen los que defienden los proyectos en disputa es dialogar. Los que fueron elegidos para gobernar, gobiernan; la oposición hace oposición pero se dialoga en función de aquello que es fundamental para la sociedad”.

Espacio para la crítica

Durante la inauguración de la III Conferencia Clacso Venezuela, el profesor Luis Bonilla, presidente de la Sociedad Venezolana de Educación Comparada, instó a replantearse el rol de las universidades y sostuvo que las revoluciones deben entenderse como punto de partida y no de llegada.

La investigadora Alba Carosio, por su parte, manifestó que América Latina está desandando el camino que inició a comienzos del siglo XXI. Carosio defendió la investigación como un derecho humano universal y propuso discutir la calidad académica.

Las deliberaciones de Clacso continuarán este miércoles en el Celarg.

http://www.teleflores.com